Perdiendo prestigio

Por Gustavo García

El Hospital tiene que recuperar su buen hacer de antaño.

El Hospital Universitario de Guadalajara ha sido modélico en su funcionamiento y en el trabajo de sus empleados durante unas décadas. Todavía quedan enormes profesionales que son dignos de todo el respeto. Sin embargo, ya llevamos unos cuantos años que el deterioro de los servicios y de la propia infraestructura se dejan notar. Los pacientes también lo vienen sufriendo en sus carnes y cualquier cosa, por pequeña que sea, incluso determinados trámites suponen un mundo para solucionarlos. En determinadas ocasiones se trata de situaciones inexplicables que se podrían achacar a la deficiente organización, a que el centro ha crecido, pero no sus medios o la adecuación de personal suficiente, o bien, que los propios trabajadores se hayan ido dejando llevar por la desidia en ciertos momentos, asqueados de tanto descontrol. Ahora, que por fin se está ampliando a la zona nueva, es de esperar que el empujón moral, al menos, sirva para motivar a los más despreocupados y darles otros bríos.              

Los principales males, achacables a esa falta organizativa adecuada y a la saturación mental y física del personal, es preciso que se vayan revertiendo. El presidente regional, Emiliano García-Page, anunciaba hace unos días que los presupuestos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para 2023 colocaban a la Sanidad y a la Educación en los primeros puestos de las necesidades de los ciudadanos de esta comunidad autónoma y así se dotarían. Bien, por ahí vamos bien. Falta hace que los grandes profesionales, de todo tipo, con que todavía cuenta el Hospital de Guadalajara encuentren una motivación añadida a su trabajo cuando vean que los gestores públicos se ocupan de que cuenten con el mayor número de servicios y medios posibles. Para un funcionamiento adecuado de nuestra sanidad es perentorio que el ambiente en un centro de trabajo de estas características sea positivo y que todo el mundo tenga ganas de ayudar a los demás, como ha sido su tarea desde siempre. Ver que detrás tienes un apoyo para ejercer tu profesión con mayores garantías es sinónimo de buena salud mental y, por tanto, de garantías para ejercer tus tareas de la manera que mejor sabe cada uno, que para eso se ha formado.   

Malos datos
Las cifras no hablan muy bien últimamente de cómo se resuelven los conflictos en este centro cara a los pacientes, que es lo que más importa, en definitiva. De hecho, las últimas listas de espera que conocemos, según la propia fuente del SESCAM, ofrecen resultados poco alentadores. No vamos a comparar con otros anteriores o con otras comunidades autónomas. No. Simplemente los datos son los que son.

Por un lado, hay 4.668 enfermos esperando para ser intervenidos, la franja mayor se encuentra entre los 151 y 180 días, con 2.501 personas; luego, le sigue entre 91 y 120 días, con 548 esperando; siendo la menor, la que supera los 180 días, en la que se encuentran 73 enfermos pendientes. Con ello, el tiempo medio por servicio es casi de 133 días, con Otorrinolaringología a la cabeza (casi 157 días), seguida de cerca de la Cirugía Maxilofacial (154) y de Traumatología (150). No obstante, los servicios que más pacientes tienen esperando son Oftalmología, con 1.300 y Traumatología, con 1.021. En cuanto a las Consultas Externas, son 6.502 los pacientes en la lista de espera, destacando claramente la franja que supera los dos meses, con hasta 2.783 enfermos apuntados; le siguen la de 26 a 40 días y la de 0 a 7 días, con 871 y 787, respectivamente. La media de espera de todas las especialidades se sitúa rozando los 50 días, con Traumatología (80 días), Psiquiatría (78), Otorrinolaringología (76,61), Urología (75,29) y Ginecología (casi 71) por encima de las 70 jornadas. En este caso, es Ginecología la que mayor volumen soporta, con 1.235 pacientes esperando a ser citados; por delante de Otorrinolaringología (1.036) y Traumatología (1.027);  las tres, muy por encima del resto. Por último, si tenemos en cuenta las Técnicas Diagnósticas, hay 1.245 pacientes, en las que la franja por encima del mes de espera es la principal en número, pues alcanza los 563; muy superior a las de 0-7 (216) y 8-15 días (167). Aquí el tiempo medio de espera se coloca en 48 días y medio, con la Endoscopia Digestiva liderando este ránking, ya elevándose de de los 165 días; le siguen la Resonancia Magnética (81,46) y la Radiología Digestiva (67,74). Y, son las Ecografías (623) las líderes en la espera, muy por delante de las Endoscopias Digestivas (186) y las Tomografías computerizadas (131 pacientes). Asimismo, al respecto el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha indica que “las cifras están afectadas por el plan de reorganización de la actividad asistencial por la pandemia de Covid19”.

Algunas de las soluciones para aligerar estas listas de espera vienen con la derivación a hospitales de otras comunidades autónomas o a otras provincias de la región. El problema es cuando escuchamos y conocemos casos de personas que, después de ser citadas en dichos centros y acudir allí por sus propios medios –que es una de las condiciones para optar a esa posibilidad–, se encuentran con que algo ha fallado y no aparecen en la lista. Sin ir más lejos, un caso concreto ocurría hace unos días con un paciente de 91 años, derivado a Torrejón de Ardoz para practicarle una gastroscopia, que se tuvo que volver con las mismas a Guadalajara. Y, un ejemplo más lo hemos visto recientemente en las redes sociales, cuando una paciente mostraba su indignación tras llevar años esperando a ser citada. En ellas publicó la respuesta del centro a su última reclamación, en la que le decían que “no fue posible adecuar su cita en el servicio de Traumatología” y que, “si usted lo considera oportuno, también puede contactar periódicamente con el servicio de citaciones para comprobar si hay disponible una fecha anterior a la ya programada”. Y, las quejas en las redes llegan incluso porque no encuentran facilidades, ni en los servicios presenciales de ‘Atención al Paciente’ ni on line, para hacer las propias reclamaciones. 

¿Qué está pasando?¿Alguien lo sabe? 

 

     

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.