Música para la Noche de Paz

Por Ana Belén Gutiérrez Puente

Dicen que la música es el lenguaje de los dioses y por supuesto también es la que calma a las fieras. Además, esta entra por el oído y se dirige hacia el sentir del alma, capaz de transportarnos a una variedad de sensaciones placenteras. Todavía me acuerdo cuando ensayábamos, antes de llegar la Navidad, el villancico con el que competiríamos en el mes diciembre en lo que fue el Coliseo Luengo. Siempre existía en el ambiente del concurso una positiva emoción y al día de hoy, aún permanecen en mi memoria ciertas letras que preparábamos para ganar el premio.

Los tiempos han cambiado, hemos superado un virus, hemos quedado en casa dos navidades sin poder juntarnos libremente con nuestros seres queridos y parece que finalmente, este va a ser el año para volver a celebrar la llegada del invierno, el nacimiento de Jesús y lo que a cada una le venga en gana conmemorar.

El villancico es una canción navideña, pero cada cual tiene orígenes muy distintos. Si que existe un documento histórico del siglo IV pero en verdad, en el Renacimiento se cantaba para registrar cualquier acto del día a día. Los escritores de este tipo de composiciones escribían dependiendo del estilo, siguiendo la moda principal de la época. Por ejemplo, Merry Christmas fue compuesta por un músico de Jazz y tiene una base distinta a “Campana sobre campana” que tiene un origen andaluz. Cada uno son de un lugar y de una época, aunque por desgracia no se sabe el origen exacto ni el autor de muchos de ellos. Como es el caso del conocido “We Wish You a Merry Christmas” que data del siglo XVI y cuenta con autoría anónima o “Fum, Fum, Fum” que se cree que proviene de Cataluña en el siglo XVI, aunque no se sabe a ciencia cierta. Pero sin duda el villancico del que mayor cantidad de versiones se han creado es “Noche de paz”, compuesto en torno a 1818 y traducido a más de trescientos idiomas. La letra de la canción fue escrita por un sacerdote llamado Joseph Morh y la música por Franz Xaver Gruber. Se cantó por primera vez una noche buena de hace doscientos años en Austria, en una aldea cercana a Salzburgo, que casualmente es donde nació Mozart. Aunque estaba compuesta para órgano, se tuvo que tocar con guitarra ya que los ratones habían roído el instrumento. Incluso se sabe que en la Nochebuena de 1914, en la Primera Guerra Mundial, los ingleses y los alemanes cantaron juntos la melodía, cada uno en su idioma.

Otra teoría es que la gente que cantaba este tipo de canciones en su origen eran los “Villanos”, los que vivían en una villa. Y es que al principio los villancicos no tenían nada que ver con la Navidad, ni con la religión; hablaban de historias de amor e incluso formaban parte del Cancionero de Palacio. Aparecen por primera vez en la Edad Media y eran canciones que lejos de hablar de la Virgen o el niño, contaban historias sobre esas aldeas, chistes o acontecimientos cotidianos, que más tarde se integraron al entorno religioso y se cambió su letra original por otra que tuviera más que ver con el Cristianismo. Provocado por la Reforma Protestante del siglo XVI se empezó a usar la música cantada en lengua vernácula en misa como medida evangelizadora. Así, se aprendía sobre religión cantando canciones en tu propio idioma.

Hoy mismo se publica en el BOE de la Provincia, las bases para participar en el XXXI Concurso de Villancicos Ciudad de Guadalajara, en el que podrán participar colegios, organizaciones juveniles, AMPAS, rondas, coros parroquiales etc.. Este acto tendrá lugar en el Buero Vallejo el 11 de diciembre y los premios serán cuatro y en metálico: uno de mil, dos de quinientos y otro de doscientos cincuenta. Guadalajara, a parte de crear desarrollo económico, también crea cultura, buenos momentos y concursos tan entrañables como este en el que la tradición y la oralidad se dan cita para pasar un buen rato navideño en la antesala de las Fiestas. Y es que la música va más allá que cuando las palabras acaban.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.