Pan y fútbol

Por Ana Belén Gutiérrez Puente

España y Marruecos en un Mundial

Puede que la expresión «pan y circo» se haya convertido, en resumidas cuentas, en su versión moderna, en el planteamiento de un deporte, el que mundialmente mueve la economía entre equipos y el que internacionalmente hace captar la atención de espectadores sedientos de resultados. «Panem et circenses» es una frase que originalmente procede de la sátira X escrita por el poeta latino Juvenal, en la circa 100 a. C. que se refería a algo así como que la atención del pueblo romano era distraída por los emperadores, para que la muchedumbre no atendiera a los cruciales problemas sociales.
Desde que la televisión comenzó a ser privada hasta el avance del mundo de Internet, poder ver un partido era para algunos una opcion de visitar a un familiar, un amigo o bien un bar. Ahora este puede ser visualizado desde el teléfono móvil con la mayor instantáneidad en cualquier parte del planeta. Cuando me subí al avión para volar a Rabat-Sale se podía escuchar en muchos de los teléfonos de los marroquíes el partido que les clasificaría.
Cuando aterricé supe que había ganado y ello se convertía en un momento histórico ya que era la primera vez que en un mundial el equipo magrebi llegaba a los cuartos de final. El siguiente momento competitivo sería un gran suceso expectante, el país vecino, el lugar donde muchos sueñan con vivir, trabajar y ganar euros, el país donde se sentían muy similares en algunos aspectos y tan diferentes en otras costumbres, el contrincante que más admiraban y justo la primera vez que «Marroco» clasificaba de esta forma en un mundial, sería por una vez el adversario. Y este era un Mundial especial, se celebraba en el continente africano.
Recuerdo cuando desde pequeña en Guadalajara ir a ver el fútbol, algún día de los fines de semana, se convertía en parte de la cultura de la ciudad que de alguna forma idolatra también a este deporte. Claro está, que la Zorra Alcarreña es una de las más divertidas y sencillas aficiones que existen. El pasado mes de noviembre El Deportivo Guadalajara ganó contra la Ponferradina y se encontraban en la primera eliminatoria de la Copa del Rey, lo que hizo que la afición alcarreña se entusiasmara con el resultado.
En Rabat el día del partido había menos bares que en nuestra ciudad, pero la venta de todo tipo de merchandising de su selección alertaba de que en el país se esperaba celebrar. Los hombres en su mayor medida se concentraban en los cafés y en los restaurantes pero parecía que el mundo había parado. Cual fue la alegría del pueblo marroquí cuando pudo ganar a España, ese fútbol que desde niños admiraban por ser amantes, con todas sus letras, de los teams del Real Madrid y Barcelona. El martes la explosion de alegría inundó las calles del país árabe, donde todas las personas salían para celebrar y grabar, al ritmo de música, baile, piruetas y ruido, a todas las banderas ondeando. Llamaba mucho la atención que todos filmaban el espectáculo después del partido y que las mujeres y los niños parecían sumarse a la fiesta casi con la misma igualdad que los hombres.
Aunque este mundial tiene por detrás alguna desinformación y a parte, es sobresaliente, que esta aconteciendo en unas fechas muy próximas a la época navideña. Tanto es así que la final de celebrará después de la Nochebuena.
Lo que está claro es que el fútbol sigue uniendo a los países y es que en esta ocasión la raíz era próxima y cercana.
La otra cara de la información, lo que no se ha contado de la verdad de Dakar es que si que existen personas muertas por detrás por la creación de los estadios y actualmente hay grandes barrios abandonados que están listos para ser destruidos ya que fueron creados para albergarlas. La verdad de nuevo deja de ser tan internacional y es ocultada pero la gente sigue celebrando como la mejor afición.
Eduardo Galeano, uno de los mejores escritores uruguayos, afirmaba sobre el fútbol que:»el juego se ha convertido en espectáculo, con pocos protagonistas y muchos espectadores, fútbol para mirar y el espectáculo se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar sino para impedir que se juegue».

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.