Una ley sin desperdicio

Por David Sierradesperdicio

Se esconden para disfrutar de su tesoro. Cada noche, buscan. Rebuscan. Remueven con ansias dentro del contenedor. Y a su alrededor. Siempre hay algo. Una deliciosa hamburguesa, dos panes de molde pasados de fecha. Media docena de huevos envueltos en su clara. Apenas un par quebrados. Carne, mucha carne. También fruta. Esta vez manzanas, plátanos y unas peras limoneras. Esa que se pone fea, amoratada por estar mal conservada. También dulce, deliciosa. Dos restaurantes de menú del día y un supermercado nutren el recipiente de basura. Sin selección.

Según los datos publicados por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) cada español arroja a la basura más de medio kilo de alimentos a la semana, es decir, 1,5 millones de toneladas de alimentos aptos para su consumo al año. Las cifras a nivel mundial que proporciona la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) también son reveladoras y valora el coste de los alimentos desperdiciados al año en el mundo en más de 850.000 millones de euros, 143.000 de ellos pertenecientes a Europa.

Sigue leyendo

Anuncios

El Clásico

Por David Sierra

Era el primer Clásico de la temporada sin estafadores reconocidos sobre el terreno de juego y a una hora para el pitido inicial el bar estaba prácticamente vacío. La televisión, de al menos 50 pulgadas, ya emitía los prolegómenos del encuentro con retransmisiones en directo desde los aledaños del campo de fútbol culé. El eco de la voz del comentarista retumbaba en las paredes del local como si de una cueva se tratara. La sobremesa no es buena hora para jugar al fútbol. Y menos aún un partido de esa trascendencia. Eso murmuraba el dueño de la cervecería mientras se afanaba en la limpieza de las mesas.

clasico

Sigue leyendo

A la desesperada

Por David Sierra

A la desesperada. Esa es la sensación que transmite la última iniciativa en materia de transporte llevada a cabo por el Ayuntamiento de Guadalajara para fomentar el uso del autobús urbano entre los más jóvenes y más concretamente enfocada la medida a los estudiantes de secundaria. La idea ha sido la de difundir en los centros escolares unos folletos informativos en los que se detallan las paradas más cercanas a los mismos con el propósito de que los alumnos las tengan en cuenta a la hora de moverse desde el centro.

folleto_bus_web

Sigue leyendo

22 minutos

Por David Sierra

Las banderas españolas ondeaban en los balcones. Tal y como Antonio Román había ordenado a sus feligreses. La patrona de los maños atendía las plegarias para que el huracán Leslie aminorase la marcha y no aguara la fiesta. Guadalajara se teñía de rojo y gualda en una jornada que parecía perfecta para rendir honores a la benemérita. Nada hacía presagiar que la desgracia pudiera estar presente en las calles de la capital alcarreña.

Sigue leyendo

Chiflados

Por David Sierra

Conducía por la autovía en la oscuridad a las tantas de la madrugada, sin destino y con velocidad de crucero. Eso decía. La línea continua del margen derecho de la carretera alertaba de la muerte en caso de ser rebasada. La mente se evadía al infinito en las largas rectas de las llanuras manchegas dando pie a las ideas más rocambolescas. Una daga invisible hendida en el corazón propiciaba un dolor inmenso que le hacía estallar el pecho. La soledad vestida de túnica y con guadaña acecha cuando la mente se torna frágil y endeble. Vehículos de frente con las luces largas deslumbrando le incitaban a ideas de volantazo para poner punto y final a tan acuciante sensación. Recuerdos que hubiera sido mejor olvidar, que le enmudecían el carácter o aireaban anhelos de situaciones que una vez le encumbraron a lo más alto para después desvanecerse, agotaban su memoria en cualquier estado sentimental.

afaus

No había vuelta atrás. Requirió ayuda para el olvido y encontró viejos compañeros de fatigas. Embotellados como siempre. Al principio surtía un efecto aliviador, pero iba perdiendo facultades a la par que aumentaba el número de tragos. Las noches eran cada vez más largas mientras que las horas de luz apenas tenían importancia. Y es que hasta de su propia sombra se avergonzaba. El miedo comenzó a rondarle sin excusa. Sin avisos. Los refugios fueron desapareciendo hasta el punto de que no se sentía seguro en ningún lugar ni en ningún estado emocional.

Cada escena en su vida era una oportunidad para arrojarse al vacío. Le obsesionaba la idea de aniquilarse hasta el punto de imaginarse yaciendo en el lecho, desangrado. Teatralizaba, en solitario, cómo sería ese final. Guionizaba su día a día con argumentos sustraídos de las dramatizaciones de los noticiarios que reforzaban eso de que nada merece la pena. Sin oportunidad de integrarse en ningún colectivo sobre el que sustentarse, las esperanzas puestas en la tecnología de la red social le llevaron a la más crítica de las situaciones, aquella de retar al miedo y ejecutar lo que la imaginación alienta. Por suerte, aún lo cuenta.

“El Acto más importante que realizamos cada día es tomar la decisión de no suicidarnos”, decía el escritor y filósofo francés Albert Camus. Atender a este hecho, entre otros, en el mundo actual y con especial atención en los jóvenes ha sido lo propuesto en el Día Mundial de la Salud Mental que tuvo lugar el 9 de octubre. Y Guadalajara no ha quedado al margen, a pesar de la escasa visibilidad mediática y concienciación social que aún existe a la hora de abordar cualquier asunto que tenga relación con eso que llaman ‘salud mental’.

A nuestro alrededor, en nuestra familia, o incluso nosotros mismos podemos ser uno de esos ‘locos’, de esos ‘chalados’, de esos ‘dementes’, de esos ‘chiflados’, de esos ‘que están para que les encierren’ ya que estamos expuestos a situaciones como la depresión, el estrés, los trastornos alimentarios, los ligados al consumo de sustancias como el alcohol o las drogas e incluso los surgidos por el uso excesivo de las nuevas tecnologías, que aparecen ante los retos cambiantes que se suceden en las sociedades actuales y que puede degenerar en decisiones tan trascendentales tal como el suicidio. De hecho, atendiendo a los datos que publica la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta patología figura entre las 20 causas de defunción más importantes a todas las edades a nivel mundial de tal forma que cada año casi un millón de personas acaban con su vida de manera voluntaria.

No obstante, este año las reivindicaciones de las asociaciones que trabajan con los colectivos que sufren algún tipo de alteración mental han estado dirigidas a poner de manifiesto la importancia que tiene el actuar de manera temprana en su detección, dado que cerca de la mitad de los trastornos mentales se manifiestan antes de los 14 años. Y, de hecho, el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a los 29 años.

Aunque las diferentes asociaciones y organismos relacionados con este asunto advierten que la manera más eficaz de combatir este tipo de trastornos es mediante la prevención y el reconocimiento de los síntomas, la sensibilización social es aún incipiente y el camino que queda es largo en materia de comunicación a pesar de los esfuerzos. Como en muchos otros temas centrados en la infancia y la juventud, la necesidad de estrategias integrales que combinen los esfuerzos en materia social, de salud y educación junto con la inversión necesaria para su puesta en marcha son el quid de la cuestión. Para eso, el primer paso es crucial y consiste en que las propias asociaciones abran las cortinas de sus centros, expongan los datos de manera pública, y sean acreditados con casos concretos para que permitan tomar la concienciación social que merecen.

Adiós maestra

Por David Sierra

Suena el reloj. Las campanas repican con entusiasmo avisando de la algarabía. La plaza del pueblo se alborota. Carreras, juegos, ese pilla-pilla que poco a poco se torna cada vez más agresivo. Los primeros sudores tras el desayuno no amansa a las fieras a las que les cuesta mantener la atención y el orden. En la puerta, el automóvil de la maestra y su presencia en el portalillo convierte la anarquía en dictadura. La fila, corta como un tren sin vagones, se forma de inmediato. En parejas, uno queda solo. La lástima de ser impares en el aula. La escuela ha conseguido salvar un año más su existencia. Un alivio. Otros ya no pueden contar lo mismo.

Escuela-Campilllo-de-Ranas-1

Escuela de Campillo de Ranas. / Fuente: Henares al Día.

Sigue leyendo

100 años

Por David Sierra

abuelaJamás lo había vivido. Y me tocó de cerca. Muy de cerca. Ese momento significativo en el que uno, en este caso una, de la familia alcanza la centena en edad. Mi abuela, a duras penas, lo ha conseguido. Y digo bien, lo ha conseguido porque, sin duda, el esfuerzo ha sido enorme. Cien años es más que toda una vida y en función de lo que el futuro te haya deparado, el balance puede ser más positivo que negativo, o viceversa.

Con la edad los recuerdos se desvanecen y son aquellos momentos que de alguna manera marcaron nuestra vida los que siempre permanecen. Son las pistas que las personas de mayor edad nos dan para intuir si tuvieron una existencia placentera o más bien el camino de un calvario. En la memoria de mi abuela, en sus manos, en su rostro y en sus piernas existen evidencias de que quizá esa longevidad se deba a su pretensión por sobrevivir ante las adversidades.

Sigue leyendo