Odiosas comparaciones

Por David Sierra

Se les pusieron los ojos como platos cuando en la curva apareció un enorme dinosaurio de dimensiones desconocidas. Era el mundo de Parque Jurásico ante ellos. Los muchachos estaban impacientes, pero la espera había merecido la pena. Impresionaba. Los cohetes lanzados al aire iban marcando el ritmo a la vez que anunciaban la llegada del desfile, aunque las posiciones del público ya estaban tomadas con antelación decenas de minutos. Era la primera de veinticinco carrozas perfectamente decoradas. Cada una con un motivo que le daba sentido a todo el conjunto. El espectáculo había comenzado en Azuqueca de Henares unos minutos antes de que en Guadalajara terminara el bochorno de Ferias.

mega_dragon

Carroza de Parque Jurásico en Azuqueca de Henares. / Foto: Nueva Alcarria.

Sigue leyendo

Anuncios

La cantina

Por David Sierra

Abrió la puerta. Tenía llaves, como casi todos los vecinos del pueblo. El funcionamiento del servicio depende de la confianza de cada uno en los demás. Y aunque nunca es plena, solventa el problema que supone no contar con ningún bar. El local, chiquitito y coqueto, desprende un halo de espacio familiar a pesar de que el olor a humedad por haber estado cerrado varios días estaba presente. Dos mesitas de aglomerado con cuatro sillas en cada una ofrecen ese aspecto a cantina que les hace suponer que allí podrán aliviar la sed. Una pequeña barra al fondo con unos botellines vacíos daban fe de que los últimos que estuvieron tomando algo salieron con prisa. Al lado, dos pilas de cajones de cerveza atestiguaban que ese lugar era el centro de reunión habitual.

Sigue leyendo

Tarde de toros

Por David Sierra

Hacía años que no presenciaba un acontecimiento como el vivido este verano. Acudí invitado, casi por compromiso, con tal de machacar una de esas tardes veraniegas sin planes con las tareas cotidianas ya liberadas. El pueblo, en fiestas, es de los pocos que aún defiende los toros en el ruedo; la lidia pura, con todos sus tercios en consonancia con la categoría de la plaza. Hay cosas que no cambian y otras que sí, a garrotazo de artículo de normativa. Una de esas que siguen vigentes es la de los ‘descamisaos’, personajes cuyas camisas apenas se sostienen gracias a un botón abrochado a la altura del ombligo, con un bolsillo a la derecha sobre el que recae el peso de una billetera y una cajetilla de tabaco con encendedor incluido. Revolotean entre el chiringuito y la arena del ruedo con el único afán de inmiscuirse en algún burladero. Entendidos de gorrilla y callejón, que con apenas dos vistazos ya le encuentran el defecto al astado de saldo.

20180826_185410_resized

Tarde de toros en uno de los pueblos de nuestra provincia. / Fuente: David Sierra.

Sigue leyendo

Una casa para cada vecino

Por David Sierra

“Bulevar Clara Campoamor. Se Vende. Nueva promoción. Viviendas de dos, tres y cuatro dormitorios. Desde 156.500 euros.”. Es uno de esos nuevos carteles con luces led que han empezado a proliferar por los escaparates de las innumerables promotoras inmobiliarias que han comenzado a surgir con el devenir de la crisis. El ladrillo vuelve a estar de moda. Una vuelta por las principales calles de esta Guadalajara que tanto ha mamado de él, lo pone de manifiesto. Los formatos en los que se exponen las ofertas no se han modificado, apenas. La ciudad recupera el paisaje de cristaleras inundadas de carteles con oportunidades de viviendas de nueva promoción y de segunda mano en venta.

inmobiliaria

Sigue leyendo

Trabajo basura

Por David Sierra

Rebuscaba en el contenedor. Su cuerpecillo, delgado y maleable como el de una lombriz, se colaba hasta la mitad del recipiente como si una gran boca le estuviera engullendo. Con un balanceo abdominal constante mantenía el equilibrio permitiéndole utilizar las dos manos. En una de ellas portaba una barra de acero con una ganzúa en la punta de uno de los extremos para ir separando las bolsas y recuperar aquello que pudiera serle de utilidad. Con la otra se asistía. Junto a él llevaba un viejo carrito de la compra donde introducía todo lo que encontraba. Ya estaba casi a rebosar y entre el cierre se podían ver utensilios como sartenes o cacerolas, aunque no hacía ascos a prácticamente nada.

Sigue leyendo

Ilusionadas

Por David Sierra

Ilusionadas. Con ese brillo en los ojos de quienes empiezan algo apasionante a sabiendas de que será muy complicado que culmine en decepción. Una guía sirve de avanzadilla y marca la ruta que deberán seguir. Es ese primer día en el que todo es nuevo, aunque algunas caras sean conocidas. El aula, la disposición del auditorio, la mesa de los conferenciantes con sus proyectores preparados para disparar imágenes, y el nerviosismo intelectual sometido a la presión de la expresión oral y la reflexión en voz alta. El arte comienza así un viaje cuyos caminos están exentos de origen y destino. Que cuenta como compañero a la historia y a quienes se afanan por desvelarla y despejar las dudas en el trayecto.

excursion_web01_grupo

Alumnos de Historia del Arte del curso de verano de la UNED ‘Caminos de ida y vuelta. El arte y los viajes’ que ha tenido lugar en Guadalajara. La imagen corresponde a la visita a la Hermandad del Refugio (Madrid) / Foto: David Sierra.

Sigue leyendo

Terminator Sacedón

Por David Sierra

terminator-1199x674 (1)

Preparativos del rodaje de Terminator 6 en el pantano de Buendía. / Fuente: encastillalamancha.es

Lugares desérticos y lúgubres, abandonados a su suerte y donde la vida apenas gime entre escenarios de destrucción y muerte, donde el fuego siempre impone su voracidad en escenas cargadas de violencia. Así son los escenarios exteriores de películas tales como Mad Max o Terminator, cuya sexta entrega está en pleno periodo de rodaje. Personajes que entre lucha y lucha apenas saborean una pizca de agua extraída de una cantimplora que siempre llevan casi vacía en la taleguilla. O que el protagonista encuentra de milagro durante ese momento de descanso en el que recuperan fuerzas después de ser gravemente heridos.

Terminator 6 ha encontrado en nuestra región el escenario perfecto para ilustrar su nueva entrega, la sexta. Serán los parajes de la Sagra toledana y el entorno de la cabecera del Tajo algunos de esos lugares que pretenden simular el territorio mexicano donde teóricamente se desarrolla la acción. Teniendo en cuenta los argumentos que funcionan en este tipo de largometrajes y los escenarios en los que se desarrollan las acciones, el equipo director ha encontrado en estos dos lugares las características idóneas. Tierras afectadas por la sequía y la escasez de agua, inhóspitas, y con elementos arquitectónicos ruinosos que aparecen cuando el nivel del agua desciende más de lo normal, como es el balneario de La Isabela.

Que superproducciones como ésta apuesten por localizar sus escenarios en nuestro país requiere llevar a cabo varias lecturas. La positiva, sin duda, es la actividad que traen para la zona puesto que, por ejemplo, para este rodaje se han contratado a cerca de 250 extras y eso supone que durante los días de duración de las grabaciones los negocios del lugar pueden beneficiarse de esa afluencia.

La lectura negativa y quizá más preocupante es la razón por la que las productoras de este tipo de películas eligen nuestro territorio para reflejar escenarios sin futuro, desérticos y dejados de la mano de Dios. Escenarios tristes y desoladores; sin vida y sin esperanza. Escenarios que contienen esos sentimientos cada vez más arraigados en su cotidianeidad y en la de sus habitantes. Escenarios en los que emana el expolio que durante décadas han sufrido de manera continuada y que, sin duda, son los apropiados para localizar películas como ésta.

El paisaje sigue siendo tan desolador que incluso el hecho de que las últimas lluvias primaverales hayan mejorado la situación de los embalses no ha supuesto ningún contratiempo en la grabación de las escenas. Y la autorización en mayo de los últimos trasvases junto con la llegada de las altas temperaturas veraniegas vaticinan nuevos descensos del nivel de agua que podrían ayudar a los productores del film a encontrar situaciones más traumáticas aún si cabe.

Mientras tanto, en los despachos la situación está lejos de ver un final convincente para la recuperación de un entorno natural único, y los pasos que se siguen dando no pasan de manifestaciones públicas hasta el momento carentes de contenido. Es una buena noticia que el nuevo ejecutivo central a la orden de Pedro Sánchez muestre signos de comprensión con respecto al problema del agua y que en la sintonía con el gobierno regional castellano manchego esté afinada la ayuda.

Sin embargo, reducir la estrategia hídrica de esta zona a un documento redactado en el seno del propio PSOE a nivel nacional para apostar por caudales ecológicos mínimos del Tajo a su paso por Toledo y Talavera o que la ministra consulte e informe al gobierno regional antes de la aprobación de futuros trasvases se antojan iniciativas poco ambiciosas y distanciadas de una solución integrada con el resto de fuerzas políticas donde el interés medioambiental prevalezca sobre el electoral. La necesidad de consensos para llevar a cabo iniciativas de Estado como ésta, marcan este, sin duda, como el momento idóneo para la negociación territorial para la distribución equitativa y lógica del agua de acuerdo a los criterios medioambientales y de necesidad existentes. Es este el momento de plantear avances consensuados con diferentes sensibilidades, para que, al menos, los escenarios, de película o no, puedan lucir vida.