Tres megas

Por David Sierra

Suena el teléfono. Una señorita se presenta. María Luisa es su nombre. Una voz encantadora y sensible, cercana. Alejada del latino de aperitivo. Eso ya no se estila porque ahora el cliente demanda lo nacional. “Buenos días, ¿es usted el titular de la línea?” aclama con ímpetu. La afirmación no deja margen para echarse atrás y su suerte queda a expensas de una serie de factores que la pobre no ha tenido en cuenta.

La oferta es buena. Cien o doscientos megas de alta velocidad en la red gracias a la fibra. La que no se expulsa. De subida y de bajada. Dice que es ideal para descargas. Y quien escucha se frota las manos. Pero la cosa no acaba ahí. La operadora se ha venido arriba. Y se saca de la manga dos líneas de móvil, una de ellas gratuita, ambas con cuatro ges y llamadas ilimitadas hasta con el pariente más lejano. Ese que vive en Filipinas porque un día se hizo misionero y ya sólo viene de visita cada cuatro años. En verano.

Sigue leyendo

Aquí huele a cerdo

Por David Sierra

Los olores del terruño de nuestros pueblos y comarcas tienen siempre implícito el hedor a estiércol que se sumerge en el aire durante las épocas de abonado de los terrenos, allá por el mes de septiembre y marzo. Y en los lugares donde hay granjas los aromas de la gallinaza y el porcino se tornan tan reconocibles como detestables al olfato.

Para poner remedio a ello y de paso solucionar las especulaciones a los dos macroproyectos de granjas de cerdos que están en ciernes sobre los términos municipales de Brihuega y Sigüenza cuyas plataformas contrarias a los mismos argumentaban como uno de sus males los olores que iban a experimentar y que no eran precisamente a jabugo.

Sigue leyendo

Ecocomunismo

Hace cinco años el portavoz parlamentario alcarreño del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, provocó la indignación del hemiciclo cuando declaraba lo siguiente:


Cinco años después el campo español y por ende el alcarreño sufren una de las peores cosechas de los últimos tiempos a consecuencia de unas condiciones atmosféricas imprevisibles con procesos de sequía abruptos intercalados con intervalos tormentosos que han generado daños incalculables.

Sigue leyendo

Cuatro horas a la semana

Por David Sierra

A punto está el reloj de pared de marcar las tres y media de la tarde. La jornada ha sido intensa pues desde primera hora de la mañana, en la que se presentaron en su casa los obreros que tenían por encargo levantar la calle, Juan Pablo no ha parado. En su domicilio están las llaves que abren todos los entresijos del pueblo – un pequeño municipio de apenas 120 habitantes -, desde el almacén municipal donde se guardan los bártulos de trabajo diario hasta la propia Casa Consistorial que frecuenta desde que fuera elegido alcalde hace ya un par de legislaturas.

Sigue leyendo

El martirio del regadío de Cogolludo

Por David Sierra

reunion_regadio

El consejero de Agricultura reunido con la Asociación de regantes. Foto: http://www.nuevaalcarria.com

Más de 15 años han pasado ya desde que en abril de 2002, el regadío de Cogolludo fuera incluido en el Plan Nacional de Regadíos Sociales de ese año mediante el Real decreto 329/2002, firmado por el entonces Ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, sin que aún los regantes involucrados en este proyecto hayan podido hacer uso de las infraestructuras. Durante el proceso, aún sin finalizar, han quedado en la cuneta proyectos de vida y muchas esperanzas de revitalización de una comarca donde los intereses políticos se han impuesto al general de los ciudadanos.

Sigue leyendo

Milcruces

Por David Sierra

perro-abandonado

Perro abandonado.                                                                                                          Foto: Xavier García.

Era un cazador nato. Aunque probablemente nunca hubiera sido entrenado para ello. Lo llevaba en la sangre, que no en los genes. Bajo de estatura, de pata corta y músculo potente le permitía introducirse por las zarzas al acecho de conejos y liebres. Cuando salía, la mayor parte de las veces sin éxito, aparecía con todo el lomo y el hocico magullado por los espinos. Le pusieron Milcruces de nombre. Por su aspecto. Era complicado adivinar que dos extrañas especies habían podido generar un animal tan peculiar.

Sigue leyendo

La hormigonera

Por David Sierra

Suena la hormigonera. Dos trabajadores se afanan echando tierra y cemento para hacer la masa. Han empezado temprano para aprovechar la fresca matinal. El adoquinado es una tarea que requiere paciencia y tiempo. Así lo transmite la directora de obra. Otros dos, uno de ellos con mono azul atado a medio cuerpo, toman un descanso y se refugian en la pequeña sombra del olivo centenario que centra la plaza. Una trabajadora, la única de los ocho que están en el proyecto, se encarga de aprovisionar de agua a la cementera, que no para de dar vueltas. La crisis económica había apagado por completo el sonido de esta máquina, que servía antaño de reclamo a los ojeadores jubilados.

Sigue leyendo