Lo que vale una vieja Barriguitas

Safira es trasladada por la ambulancia después del su desahucio. // Foto: Guadaqué

Safira es trasladada por la ambulancia después del su desahucio. // Foto: Guadaqué

Por Patricia Biosca

Imaginen esta situación: un niño juega a peinar a sus muñecas. Tiene varias, pero solo dos manos, por lo que debe aparcar a unas, como en la peluquería cuando las señoras esperan su turno, mientras atusa a la elegida. En ese momento aparece una prima que también quiere jugar a las muñecas. Pero el niño se niega a dejarle ninguna porque dice que son suyas, ni siquiera una Barriguitas medio calva que tiene abandonada. ¿Qué le dirían al niño si fueran sus padres? Sigue leyendo

Anuncios

El placer culpable de las orquestas

La Orquesta Panorama durante su espectáculo. // Foto: La Crónica

La Orquesta Panorama durante su espectáculo. // Foto: La Crónica

Por Patricia Biosca

El prodigio de las verbenas y sus orquestas es una cuestión que genera odio y amor a partes iguales. O adoras las lentejuelas, los pasodobles y la versión de “Final Countdown” que cierra el baile, o echas pestes del repertorio, de la sobreactuación de los cantantes y de la aglomeración de gente que lo mismo te canta por la Jurado a grito pelado que se emociona con Paquito el Chocolatero. Aquí, en Guadalajara, no se vive con tanto fervor el fenómeno desde la desaparición de Bailem, el mítico grupo que tenía hasta merchandising y fotos de estudio en blanco y negro con el que las jovencitas de la provincia forraban sus carpetas. Sin embargo, hay un lugar donde esa misma devoción continúa aún despierta. Un sitio donde los músicos (y sobre todo los cantantes) son admirados con los mismos gritos que recibían las boy bands en los noventa. Donde el espectáculo de chispas, luces y coreografías es comparable a las míticas galas de “Noche de fiesta” o de “Murcia, qué hermosa eres”. Ese paraíso verbenero es Galicia, y el pasado fin de semana un cachito de su idiosincrasia veraniega se paseó por La Alcarria gracias a la famosa Orquesta Panorama y su Deluxe Tour 2018 (chincha rabiña, José Luis Moreno). Sigue leyendo

El misterio de la estación de buses de Guadalajara

La

La “serpiente maldita” que se forma por las mañanas en la estación de autobuses de Guadalajara. // Foto: Foto: Javier @JaviHeavyM / Twitter

Por Patricia Biosca

Soy una ferviente seguidora de “Cuarto Milenio“, el programa dirigido por el periodista Iker Jiménez. Ahí he aprendido varias cosas: que después de la “fiebre del oro”, desde los años 70 hasta su cenit en la década de los 90 llegó la “fiebre del OVNI”, que fue parecida pero mirando al cielo en vez de al suelo; que en medio de Madrid tuvimos nuestro propio “Chernóbil” por una fuga radiactiva de la que sus responsables pasaron olímpicamente porque se iban de “finde”; o que en algunos lugares en los que se viven experiencias muy extremas queda impregnado en el aire la agonía de las gentes que padecen ese tedioso capítulo, lo que condena al lugar a repetir una y otra vez la misma escena que produjo tanto dolor y sufrimiento. Pues bien, Iker, le anuncio que en Guadalajara se está dando ahora mismo el tercer fenómeno descrito. En concreto, en la estación de autobuses de la capital alcarreña, donde las almas de los trabajadores y estudiantes de la vecina Comunidad de Madrid cualquier día acaban en uno de sus reportajes de sucesos. Sigue leyendo

Una deuda con la Sanidad pública

Sala de espera de Oftalmología, en el Hospital Universitario de Guadalajara. // Foto: Sescam

Sala de espera de Oftalmología, en el Hospital Universitario de Guadalajara. // Foto: Sescam

Por Patricia Biosca

Hoy vengo hasta aquí para pagar una deuda que contraje hace nueve años con la Sanidad pública en general y con una doctora en particular. El día en el que hice aquella promesa tenía mis palabras estudiadas desde hacía tiempo, pero no las solté hasta justo antes de quedarme dormida debido a lo que la anestesista me dijo que era “como un whisky con Coca-Cola pero en vena”. Entre el nerviosismo y la vergüenza, dije: “Como esto te salga bien, te prometo que te hago un reportaje para contarlo todo. Ahora, como salga mal…”. En ese momento, la persona que se iba a encargar de apuntalar mi globo ocular por dentro se rió y me contestó con un incrédulo “vale, a ver si es verdad”. Y todo esto sucedía a finales de septiembre de 2009, cuando la temida crisis aún no había llegado a su momento más crítico; cuando aún soñábamos con que los pisos que compramos nunca bajarían del pastizal que le prometimos pagar al banco; cuando los sanitarios no se manifestaban asegurando que no tenían ni para guantes. Sigue leyendo

“Juego de Tronos” no solo está en Zafra

Bellido (izquerda) abraza a Blanco (derecha) durante la toma de posesión del segundo como alcalde de Azuqueca de Henares. //Foto: Guadapress

Bellido (izquerda) abraza a Blanco (derecha) durante la toma de posesión del segundo como alcalde de Azuqueca de Henares. //Foto: Guadapress

Por Patricia Biosca

Con el olor a fiesta aún impregnado en las ropas de los azudenses, cuando aún la pólvora de los fuegos artificiales estaba en el aire, en ese momento feliz e inconsciente de cansancio en el que aún no ha llegado la resaca. Apenas acabas los festejos de Azuqueca de Henares, su alcalde junto con su equipo pensó que era el momento idóneo para hacer público un estudio de popularidad de los actuales cabezas de partido del pueblo. Una encuesta en la que el socialista y actual primer edil José Luis Blanco aparecía ante los ojos de los cuatrocientos vecinos participantes como el caballero de dorada armadura (¡Oh, sorpresa!) mientras sus rivales no llegaban ni al rango de aguador de escudero. Pero el paseo a caballo meneando pelazo y esgrimiendo sonrisa apenas le duró unas horas. El PSOE de Azuqueca de Henares (o sea, su propio partido) afirmaba en otro comunicado que no tenía ni idea de que se hubiera llevado a cabo un “supuesto estudio de valoración”, que la portavoz reflejada en la nota había sido sustituida y calificaba la jugaba de Blanco como “campaña de publicidad a destiempo”. Ya estoy escuchando los teléfonos porque Netflix, HBO, Amazon e incluso Apple se quieren hacer con los derechos del culebrón. Sigue leyendo

Niñas pedorras que añoran las Ferias (parte II)

Toros de Fuego en Guadalajara. // Imagen: Facebook (Amigos del Ayuntamiento de Guadalajara)

Toros de Fuego en Guadalajara. // Imagen: Facebook (Amigos del Ayuntamiento de Guadalajara)

Por Patricia Biosca

Ya está, ya es oficial: feliz año nuevo, alcarreños. Esta frase tan manida a la par que tan cierta se escucha (o se lee. De nada. Un saludo) como un mantra el lunes postferias, ese día en el que se hace balance con números y años de lo bien que nos lo hemos pasado esta edición de la semana grande de Guadalajara. Si han echado un ojo a los principales titulares de la prensa sobre el balance que ha dado el Ayuntamiento de los actos, habrán leído varios “ausencia de incidentes destacables”. Yo, que como treintañera que aún no asume su edad, he salido como de costumbre -aunque menos jornadas, eso sí, que el cuerpo no aguanta los envites de la misma forma-, opino igual que el Gobierno local: no ha habido sucesos destacables. Y ese es el problema. Sigue leyendo

Niñas pedorras que añoran las Ferias (parte I)

Los dioses del Olimpo alcarreño en las carrozas de Ferias 2018. // Foto: Nueva Alcarria (YouTube)

Los dioses del Olimpo alcarreño en las carrozas de Ferias 2018. // Foto: Nueva Alcarria (YouTube)

Por Patricia Biosca

Lo confieso. Soy una de esas niñas integrantes de la infancia pedorra a la que le gustaba septiembre. A pesar de que significara la vuelta a la rutina, el cierre de la piscina y el fin de las noches al fresco con la abuela. Aunque todo eso me apenaba, septiembre siempre se las prometía felices: chándal a estrenar comprado en Deportes Aclis; mochila, estuche y libros nuevos que forrar con tu madre (cada familia tiene sus rituales y este era el nuestro); ver de nuevo a mis amigos, aquellos suertudos que se habían ido de vacaciones a la playa o tenían segundo pueblo -yo me conformaba con dos por uno de residencial y vacacional reunido en Cabanillas-; y las Ferias de Guadalajara, el último reducto del verano que se mezclaba con la vuelta al colegio. Por todo eso, septiembre no ERA un mes triste. Y, como los Reyes Magos, todo contribuía a seguir viviendo la fantasía: los fuegos artificiales de la Virgen de la Antigua, los “cacharritos”, los montados de morcilla y, sobre todo, las carrozas del primer día. Sigue leyendo