Mismas caras, mismos gestos

Por David Sierra

Era un día muy especial. La primera vez que asistía a un acontecimiento del que me habían hablado maravillas por la gran cantidad de cosas que podría ver. En una jornada no da tiempo a mucho. Me decían algunos experimentados en la materia. No importa. Iré a hacer mi trabajo y, si puedo, luego me escapo por algún pabellón. Pensé. Ese día era un viernes. Y mi obligación, la de estar presente en los actos que estaban programados para enseñar al gran público las lindezas de nuestra provincia. De Guadalajara. Llegué a los pabellones de IFEMA excitado. Recuerdo que me puse pantalones de vestir y camisa. La buena, de las bodas. La ocasión lo merecía. O eso me habían sugerido.

1442834131_477399_1442834273_noticia_normal

Imagen del stand de Castilla La Mancha en FITUR del año 2010 / Fuente: Cadena Ser

No fue complicado llegar al stand donde Guadalajara se presentaba junto al resto de provincias manchegas bajo el paraguas del gobierno autonómico. Antes, cada una hacía la guerra por su parte. Y la desorganización era más que evidente. El nuevo organigrama integraba a todos los territorios de la región en un mismo espacio y asignaba a cada uno de ellos un día de la feria donde sería el principal protagonista. Y llegaba el turno de Guadalajara.

Pronto las caras comenzaron a ser conocidas. Políticos, responsables de prensa, algún que otro funcionario institucional y mucho compañero, todos concentrados en ese espacio donde se iban sucediendo los acontecimientos ideados. Algunos actores, que merodeaban por allí disfrazados, ofrecían pistas sobre las diferentes promociones turísticas que se iban a exponer y permitían a los fotógrafos ampliar su dossier de imágenes de cara a seleccionar la portada más llamativa. “Las mismas caras, los mismos gestos”, como diría la canción. En esa memoria frágil permanece la ‘nosecuanta’ edición del Festival Medieval de Hita, que se presentó entre amigos. Me fui con la certeza de que todos los que allí estábamos nos veríamos a primeros de julio. En el Palenque.

Hace años, estar en FITUR e ir allí era motivo para que los periódicos llevarán en sus páginas un suplemento especial más grueso que el propio periódico. La prensa provincial hacía gala por todo lo alto de los atractivos que tenía la provincia. Eso reportaba interesantes ingresos. Y durante la feria repartía el producto elaborado entre los participantes presentes: aquellos que habían puesto pasta para que eso se hiciese. Teníamos la sensación, o al menos yo sí la tenía, que con ese trabajo que nos había generado quebraderos de cabeza en la redacción los días previos a su publicación contribuíamos a promocionar la provincia fuera de nuestras fronteras. Nada más lejos de la realidad, pues aquellas páginas solían caer en manos de quienes ya perfectamente la conocían. Más tarde me di cuenta que había que escribir para los de aquí.

Con el tiempo y cuando la oportunidad te permite visitar varias veces este circo, caes en la cuenta de que año tras año la visita a FITUR sigue tomando itinerarios similares. Guadalajara cuenta con un producto turístico de calidad, bueno y alternativo. Las cifras de ocupación hotelera y de visitas siempre se ofrecen positivas de cara al sector poniendo de manifiesto que cada vez son más personas las que descubren esta provincia. Y muchos de ellos incluso se enamoran y repiten. Pero ese descubrimiento no suele ser el fruto de esta cita.

De nuevo en esta edición, Guadalajara llega con aires renovados. Si atendemos a informaciones de años anteriores las expectativas que vendían desde las instituciones eran parecidas. Nuevamente un programa cargado de presentaciones con las rutas literarias de rigor en conjunción con otros festivales afianzados por su éxito en lo que el presidente de la Diputación, José Manuel Latre” ha calificado como “la mejor forma posible de presentar la oferta turística de nuestra provincia”. Sin embargo, lo que el presidente de la Institución Provincial no ha desvelado es a quien.

Las ferias comerciales y más aún aquellas turísticas, ya sean abiertas a todo el público o sectoriales, tienen su objeto de ser en la medida en que quienes exponen entran en contacto con aquellos que puedan encontrar tan interesante lo expuesto como para recomendarlo e incluso promocionarlo allá donde se ubiquen. Las ferias son para hacer negocios. Para estudiar la oferta de los competidores. Para encontrar candidatos que puedan considerar beneficioso para ellos incluir el producto Guadalajara en su cartera. Para llamar la atención de esos que mejor puedan vender los encantos de la provincia. Y ese trabajo, en FITUR, se lleva a cabo un par de días antes de que sus puertas abran por completo. Tan importante es la puesta en escena como tener localizado e, incluso con invitación en primera fila, al verdadero público al que se dirige. Esperemos que esta vez sí, tengan su entrada.

Anuncios

Equilibrios precarios

 

a18e6228-8670-4b20-8845-7f180bf2cb80

Cabanillas del Campo, el municipio de Castilla-La Mancha con mayor renta per cápita, dobla al de menores ingresos por habitante en Ciudad Real. Foto: Susana Urosa.

 

Por Gloria Magro.

Si el bienestar de una sociedad se mide por su abundancia de población, como tradicionalmente se ha hecho desde disciplinas como la Antropología, estamos de enhorabuena: Guadalajara ya es la segunda ciudad por habitantes de la región. Si bien este dato es determinante a la hora de calibrar el grado de desarrollo de una civilización prehispánica en Centroamérica, por ejemplo, no es que sea decir mucho en la España de 2018. Y más teniendo en cuenta que también somos la provincia con más núcleos habitados pero los que menos habitantes tienen, datos que vienen determinados históricamente por factores como la orografía, el acceso al agua potable, etc., factores poco modernos podríamos decir y poco proclives a los cambios. Aún así, llegar a los 250.000 habitantes es un hito. Sigue leyendo

Presupuesto agotado

Por David Sierra

Seguramente se puedan contar con los dedos de la mano. El número de niños y niñas que residen de manera continuada en Taragudo. Uno de esos pueblos maltratados por la despoblación que, gracias en gran medida a la inmigración ha encontrado la manera de sostenerse e impedir ser un refugio de domingueros. Son muchos, sin embargo, los ‘hijos del pueblo’ que no han olvidado sus raíces y siguen acudiendo a la llamada del terruño, cuando el día a día de la gran urbe les da un respiro.

Sigue leyendo

Aporofóbicos

Por Gloria Magro.

APOROFOBIA  es la palabra del año para la Fundación del Español Urgente. El miedo o aversión a los pobres como vocablo más significativo de 2017, el año de la recuperación económica definitiva según el Gobierno de España. Bonita palabra para un 6 de enero, día de regalos y alegría, día de abundancia por excelencia.

Seguramente anoche en el desfile de Reyes, ese en el que el Ayuntamiento gasta cada año de una tacada más de cuarenta mil euros del presupuesto municipal -y digo una cifra estimada porque los datos no son públicos-, muchos guadalajareños tenían otras preocupaciones ajenas a una noche tan festiva. Con los últimos datos encima de la mesa, en Guadalajara hay 500 desempleados más desde diciembre. Eso significa seguramente menos regalos, menos alegría y desde luego menos abundancia en muchos hogares de nuestra provincia hoy. Menos roscones de Reyes y más incertidumbre al empezar 2018. Sigue leyendo

El menú

Por David Sierra

Desde que tiene uso de razón, David siempre come lo mismo. A menú cerrado una semana tras otra, sin variaciones. Todo está planificado y detallado y es complicado que el guion cambie. Ya sabe, por la experiencia de toda una vida, que los martes, por ejemplo, toca lasaña. Precocinada. Y por la noche, de cena, una pizza congelada. De esas que parecen exquisitas en la tapa. Todos los martes. Vive con sus padres. Me cuenta que su madre ya no trabaja y que es ella la que cocina en casa. “Entre comillas” dice. David sufre de reflujo gastroesofágico y cree que buena parte de sus anomalías estomacales en algo tienen que ver con la alimentación que mantiene. Reconoce que es algo cómodo. Que podría elaborar sus propios platos, pero que tampoco le dejan. ¿Y por qué no le dices que te haga otras cosas? Le pregunto. Calla por un instante y finalmente vomita sus sentimientos: “Mi madre sufre fibromialgia y a veces no puede ni pelar las patatas”.

Sigue leyendo

Yo ví “E.T.” en el Moderno

moderno

Foto: Manuel Ùnica. Obra sobre papel. Ediciones de Arte.

Por Gloria Magro.

Todos tenemos una magdalena de Proust guardada en el armario de la memoria, bien candada. La mía se abrió inesperadamente hace unos días con la imagen que ilustra estas líneas. La foto de 1983 de la puerta del Teatro Moderno y sus largas colas para ver el estreno “E.T. El extraterrestre”  Será que estos días navideños son especialmente melancólicos, será que éste es el último fin de semana del año, aunque a mí me pille en pleno verano austral, al otro lado del mundo literalmente. Será que de todo ya no hace veinte o veinticinco años, sino treinta o más. Qué mala es la memoria, qué traicionera. Te sientes joven, eternamente joven, y de repente aparece una imagen y en un momento retrocedes a ese instante y te das cuenta de que efectivamente tienes un pasado en blanco y negro, un pasado de niña con parka y pantalones acampanados, de señoras alrededor con faldas bajo la rodilla y botas. Un pasado de ciudad de provincias y colegio de monjas. Sigue leyendo

The Rajoy´s fracking

Por David Sierra

Fracking In California Under Spotlight As Some Local Municipalities Issue BansSe hacía eco hace unos días el diario La Vanguardia en su edición digital de los resultados de un estudio de investigación llevado a cabo en la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, que alertaba de la propensión, de hasta un 25%, de los niños a padecer problemas de salud tal como bajo peso al nacer, trastornos de déficit de atención e hiperactividad (TDHA) o asma si son gestados a menos de tres kilómetros de un pozo de fracking, la controvertida técnica para la extracción de petróleo o gas mediante la fracturación hidráulica del subsuelo junto con el uso de productos químicos.

Sigue leyendo