Idealismo político en el Ayuntamiento molinés

En los próximos días se debate la composición del equipo de Gobierno del Ayuntamiento molinés. // Foto: M.P.

En los próximos días se debate la composición del equipo de Gobierno del Ayuntamiento molinés. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca

Habrá quien me tache de idealista –lo cierto es que lo soy- pero yo no creo que estas situaciones que surgen ahora y que parece que requerirán de pactos políticos, incluso a tres bandas, tengan que ser sinónimo de inestabilidad. Lo que no me parece razonable es que un partido, por el simple hecho de obtener la mayoría absoluta, pueda maniobrar a su antojo, pasándose por el arco del triunfo su propio programa electoral. No me parece razonable, ni democrático y si la maquinaria de este sistema hubiera estado convenientemente engrasada tendríamos que haber asistido a un desfile importante de dimisiones.

Soy así de idealista, o quizá simple y llanamente ilusa, qué le vamos a hacer, pero estoy convencida de que en Democracia la existencia de opiniones contrapuestas que alienten el debate, la discusión y la necesidad de alcanzar acuerdos que respondan al interés general de los ciudadanos no sólo es positivo, sino necesario y la gobernabilidad de los ayuntamientos no se debería ver interrumpida o impedida por ello sino, en todo caso, enriquecida por las aportaciones de las distintas fuerzas con representación en los gobiernos municipales, siempre y cuando se dejen al margen las cuestiones personalistas y personales –que parece lo mismo, pero no es igual- y exista voluntad de gobernar para los ciudadanos y de hacer lo mejor para el pueblo.

Sigue leyendo

Anuncios

Disfraces de Precampaña

La consejera de Fomento, Marta García, durante su visita a la EDAR de Atieza. // Foto: www.gudaque.com

La consejera de Fomento, Marta García, durante su visita a la EDAR de Atieza. // Foto: http://www.gudaque.com

Por Marta Perruca

Tengo la sensación de que nuestros políticos lo estaban deseando. Llevan toda la legislatura apretándose el cinturón, llenándose la boca de números sólo para hablar de ahorro, austeridad y reducción del déficit y, si tocaba, de los datos de la EPA. Estoy convencida de que estaban esperando como agua de mayo esta recta final para soltarse la melena y salir como lobo en celo a cortar cintas inaugurales y a anunciar proyectos y obras millonarias a “tutiplén”.

Sigue leyendo