Sí que sirve

Por Gustavo García

Pronto llegará el Día de Todos los Santos, pero en los peores momentos se siente al calor de las personas.

Dolor, pena, tristeza, añoranza. Son las palabras que mejor definen los sentimientos cuando tenemos la desgracia de perder a un ser querido. Difícil de asimilar, saber que es ley de vida, que nacemos para morir, por eso a todos nos llega, es lo que hay, nunca nos viene bien, murió sin sufrir –o, quizás no–, tenemos que seguir adelante…Son frases hechas, pero, inmensamente certeras. Cuesta volver a la normalidad cotidiana, y a unos más que a otros –según las circunstancias y personalidad de cada cual–. Todo ello, sobre todo, si quien deja este mundo es una madre, parece que el asunto se multiplica por dos, aunque aquí es complicado discernir. Lo que pasa es que ella es quien te trajo a esta vida y ahora tú la tienes que despedir para la otra.

Sigue leyendo