El plan

Por David Sierra

Huele a elecciones. Las máquinas trabajan a pleno rendimiento. En los partidos políticos la propaganda se elabora con minuciosidad. Pero también desde las administraciones. En los despachos. Sobre el terreno. En las sesiones plenarias de los ayuntamientos. De la Diputación. De las delegaciones del gobierno regional. Los anuncios se suceden con el tiempo justo. Con la prisa necesaria para que los plazos se ajusten al de las inauguraciones. De las presentaciones en sociedad. Para llenar los balances de guiones en alabanza del buen gobierno. En la sede del partido primero. Con convocatoria de prensa y guiños del ‘luego en privado te cuento’. La estrategia está trazada desde hace meses. La actuación ha comenzado y a partir de aquí todo son buenas acciones.

Sigue leyendo