Prealerta

Por Borja Montero

Se habla mucho de las ironías de la vida. Habitualmente se trata únicamente de un lugar común, de un recurso estético que empleamos para enriquecer nuestro discurso, tratando de elevar nuestras anécdotas a un plano más universal, como si formaran parte de algún gran plan divino o algo así. Pero las ironías de la vida existen, y algunas de ellas son de un calado suficiente como para que nos paráramos a reflexionar sobre ellas. Propongo una: el agua cubre una superficie tremendamente mayoritaria de nuestro planeta, sin embargo es un bien escaso, cada vez más. Sigue leyendo

El inmenso e histórico error del trasvase Tajo-Segura

Las protestas contra el trasvase se han sucedido durante los últimos meses

Por Celia Luengo

El domingo pasado varios centenares de personas volvieron a protestar en Guadalajara contra el trasvase Tajo-Segura. No era la primera vez ni seguramente será la última, es algo que viene sucediendo durante los últimos años cada vez que el Gobierno aprueba un nuevo trasvase y, como es habitual, los medios de comunicación nos hacemos eco de ello. Seguramente hay quien piense que es un tema recurrente, que está agotado y que los periodistas hablamos demasiado sobre él. Estoy de acuerdo, desde los medios de comunicación y las columnas de opinión nos hartamos de hablar sobre la injusticia que suponen estas derivaciones de agua, lo esquilmados que están nuestros pantanos y las nefastas consecuencias que están teniendo para los pueblos de nuestra provincia. Sin embargo, por mucho que hablemos de ello, no es suficiente y no lo será si no somos capaces de conseguir que se imponga el sentido común y alguien se dé cuenta de que no se puede perpetuar una injusticia histórica de tal calado. Los pantanos de Entrepeñas y Buendía se mueren y con ellos los pueblos de su entorno.

Sigue leyendo

¿Por qué surge la Plataforma de Perjudicados por el Trasvase?

"Árbol navideño" de la Plataforma Ciudadana de Perjudicados por el Trasvase.

“Árbol navideño” de la Plataforma Ciudadana de Perjudicados por el Trasvase Tajo-Segura.

Por José Antonio Vargas*

La Plataforma de Perjudicados por el Trasvase Tajo-Segura es un movimiento ciudadano que surge debido a los masivos trasvases que se producen desde los embalses de Entrepeñas (con capacidad de 835 hectómetros cúbicos) y Buendía (con capacidad para 1.639 hectómetros cúbicos) hacia la cuenca del Segura por el más que conocido Trasvase Tajo-Segura, una obra hidráulica que data de los años 70 y cuyo objetivo y finalidad no tiene nada que ver con lo que actualmente se está desarrollando. Sigue leyendo

Bofetón europeo al Trasvase

2016.06.24 Tajo1

Parlamentarios europeos durante su visita al río Tajo en Talavera en febrero // Foto: A. Martínez (ABC)

Dar “prioridad a los requisitos medioambientales frente a los socioeconómicos”. Esa es la principal recomendación que el martes daban en Bruselas una delegación de 11 eurodiputados que visitaron el pasado mes de febrero nuestro país, y más concretamente las cuencas de los ríos Ebro y Tajo. A partir de este proyecto, la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo (PE) pedirá un cambio íntegro del modelo de gestión de los recursos hídricos en España y solicitará a la Comisión Europea que “supervise de cerca” la forma en que se aplica la legislación europea -enmarcada en la Directiva Marco del Agua-, especialmente en los planes hidrológicos de estos dos grandes ríos de la Península Ibérica. Tras el correspondiente plazo de enmiendas, el informe definitivo será votado el próximo 13 de julio.

Sigue leyendo

Los tiempos y los acuerdos

Vista del pantano de Entrepeñas desde Sacedón, a principios de este mes. // Foto: Senderismo Guada y Guadaqué

Vista del pantano de Entrepeñas desde Sacedón, a principios de este mes. // Foto: Senderismo Guada en Guadaqué

Por Concha Balenzategui

El Gobierno estatal aprobaba el pasado viernes en Consejo de Ministros la segunda fase de la planificación hidrológica para 16 cuencas fluviales españolas, entre ellas la del Tajo. La aprobación, materializada a través de dos reales decretos después de un largo proceso de debate, regirá entre los años 2016 y 2021.

El documento no constituye ninguna sorpresa, ya que sus carencias se habían evidenciado en el memorándum previo, ampliamente criticado desde este lado del Tajo, y en diversos momentos del proceso de redacción. Si la memoria en la que se relacionan los recursos de agua disponibles, las necesidades de los distintos actores y los mínimos medioambientales es un despropósito, se aborta toda posibilidad de que el Plan resultante sea un instrumento bueno para gestionar el agua, puesto que la normativa y los usos obedecerán a estas cifras viciadas, y las inversiones y medidas previstas no serán las que el río necesita para su protección y para un buen uso en todos los tramos.

Sigue leyendo

Remunicipalizar es tendencia

Marcha de protesta de la plataforma de Alcázar de San Juan, en una parada en Toledo. // Foto: eldiario.es.

Marcha de protesta de la plataforma de Alcázar de San Juan, en una parada en Toledo. // Foto: eldiario.es.

Por Rubén Madrid

La remunicipalización del agua es un signo de modernidad en todo el mundo. Capitales como París, Berlín, Bogotá, Buenos Aires, La Paz o Yakarta han retomado el control de un servicio de abastecimiento que antes habían externalizado. En Francia ha ocurrido en 94 ciudades y en Estados Unidos, en 58, entre ellas Atlanta e Indianápolis. En España se han producido ya 14 casos, en un goteo continuo que incluye pequeños y medianos municipios como Medina Sidonia (en 2003), Arteixo (en julio), La Línea (en septiembre), algunas pedanías de Jerez o la mancomunidad sevillana de Aguas de Huesna, con 17 municipios y unos 300.000 habitantes. Frente a estos casos, muchos y de procesos de muy diversa naturaleza, y frente al proceso de pertinaz resistencia al que asistimos desde la distancia con la batalla ciudadana en Alcázar de San Juan, Guadalajara ha corrido en sentido contrario: el agua está en menos de Guadalagua desde hace cinco años. El resultado del balance es desigual dependiendo de quién lo analice. La impresió general bien puede ser que la gestión no ha empeorado, pero a las familias arriacenses la factura del agua y el alcantarillado les cuesta un 60% más que en 2009. Sigue leyendo

¿Y si hablamos en serio del Sorbe?

Beleña

La presa de Beleña, llena hasta los topes // Foto: iagua.es

Por Óscar Cuevas

El río Sorbe tiene una similitud con el Guadiana: su capacidad de aparecer y desaparecer. Si bien el río atlántico lo hace desde el subsuelo, y el Sorbe lo hace en la agenda política y mediática de nuestra provincia. Esta semana, el Sorbe y su regulación -y por ende, el abastecimiento de agua de casi 400.000 habitantes del Corredor del Henares- han vuelto a brotar en superficie. Ha ocurrido por la petición realizada por el presidente de la CEOE de Guadalajara (y respaldada por el alcalde de la capital y la presidenta provincial) de que se retome el proyecto de “doble conexión” con la cuenca del Bornova. Se trata de una vieja idea de la que ya se culminó (aunque fuera como un parto de los montes) una de sus dos patas: la tubería que va desde la presa de Alcorlo a la Estación Potabilizadora de Mohernando. Pero cuya otra mitad quedó frustrada en febrero de 2011, por un informe de impacto negativo emitido por el Ministerio de Medio Ambiente.

Llevo muchos años informando y escribiendo sobre la importancia de este asunto; tratando de convencer de su trascendencia a quienes tienen la amabilidad de escucharme. Pero suelo tener poco éxito. Esto del agua que sí hemos de beber podrá tener una enorme repercusión económica, social y política, pero a la ciudadanía le preocupa mucho menos de lo que quizá debería. Posiblemente, porque el vecino de a pie sigue abriendo el grifo 15 o 20 veces al día, y nunca ha visto que deje de salir el “H2O”. Y por eso, al común de los mortales este asunto no les preocupa mucho más allá de aspectos como lo mucho que ha subido el recibo del agua desde que se privatizó en la capital, por ejemplo. Pese a ello, insistiré, porque es un asunto crucial. De verdad.

Sigue leyendo

El río que les llega

Degradación del Tajo a su paso por Toledo. // Foto: rtve.es

Degradación del Tajo a su paso por Toledo. // Foto: rtve.es

Por Concha Balenzategui

Televisión Española emitió la semana pasada, en el programa “El escarabajo verde”, un reportaje esclarecedor sobre el estado del Tajo medio. Vistos los ecos que la emisión estaba teniendo en las redes sociales, me he reservado unos minutos para verlo con tranquilidad este fin de semana, algo que recomiendo a todos los que se lo perdieron. Primera conclusión, más bien reafirmación: Da gusto el trabajo bien hecho, el tiempo y los medios dedicados a llegar al fondo de una información que no tiene su contrapartida en la cuota de audiencia o en la cuenta publicitaria. Es, en esencia, lo que da sentido a la existencia de la televisión pública hecha con profesionalidad y con rigor.

Se nos propone un recorrido por la situación de la cuenca media del río más largo de España, ese que nace en Albarracín y desemboca en el Atlántico en Lisboa. Nos llama la atención sobre el río que va más allá de Guadalajara, más allá de una cabecera donde se centran las disputas, las ansias trasvasistas del seco Levante y los deseos de ver unos embalses llenos de vida, ocio y turismo de los pueblos ribereños. No hay medias tintas: las imágenes a pie de ribera e incluso dentro de río, las comparativas históricas, la cantidad y el peso de fuentes consultadas encierran pocas sorpresas, pero son suficientemente elocuentes. Aranjuez, Toledo y Talavera son escenarios de una realidad vergonzante retratada a través de los cauces secos, las aguas estancadas, las riberas degradas, los lodos negros, las burbujas de metano y una fauna piscícola reducida a carpas adaptadas a la contaminación, cuando no a especies alóctonas. Ese es, ni más ni menos, el río que les llega a sus habitantes.

La causa de esta “cloaca a cielo abierto” es de todos conocida: el caudal del Tajo es insuficiente para regenerar la cantidad de porquería que lleva. Dicho de otro modo, el agua limpia que sale de la cabecera del Tajo, exprimido por el trasvase a la cuenca del Segura, es muy poca respecto a la vertida posteriormente en condiciones de poca salubridad por los afluentes del Jarama, el Manzanares o el Alberche. Hay un dato demoledor, y es que en el Tajo medio, la proporción llega a ser de uno a cuatro, entre unas aguas y otras. El problema por tanto es doble: la capacidad de depuración está por debajo de la que requiere una población tan abultada como la que reside en la zona centro, principalmente la capital de España. Haría falta una inversión más fuerte, y -añado yo- también inspecciones, vigilancia y sanciones a los incumplimientos. Y por otra parte, el caudal ecológico no se cumple. Y no se cumple porque el agua no discurre por su cauce natural, sino por tuberías y canales hacia los regadíos y poblaciones levantinos.

Las dos causas se resumen en una, que no es otra que el desprecio más absoluto al ciclo ecológico del río y al caudal ambiental. La Universidad de Castilla-La Mancha, el área medioambiental de la Comunidad de Madrid y la plataforma que agrupa a más de cien organizaciones de defensa del Tajo, desde Teruel hasta Portugal, lo dejan claro con los testimonios de sus representantes. ¿Para qué nos sirve la Confederación Hidrográfica del Tajo -me pregunto- si todo está supeditado a unas leyes que hipotecan el río en favor de intereses económicos y políticos? Es evidente que no tienen la misma consideración socio-política los regantes del Segura que los regantes de Talavera de la Reina, ni los pueblos ribereños de la cabecera. Porque las directivas europeas de protección al río se incumplen flagrantemente con las normas nacionales que regulan el trasvase Tajo-Segura.

Cauce seco del Tajo en su tramo medio. // Foto: rtve.es

Cauce seco del Tajo en su tramo medio. // Foto: rtve.es

Es un problema histórico y lo conocemos bien. Parte de la declaración del Tajo como río excedentario en los años 60, y de los cálculos erróneos sobre sus posibilidades de ceder agua a otras cuencas. Las aportaciones naturales del río han ido disminuyendo, mientras las demandas del Levante han ido en aumento. Y el sureste español se ha ido convirtiendo en una zona cada vez más dependiente de un agua que no tiene garantías, porque las lluvias no las dan. El Tajo, aguas abajo de Aranjuez, no tiene la protección que debiera como río, y las quejas al Defensor del Pueblo o a la Comisión Europea no han surtido, de momento, efecto.

Es un problema que no se remedia, un problema endémico, diríamos, porque plantearse la caducidad del trasvase es una quimera. Tampoco se supeditan sus reglas de explotación a las directrices europeas, al caudal ecológico, y a las necesidades de la cuenca cedente. Lejos de hacerlo, recientemente hemos visto que la hipoteca del Tajo se sigue blindando: el pasado septiembre se aprobó el Real Decreto que desarrolla el reglamento que define las normas del trasvase Tajo-Segura. Se da carta legal al memorándum de 2013 firmado por el Gobierno estatal con las cinco comunidades autónomas que dependen del Tajo (aunque no pertenezcan a su cuenca).

En esa norma se eleva a 400 hectómetros cúbicos los 240 en que hasta ahora estaba fijada la reserva de agua, por debajo de la cual no deben derivarse más caudales al Levante, sí. Pero con una salvedad. Si con la anterior normativa el límite de 240 hectómetros era infranqueable incluso en “circunstancias hidrológicas excepcionales”, esa coletilla ha desaparecido de la nueva norma. De modo que cuando la raya de Entrepeñas-Buendía llegue algún día a esos 400 hectómetros, veremos como el Consejo de Ministros puede saltársela a la torera, y decretar nuevas derivaciones de emergencia. Al tiempo.

El caso es que la sangría de la cabecera continúa. Y a los ojos de todos los defensores del río, la Ley sigue poniendo en grave peligro la calidad ambiental del cauce del Tajo. Lamentablemente, ese, el que muestran las imágenes, seguirá siendo el río que les llegue.