Un error táctico

Los representantes de Ahora Guadalajara, ayer, a la salida de la Subdelegación del Gobierno. // Foto: Guadaqué

Los representantes de Ahora Guadalajara, ayer, a la salida de la Subdelegación del Gobierno. // Foto: Guadaqué

Por Concha Balenzategui

Bastante sujetos a las interpretaciones más dispares están los designios de las urnas en las recientes Elecciones Municipales, como para arrojar más sombras al proceso. Hay demasiadas incógnitas en el aire tras la pérdida de las mayorías absolutas en la mayor parte de los ayuntamientos grandes, y demasiados dimes y diretes sobre los pactos, como para enturbiar la lectura de los resultados. Ya es suficientemente opaco y desconocido para el votante de a pie el procedimiento de elección indirecta de las diputaciones provinciales, como para echar un borrón de tinta que dificulte más su lectura.

A pesar de ello, el esperpento ha rizado el rizo en nuestra provincia. La información que ofrece la web del Ministerio del Interior mantiene todavía a día de hoy un error, un significativo error, más de una semana después de acabado el recuento. Me refiero, claro está, a los resultados de la Diputación Provincial de Guadalajara, que aún muestran una distribución equivocada de los diputados que corresponden a cada partido.

Sigue leyendo

Del garbanzo al puchero

Gráfico de resultados electorales en Guadalajara capital

Gráfico de resultados electorales en Guadalajara capital

Por Óscar Cuevas

1.- Un nuevo grano en la izquierda

El Partido Popular es el partido más votado en Guadalajara capital, indefectiblemente y en cualquier tipo de comicio, desde las Elecciones Generales de 1989. Hay que remontarse a las Municipales y Autonómicas (y Europeas, pues se celebraron el mismo día) de 1987 para ver a un partido de izquierdas encabezando las candidaturas de la ciudad. O dicho de otro modo: Hace 28 años que un partido de izquierdas no gana unas elecciones en la ciudad de Guadalajara, hablando en términos absolutos.

Este dato da el síntoma de la composición sociológica de una capital donde, cuando gobierna la izquierda, es en virtud de pactos y alianzas postelectorales (por cierto, tan lícitos como lógicos en un sistema de representación proporcional). Así ocurrió en las Municipales de 2003.

Sigue leyendo