Pasado y futuro

2018.11.02 JuanInes

Don Juan y Doña Inés 2018 // Foto: Isra Pou

Por Álvaro Nuño.

Los astros parecen haberse conjurado este año de nuevo para que la celebración del Tenorio Mendocino vuelva a disfrutarse en su esencia otoñal. Para mí, la verdadera dureza de esta estación comienza con el Tenorio. No recuerdo una representación sin abrigo por el frío de la noche castellana y este año la temperatura parece haberse aliado como parte del atrezo. Incluso la Unión Europea nos ha librado por el momento del cambio de hora y la penumbra será protagonista desde el comienzo, ya a las siete envolviendo con su oscuridad a los personajes ataviados para la ocasión deambulando por las calles del centro de la ciudad hoy y mañana.

Sigue leyendo

Anuncios

Pan, con las manos en la masa

IMG_6592

Baguettes premiun de una panificadora mayorista que trabaja con materia prima de calidad.

 

Por Gloria Magro.

Harina, agua, levadura y sal. Con tan sencillos ingredientes, dos manos para amasar y un horno donde cocinarlo, cualquiera puede elaborar un pan digno. O al menos cocerlo y venderlo en casi cualquier sitio y a cualquier hora. Basta con poder ubicar un horno donde meter una masa precocida. El pan convertido por arte de la evolución tecnológica en artículo de consumo rápido e inmediato, aunque apenas unas horas después de sacarlo de la gasolinera de turno o de cualquier tienda de esas que parecen no cerrar nunca, esté como una piedra, incomible. Y sin embargo, al mismo tiempo han surgido como setas nuevas panaderías artesanas, ecológicas, despachos de pan coquetos y estilo boutique de mil y una franquicias de nombres apetecibles y evocaciones francesas que ofrecen mil posibilidades distintas de harinas y acabados a precio de solomillo. Pese a tanta oferta y precios muy bajos o francamente desorbitados, algunos tenemos la sensación de que hoy comemos peor pan que nunca. Sigue leyendo

El aparcamiento del Hospital

2016.08.26 Hospital change

Petición online de un parking público y gratuito en la plataforma change,org. 

Por Álvaro Nuño.

Lo primero que me dije cuando supe que el arquitecto del proyecto de ampliación del Hospital de Guadalajara iba a ser el mismo que el que planificó el actual edificio fue: “ojalá piense esta vez en el aparcamiento”. Desde prácticamente su apertura, en 1982, aparcar en el Hospital -una infraestructura esencial pero alejada de la ciudad, no solo para los vecinos de Guadalajara sino para los del resto de la provincia a los que da cobertura- ha sido un suplicio para los muchos usuarios y acompañantes que acuden con sus vehículos particulares. También confieso que respiré tranquilo cuando se destacó, ya hace una década, que entre los aspectos más importantes del proyecto estaba “el gran incremento en las plazas de aparcamiento con el que contará el centro ya que, de las 658 plazas con las que se contaba al inicio de las obras, se pasará a 1.666, 1.359 de las cuales serán subterráneas”. ¡Bravo por Alfonso Casares Ávila! me dije; parece que no ha tropezado dos veces en la misma piedra.

Sigue leyendo