El turismo como reparación de la ruralidad

Un grupo de visitantes recorre una de las exposiciones que la Junta de Castilla-La Mancha ha organizado en Molina este año. Ligar turismo y cultura, según el articulista, resulta para clave para áreas rurales como la Tierra de Molina. // Foto: JCCM

Un grupo de visitantes recorre una de las exposiciones que la Junta de Castilla-La Mancha ha organizado en Molina este año. Ligar turismo y cultura, según el articulista, resulta para clave para áreas rurales como la Tierra de Molina. // Foto: JCCM

Por Diego Sanz Martínez*

La despoblación del medio rural es uno de los grandes dramas a los que nos enfrentamos todos aquellos que en él vivimos. Durante muchos años hemos reflexionado sobre este tema, desde múltiples enfoques, y la conclusión es que la crisis del medio rural no solo se explica a base de datos cuantitativos, también tiene unos componentes cualitativos que están ahí. La despoblación ha conducido en unas pocas décadas a la desintegración (desestructuración en el mejor de los casos) de miles de comunidades rurales. Esta no es solo una cuestión de regresión demográfica, es también, y sobre todo, una crisis anímica colectiva.

Sigue leyendo

Alustante, un ejemplo para el Señorío

Por Raquel Gamo

13891899_1218259704885799_525813628903827627_nAcostumbrada como está la Tierra de Molina a la resignación y la abulia social, merece la pena recalcar siempre el esfuerzo constructivo de quienes no sólo no se parapetan en la crítica fácil sino que, además, contribuyen con ideas propias a sacar adelante iniciativas que ayuden al desarrollo de esta comarca. Un ejemplo de ello son las “Visitas Guiadas en Alustante”, programadas en este municipio molinés lindero con Aragón desde el pasado 1 de agosto. Se trata de una ruta que incluye diferentes propuestas que van desde conocer la iglesia parroquial de Santa María de la Asunción (siglo XVI) hasta la visita al molino del viento, cuya reconstrucción finalizó en 2012, pasando por un curso sobre el toque tradicional de las campanas del pueblo, dos singulares piezas de 72 y 96 kilos cada una.

Sigue leyendo