Un campo de concentración perdido entre carrascas

Por Gloria Magro.

49790960_341868313076047_7250105903196667904_n

Foto: Carlos Pajas. Asociación Histórica Frente de Guadalajara.

En una planicie elevada sobre las alcarrias, más allá de Villanueva de Argecilla (37 hab.), una red de caminos de concentración parcelaria dibuja un laberinto intrincado de carrascas y aliagas por donde solo transitan agricultores de camino a sus labores y algún senderista ocasional. Ochenta años atrás estos parajes recónditos acogieron batallones de tropas requetés durante la Batalla de Guadalajara. La documentación de la época y los restos de los barracones que aún permanecen en pie así lo atestiguan. En ese monte hubo también, según los investigadores, un campo de prisioneros del que hoy nadie parece dar cuenta. Documentar ese lugar de memoria histórica de la Guerra Civil sumido en el olvido es el objetivo que se ha trazado el equipo de arqueólogos del Instituto de Ciencias del Patrimonio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). La próxima primavera, si no hay mayores contratiempos, empezarán los trabajos de prospección. Al frente de ellos, el científico Alfredo González-Ruibal, a cuyo cargo han estado las excavaciones en el Valle de los Caídos que han dado a conocer como vivían los presos y trabajadores.

Sigue leyendo

1937, requetés en las alcarrias.

“Era algo que no había visto nunca. Yo estaba acostumbrado a ver a los soldaditos de mi pueblo cuando iban a la mili vestidos de caqui. Al comentarlo con un vecino mío que era un poco sabidillas y algo mayor que yo, me dijo: “Es la Falange, son falangistas”. Y es verdad, llevaban la bandera de la Falange (…) Al rato me volví a casa y encontré por otra calle a un amplio grupo cantando con boinas rojas, algo que tampoco había visto nunca. Mi amigo me dijo: “Son requetés, los navarros”. Por delante, uno de ellos muy jovencito llevaba una cruz.  José María Toboso. Jadraque, 10 de marzo de 1937 (*). Sigue leyendo