“Juego de Tronos” no solo está en Zafra

Bellido (izquerda) abraza a Blanco (derecha) durante la toma de posesión del segundo como alcalde de Azuqueca de Henares. //Foto: Guadapress

Bellido (izquerda) abraza a Blanco (derecha) durante la toma de posesión del segundo como alcalde de Azuqueca de Henares. //Foto: Guadapress

Por Patricia Biosca

Con el olor a fiesta aún impregnado en las ropas de los azudenses, cuando aún la pólvora de los fuegos artificiales estaba en el aire, en ese momento feliz e inconsciente de cansancio en el que aún no ha llegado la resaca. Apenas acabas los festejos de Azuqueca de Henares, su alcalde junto con su equipo pensó que era el momento idóneo para hacer público un estudio de popularidad de los actuales cabezas de partido del pueblo. Una encuesta en la que el socialista y actual primer edil José Luis Blanco aparecía ante los ojos de los cuatrocientos vecinos participantes como el caballero de dorada armadura (¡Oh, sorpresa!) mientras sus rivales no llegaban ni al rango de aguador de escudero. Pero el paseo a caballo meneando pelazo y esgrimiendo sonrisa apenas le duró unas horas. El PSOE de Azuqueca de Henares (o sea, su propio partido) afirmaba en otro comunicado que no tenía ni idea de que se hubiera llevado a cabo un “supuesto estudio de valoración”, que la portavoz reflejada en la nota había sido sustituida y calificaba la jugaba de Blanco como “campaña de publicidad a destiempo”. Ya estoy escuchando los teléfonos porque Netflix, HBO, Amazon e incluso Apple se quieren hacer con los derechos del culebrón. Sigue leyendo

Anuncios

Transparencia alcarreña

20160111_172545_HDR

Por Raúl Renales *

Con las campanadas del pasado 31 de diciembre dejamos atrás un intenso y apasionante 2015, pero no solo eso. Con el fin del año también se dio fin al plazo que el Gobierno de España había dado a las corporaciones y entidades públicas para cumplir con la Ley de Transparencia aprobada en 2013 y desarrollada a finales de 2014.

He de confesar que el tema me interesa, y mucho, simplemente por deformación profesional, dado que he tenido el placer de asesorar y trabajar en algunas plataformas de Open Data muy similares a los denominados “portales de transparencia” que se estilan por estos lares. También he de confesar que la mayoría de la gente me pregunta y me pide consejo sobre “Portales de Transparencia” lo hace como técnico, como si de una cuestión técnica se tratase. Y siempre les respondo con la misma frase: El éxito o no de un “Portal de Transparencia” reside en la voluntad política de las corporaciones que lo gestionan. No sirve de mucho tener una gran plataforma si no existe voluntad de usarla convenientemente.

Sigue leyendo

Y hablando de nieve…

 

Pasado Anquela del Ducado, los centímetros de nieve se reducía a una leve capa de talco. // Foto: M.P.

Pasado Anquela del Ducado, los centímetros de nieve se reducía a una leve capa de talco. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca

“Si aquí está nevando así, en Molina debe de estar cayendo la mundial”, me dije a mí misma mientras veía las calles de Guadalajara cubrirse de nieve al otro lado del cristal de la ventana. Tenía la esperanza de que las carreteras amanecieran atascadas  y dar esquinazo a otro pesado lunes con la excusa, pero no fue así. A Molina de Aragón se lo conoce como el pueblo más frío de España, pero fue pasar Anquela del Ducado y los centímetros de  nieve se convirtieron en un tímido manto de talco, que apenas dejaba constancia de algún copo fugaz.

Supongo que sentí la misma frustración que los escolares de los pueblos de esta comarca al comprobar que más de 200 alumnos de la provincia se quedaban sin clase, mientras ellos tuvieron que acudir religiosamente a los centros educativos de Molina.

Sigue leyendo

La luz de los pesebres

El alcalde de Azuqueca y el edil Escudero, ayer en el juzgado. // Foto: Nacho Izquierdo.

El alcalde de Azuqueca y el edil Escudero, ayer en el juzgado. // Foto: Nacho Izquierdo.

Por Rubén Madrid

La Navidad está llena de gestos. Cada regalo, cada aguinaldo, cada
reunión familiar, cada lucecita, cada árbol, cada reencuentro largamente esperado o cada belén montado en familia constituyen por sí mismos signos de ese mensaje generalizado de desprendimiento, tregua y alegría que cunde por estas fechas. El espíritu navideño, con su envoltorio de celofán del que cuelgan papás noeles, estrellitas y moñas doradas, impone sus códigos cargados de significados y hay que tener la piel muy dura para escapar de todos ellos.

Hay en este espíritu navideño una indudable carga comercial asociada al derroche de generosidad, porque nos ponemos espléndidos, pero está también el juego de las presencias y las ausencias familiares. Está la navidad de los niños, otro golpe bajo en nuestras nostalgias. Y, por supuesto, pervive en algunas gentes una expresión de honda religiosidad, con el aplomo que da saberse vividor de una ‘navidad auténtica’. Pero para todos, incluso para los más descreídos, las navidades son un tiempo sobrecargado de significados. Quienes se ocupan de nuestros abuelos de Atapuerca saben que la inclinación por el simbolismo está escrita en nuestro código genético.

También el portal de Belén tiene sus significados. No sólo su representación más cristiana, que sitúa el pesebre en el corazón mismo de la Navidad, sino sus connotaciones más terrenales, por cuanto esta morada de José y María lo es de una familia trabajadora, tremendamente humilde, que tiende su propio lecho sobre la misma paja de la que se alimentan las bestias del campo.

Aquí en los finiesterres del imperio romano y ahora, más de 2000 años después del nacimiento que esta noche representamos, esta Nochebuena llega para 15.000 familias guadalajareñas en momentos de tremenda dificultad para calentar sus casas.

Ayer conocíamos que el Ayuntamiento de Azuqueca se ha convertido en el primero de España en impulsar una demanda colectiva, en representación de 179 familias, contra las cláusulas suelo en los contratos hipotecarios de once entidades financieras, después de que estos bancos, algunos de ellos rescatados con fondos públicos, hayan impedido un acuerdo en las mediaciones llevadas a cabo en los últimos tiempos. Apenas una treintena de familias ha logrado liberarse de las cláusulas abusivas durante el periodo en que una oficina municipal les ha ayudado a negociarlo. El propio alcalde, Pablo Bellido, que en enero anunció una iniciativa en el Congreso en el mismo sentido, se personó ayer en el juzgado número 4 de Guadalajara y reivindicó una obviedad: que un ayuntamiento debe “cumplir con el deber moral de las administraciones de servir a los ciudadanos”.

No todo el mundo piensa lo mismo. La Diputación, por ejemplo, ha rechazado poner en marcha una oficina para extender esta iniciativa por toda la provincia. Seguramente habrá también quien vea en la demanda colectiva del Ayuntamiento de Azuqueca un gesto electoralista. Qué quieren que les diga, será la conmoción de las fechas, pero a mí me parece una magnífica forma de honrar al espíritu navideño, de volver la mirada, sin necesidad de angelitos ni guirnaldas, sobre los hogares de los carpinteros.

Están muy bien las limosnas por Navidad, pero el gesto que ayer llevaba a cabo el equipo municipal azudense se sitúa por fin en un lugar a medio camino entre las palabras y los hechos. Si finalmente prospera, tal vez sirva para que el próximo invierno alguna de estas familias pueda encender la luz de los pesebres.

Feliz Navidad.