La campaña

Campaña 2019

Pegada de carteles de ayer por la noche // Foto: Facebook PP Gu.

Por Álvaro Nuño.

Marcaban las 00:00 de ayer cuando comenzaba la campaña electoral oficial, esa que marca sólo el calendario administrativo y que permite ya a los partidos políticos pedir abierta y públicamente el voto con todas las letras. ¿Y además de eso, en qué se diferencia de lo que hemos visto hasta ahora desde que Pedro Sánchez anunciara la convocatoria de comicios generales?

Sigue leyendo

Anuncios

La cantina

Por David Sierra

Abrió la puerta. Tenía llaves, como casi todos los vecinos del pueblo. El funcionamiento del servicio depende de la confianza de cada uno en los demás. Y aunque nunca es plena, solventa el problema que supone no contar con ningún bar. El local, chiquitito y coqueto, desprende un halo de espacio familiar a pesar de que el olor a humedad por haber estado cerrado varios días estaba presente. Dos mesitas de aglomerado con cuatro sillas en cada una ofrecen ese aspecto a cantina que les hace suponer que allí podrán aliviar la sed. Una pequeña barra al fondo con unos botellines vacíos daban fe de que los últimos que estuvieron tomando algo salieron con prisa. Al lado, dos pilas de cajones de cerveza atestiguaban que ese lugar era el centro de reunión habitual.

Sigue leyendo

Las cuentas claras

Por Borja Montero

Los ayuntamientos han recibido esta semana una buena noticia que llevaban años esperando. El Ministerio de Hacienda ha anunciado que va a relajar las draconianas reglas de gasto e inversión para las entidades locales en el uso de los remanentes de tesorería de sus presupuestos, esto es, del superávit obtenido en su gestión diaria. Estos resultados positivos a final del año habían sido empleados habitualmente para complementar partidas inversoras o hacer pequeñas obras que se habían quedado fuera de las cuentas, pero desde la llegada de Cristóbal Montoro a la cartera encargada de los dineros públicos, con el sacrosanto mantra de la estabilidad presupuestaria, lo financieramente sostenible y la reducción del endeudamiento y el déficit público, los consistorios habían quedado maniatados en las materias en las que podían reinvertir el fruto de su ahorro, su contención y buena gestión. Sigue leyendo

Diputaciones: sí a su eliminación

Entrada al Palacio de la Diputación Provincial de Guadalajara, institución bicentenaria constituida el 25 de abril de 1813 en Anguita. Tras varias supresiones fue restituida en 1835. Su presupuesto en 2016 apenas alcanza los 58 millones de euros. // Foto: abc.es

Entrada al Palacio de la Diputación Provincial de Guadalajara, institución bicentenaria constituida el 25 de abril de 1813 en Anguita. Tras varias supresiones fue restituida en 1835. Su presupuesto en 2016 apenas alcanza los 58 millones de euros. // Foto: abc.es

Por Ángeles Yagüe*

Se ha abierto el debate en la política española alrededor de la necesidad de mantener las diputaciones o bien impulsar su eliminación. De entrada, algo que se creó en el siglo XIX, y no es una obra de arte, debería, al menos, modificarse.

En la actualidad, existen las autonomías, que son administraciones intermedias entre el Estado y los municipios. Ante su creación, las autonomías uniprovinciales eliminaron las diputaciones para evitar duplicidades, pero no se hizo así en el resto de comunidades autónomas.

Sigue leyendo

Manca finezza

Antonio Román toma el bastón de mando por tercera vez. // Foto: Nueva Alcarria

Antonio Román toma el bastón de mando por tercera vez. // Foto: Nueva Alcarria

Por Concha Balenzategui

El pasado sábado culminó una etapa más en esta nueva era política del post bipartidismo, con la constitución de los ayuntamientos. Común a las tomas de posesión fueron las llamadas al diálogo. El “diálogo” es la nueva religión de moda, en la que, como en todas las creencias, hay interpretaciones, creyentes, beatos, agnósticos, fariseos y hasta herejes. La novedad, no obstante, irrumpe con fuerza y hace temblar algunos mandamientos de la anterior etapa. Es pues, tiempo de cuestionar algunos dogmas que definitivamente se han quedado caducos.

Han pasado solo tres semanas desde que recontamos las papeletas, y eso explica que algunos aún no se hayan enterado de qué va el juego. Todavía hay quien se sorprende de ver rastas y piercings en los salones de plenos mezclados con las corbatas. Aún resulta curioso que los que se sientan en los escaños se abracen con los que alzan las pancartas y gritan en la puerta. Y llama la atención que hayan sido tantos los que esta vez hayan prometido su cargo con apostillas a esa Constitución y esa Monarquía que no han -no hemos- tenido la oportunidad de votar.

Sigue leyendo