Bienvenidos al caos

cacerola definitiva

Por Sonsoles Fernández Day

Alarma social, confinamiento y ahora, desescalada, todo ello bañado por una buena dosis de resiliencia para pasar el trago. Andamos últimamente renovando rutinas y vocabulario. Si alguno de ustedes se encontraba en esa fase de su existencia en la que toca plantearse cambiar de hábitos, el Covid se lo ha puesto en bandeja. Aún no está claro si salió de un murciélago o de un laboratorio, pero lo que sí sabemos es que este microscópico y mortal intruso nos está dando una buena paliza y nos va a dejar tocados. Estamos viviendo la etapa de transición entre la vida previa y la posterior a la pandemia.  Por el momento, para cuando salgamos, díganle adiós a concentraciones y eventos multitudinarios de cualquier tipo. Y en los lugares públicos el aforo queda reducido a un 30% de lo que era, una reducción más que penosa. Que la economía soporte el varapalo y el cuerpo aguante el disgusto. Sigue leyendo

Primavera

Rotonda de Bejanque con los nuevos tulipanes y pensamientos blancos. // Foto: M.P.

Rotonda de Bejanque con los nuevos tulipanes y pensamientos blancos. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca Me gusta el olor a primavera y ese momento especial en el que percibo por primera vez, después del invierno, cómo el sol comienza a calentar un poco más y empiezan a florecer los cedros y la genista y el campo se llena de amapolas y otras florecillas silvestres y corre una leve brisa transportando esa suave y cálida fragancia que desprenden. Llegué el martes a Guadalajara y mientras hacía la rotonda de Bejanque, tapizada de tulipanes y pensamientos blancos, pensé “qué bonitos están los parques, jardines y zonas verdes de Guadalajara. Se nota que se acercan elecciones”. Reconozco que fue una valoración injusta y bastante oportunista, porque la verdad es que todos los años la Concejalía de Parques y Jardines siembra la ciudad con miles de flores de temporada y las hemerotecas pueden dar fe de ello. Puede parecer algo frívolo o incluso paradójico, que nuestra ciudad se engalane con 40.000 flores cuando esta crisis –ya lo he dicho otras veces- ha puesto un mendigo en cada esquina o rincón conveniente de la ciudad.

Sigue leyendo

Malnacidos

Imagen del estado en el que quedó la nave del Banco de Alimentos tras el robo.//Foto: Facebook Banco de Alimentos

Imagen del estado en el que quedó la nave del Banco de Alimentos tras el robo.//Foto: Facebook Banco de Alimentos

Por Ana María Ruiz

Malnacidos o hijos de la gran perra son sólo dos de los calificativos, digamos “finos”, que se me vienen a la cabeza para describir a los miserables que en la noche del 2 de enero perpetraron un robo en la nave que el Banco de Alimentos de Guadalajara posee en el polígono del Henares. Y no utilizo las palabras que realmente me gustaría usar porque este artículo no vería la luz por soez.

Los chorizos sustrajeron nada más y nada menos que 2.000 kilos de comida de los 50.000 que logró reunir esta asociación para cientos de familias desfavorecidas, la mayoría en la campaña solidaria de recogida de alimentos que se llevó a cabo en Navidad. Y no se crean que cogieron lo primero que tenían a mano. No se llevaron garbanzos, ni judías, ni arroz, ni lentejas, ni pasta. Fueron muy selectivos y afanaron precisamente los productos más caros que después podrán revender en esos mercadillos negros callejeros que han proliferado con la crisis: café, aceite, leche infantil, potitos, pescado en conserva, patés, chocolate, turrones, etc. No contentos con el botín mangaron también la furgoneta frigorífica con la que el Banco de Alimentos distribuye su ayuda entre los más necesitados.

Sigue leyendo