Una ciudad con poesía es más feliz

DiaDeLaPoesia

Imagen de la edición del Día Mundial de la Poesía 2017 en la Plaza Mayor // Foto: SLIJGU

Por Concha Carlavilla García*

Que el 21 de marzo nos despierte la primavera con su canto es de por sí un regalo. Que la ciudad de Guadalajara se lo agradezca con un clamor de poesía, es emocionante. Rendir homenaje a la palabra desde todos sus rincones, con la complicidad de muchos de sus habitantes, se ha convertido en una necesidad. Recibirla con este rito poético para embellecerla, será un deseo que cumpliremos cada año.

Carmen Conde decía que “la poesía es el sentimiento que le sobra al corazón y te sale por la mano”. Su definición está cargada de sentido ya que, desde el vientre materno, la vida está ligada al latido del corazón que nos alberga, la poesía es corazón y, si probamos su fruto, ya no podremos dejar de nutrirnos de él nunca.  El 21 de marzo la poesía retumbará al ritmo de múltiples voces, escucharemos su latido y nos moveremos al ritmo que ella nos marque.

Sigue leyendo

Anuncios

La ciudad de los cuentos

2016.06.17 Volutarios

Por Álvaro Nuño.

Me gusta el Maratón. Es más, me encanta el Maratón. Es una de esas citas ineludibles en mi calendario particular y creo que en el de esta ciudad en general. El Maratón es mágico. Una pequeña capital de provincia, acusada en muchas ocasiones de aburrida y una zona de esa ciudad, la que rodea a nuestro majestuoso Palacio del Infantado, también un tanto desértica muchas semanas al año, se llena por arte de magia de guadalajareños deseosos únicamente de participar en la fiesta de la palabra. Porque el Maratón de los Cuentos es sólo eso, palabras, pero palabras llenas de emoción, de amor, de recuerdos y de sentimientos que unos centenares de personas trasladan a otros miles que les escuchan atentamente ensimismados. Y en la época de las pantallas y el guasap, la comunicación oral cara a cara funciona. Es mágico, una comunión entre vecinos de una ciudad que, en la mayoría de los casos ni se conocen, pero que comparten historias, a veces íntimas y otras famosas. Guadalajara es la ciudad de los cuentos y este año, además, celebramos las bodas de plata de este maravilloso invento.

Sigue leyendo

Somos personas porque leemos

Uno de los actos programados por la Biblioteca de Guadalajara con motivo del Día del Libro. // Fotos: Biblioteca Pública de Guadalajara.

Uno de los actos programados por la Biblioteca de Guadalajara con motivo del Día del Libro. // Fotos: Biblioteca Pública de Guadalajara.

Por Jorge Gómez*

A los que nos dedicamos a promover la lectura desde las bibliotecas públicas nos gusta pensar en el Día del Libro, por encima de todo, como una fiesta cívica, como una celebración ciudadana que se ha convertido, con toda justicia, en indiscutible, porque es capaz de convocar a todos y con la que todos, incluso los no lectores, se sienten identificados. Seguramente sea porque homenajeando al libro estamos homenajeando al mismo tiempo a la cultura, al conocimiento, a la creación, a la fantasía, al lenguaje, a la libertad de expresión, es decir, a alguna de las cosas, sean muchas o pocas -que eso va a en gustos- de las que los seres humanos sí podemos sentirnos orgullosos, porque todas ellas están contenidas en los libros.

Sigue leyendo

Septiembre en Dávalos

CYMERA_20150901_213415

Fachada de la Biblioteca Pública de Guadalajara, situada en la plaza de Dávalos. // Foto: M.P.

Por Miriam Pindado

El verano ya está dando sus últimos coletazos y toca volver a la rutina. Al ruido del verano
le sigue ese plácido silencio y la brevedad de las tardes… preludio de la llegada del otoño. No me tachen de agorera, no intento anticiparme ni boicotear sus últimos días de verano (créanme) y menos en esta ciudad donde el  estío no acaba hasta la traca final y los fuegos artificiales del domingo de Ferias. Sin embargo, seguro que son muchos los que ya están organizando el nuevo curso, especialmente los que han agotado sus días de  sus vacaciones y los papás que están poniéndose al día con la vuelta al cole de sus hijos.

En Guadalajara (y aunque algunos se nieguen a reconocerlo) existe una amplia oferta de actividades culturales, deportivas y de ocio que pueden ayudarnos a empezar el curso con ese cosquilleo que de pequeños sentíamos al estrenar mochila, con ese olor a libro recién comprado y con ese afán por hacer horarios imposibles que colgar en el corcho o en la puerta de la nevera. A la gente le encanta mantenerse ocupada, organizar sus jornadas para las que a veces harían falta más de 24 horas y estrenar septiembre con nuevos propósitos que a veces se abandonan hasta que llegan los nuevos del 1 de enero.

Muchas instituciones, escuelas públicas y asociaciones presentan durante estos días su programa de actividades y abren los plazos de inscripción. Permítanme que hoy haga especial hincapié en las actividades que organiza una de las que, en mi modesta opinión, es claro referente de la actividad cultural de esta ciudad: la Biblioteca Pública de Guadalajara. Sigue leyendo

Sobre la biblioteca y l@s bibliotecari@s

Eva Ortíz, directora de la Biblioteca Almudena Grandes de Azuqueca. // Foto cediada por la autora.

Eva Ortíz, directora de la Biblioteca Almudena Grandes de Azuqueca. // Foto cediada por la autora.

Por Eva Ortiz *

Siempre he concebido la Biblioteca Municipal como el centro cultural de la comunidad, y la figura del bibliotecari@, como un dinamizador cultural antes que un ratón de biblioteca. Ya está lejos, afortunadamente, la idea social del bibliotecario encerrado entre anaqueles, o la bibliotecaria con gafas y moño.

El concepto de biblioteca ha evolucionado mucho, ha pasado de ser un contenedor de libros a convertirse en una institución viva, un centro de formación e información para el ciudadano, un lugar para el fomento de la lectura, y sobre todo un espacio de encuentro e intercambio cultural.

En esta época digital, en la que se puede obtener información a través de Internet, en la que las bibliotecas no solo están informatizadas, sino que se han creado redes que permiten la catalogación compartida, y en la que es posible realizar el préstamo de libros a través de una máquina en la propia biblioteca, o desde el ordenador de casa y desde el móvil, sin necesidad de la presencia del libro, la Biblioteca tiene que retomar con más fuerza, la otra función complementaria que siempre ha tenido: El Fomento de la lectura y en general el desarrollo cultural de los ciudadanos.

La biblioteca tiene que seguir siendo un espacio atractivo, y acogedor con un fondo cuidado, variado y de calidad, donde uno pueda descubrir libros, películas, música, para consultarlos o sacarlos en préstamo, y disfrutar con todo ello. Pero también, y cada vez más, un lugar de encuentro, debate y diálogo, donde siempre hay propuestas atractivas en las que puedes participar, diferentes grupos a los que te puedes unir, como los clubes de lectura o los talleres de Escritura, de Poesía, de Cine, nuevos programas  para jóvenes, familias, etc.

Como vemos, la función de la biblioteca ha cambiado y por tanto la del bibliotecari@ también. Ya no basta con saber catalogar y clasificar documentos, ahora tiene que tener un amplio abanico de recursos para poder atender el centro cultural en el que se ha convertido la Biblioteca. Además de gestionar bien la colección, y el servicio de préstamo, debe ser un buen gestor cultural y de recursos, con capacidad de organización y planificación, con habilidades en relaciones personales que fomenten el diálogo intercultural, y todo ello sin olvidar lo más importante crear y mantener el hábito lector en toda la población, con especial atención a niños y jóvenes.

Cómo será la Biblioteca del futuro

En la historia de la humanidad siempre se producen cambios importantes. Por ejemplo en la época de los gremios artesanos, cuando surgió la nueva tecnología, parecía que todo iba a desaparecer pero las cosas importantes permanecen aunque tomen formas distintas.

Entonces siguió existiendo el arte y la artesanía, y sin sucumbir a las maquinas encontró su lugar, hoy día después de tantos años se vuelven a valorar muchas cosas porque están hechas a mano.

Con las bibliotecas y los libros ocurrirá lo mismo. Las diversas maneras de leer desde la antigüedad clásica que han caracterizado a las diferentes sociedades dan prueba de ello. Y es que los textos cobran sentido a través de los lectores independiente del soporte en que se lea.

Hoy en día las bibliotecas son muy queridas por los lectores, a veces llegan a ser como su segunda casa;  por tanto son espacios muy transitados en los que siempre queda algo de ese tránsito o de esa gente que ha pasado, y esto es muy difícil de borrar.
Una cosa que nos queda por conseguir es el reconocimiento social, e institucional de nuestro trabajo. Los bibliotecarios, especialmente de bibliotecas pequeñas,  son chic@s para todo (atienden el préstamo, transportan cajas, informan, animan y forman a los usuarios, y establecen lazos de amistad con ellos), personas muy preparadas que aman su trabajo, que se entregan de lleno a su profesión, que en muchos casos se convierte en pasión.  Y, sin embargo, los usuarios a veces no llegan a percibir la gran profesionalidad de los bibliotecarios que les atienden.

La Casita de los Cuentos Eva Ortiz ocupa un edificio municipal en el parque de La Constitución. // Foto: Álvaro Díaz Villamil - Ayto. de Azuqueca.

La Casita de los Cuentos Eva Ortiz ocupa un edificio municipal en el parque de La Constitución. // Foto: Álvaro Díaz Villamil – Ayto. de Azuqueca.

Yo soy una bibliotecaria afortunada, porque me gusta mi trabajo, porque trabajo con un equipo de profesionales que les gusta igualmente y, además trabajo  en un municipio que sabe valorar, social y políticamente, el esfuerzo que realizamos. Socialmente porque los ciudadanos participan en todos los proyectos o propuestas que salen de la Biblioteca y de esa forma les dan vida y disfrutan de ellos, y políticamente porque el equipo de gobierno de Azuqueca defiende las bibliotecas y apuesta por ellas, y no está dispuesto a permitir que se grave a estas instituciones con ningún canon.

Este año ha sido especialmente intenso, en cuanto a programas nuevos de animación a la lectura que se han puesto en marcha, en cuanto al número creciente de usuarios que responden a las propuestas que se hacen desde la biblioteca y también, porque no decirlo, porque el Ayuntamiento de Azuqueca, a través de la Concejalía de Cultura ha puesto en marcha un nuevo recurso, una Casita de los Cuentos, en el parque de la Constitución., a la que, además, le ha  dado el nombre de la Directora de la Biblioteca: Casita de los Cuentos Eva Ortiz. Un recurso dedicado a algo tan entrañable y tan importante para el futuro lector de nuestra población infantil como es la narración oral, los cuentos. Además de estar programados Cuentacuentos, se hacen Talleres para Madres y Padres, para niños, se organiza la Merienda de Cuentos, el BiciCuento,  los Cuentos a la Luz de la Luna, los Jueves de Cuento para adultos, etc.

Por todo ello,  pienso que en el futuro los bibliotecarios seguirán existiendo porque somos una especie de magos que, con pocos medios y mucha imaginación, bastantes libros y lectores, conseguimos situaciones y espacios mágicos. Una biblioteca sin bibliotecaria/o seria como un jardín sin flores, un almacén con libros prestados por maquinas, un lugar sin alma.

Mientras existan bibliotecarios y lectores, la biblioteca seguirá siendo la casa de los  libros con elementos mágicos, fascinantes, atractivos y, sobre todo a nuestro alcance.

* Eva Ortiz es una bibliotecaria  del siglo XXI. Partiendo de su amor por la narración oral y por los cuentos y considerándolos puerta de entrada al mundo de la lectura, ha protagonizado, junto a otros profesionales, la transformación del concepto antiguo de la biblioteca, pasivo y burocrático (registrar libros, poner tejuelos, prestar libros, etc) a un concepto activo y crítico, abierto a la sociedad, empapándose de ella y, desde todos sus vericuetos, y siempre utilizando la lectura como medio para  transformarse.
Ha  puesto en marcha múltiples experiencias y ha desarrollado  junto con algunos colegas, el concepto de animación a la Lectura como herramienta de participación e implicación social. Eva Ortiz, además de licenciada en Documentación por la Universidad de Alcalá de Henares, es maestra y esto se ve en su obsesión por establecer puentes de colaboración entre la enseñanza reglada y la Biblioteca Pública de Azuqueca de Henares, de la que es directora desde hace muchos años. Ha participado, como alumna y como ponente, en múltiples cursos, talleres, congresos y un sinfín de encuentros profesionales donde ha ido perfilando y contrastando su vocación y el carácter abierto y de servicio público de las Bibliotecas.