La bibliotecaria

Por David Sierra

Nunca supo que sería su vocación. Cayó en el puesto por una de esas casualidades que tiene la vida. De estar en el lugar y a la hora adecuada. Y cuando decidieron que era demasiado tarde para retroceder, la eligieron. A ella, que no tenía ni puta idea. Que su único vínculo con ese cargo era que le encantaba leer. De todo. Y a todas horas. Hasta que caía rendida por las noches. En el tren, cuando el paisaje se ocultaba entre paredes de naves industriales y no había mirada con la que ganar la lejanía. Le entusiasmaban las letras que ahora la condenaban.

Sigue leyendo

La biblioteca-isla de la “Smart City”

6643724E-5468-4FE3-92C2-800CAD8AE665

La denominada Biblioteca Municipal José Antonio Suárez de Puga.

Por Blanca Calvo y Alicia Girón *

En Guadalajara se sabe bien lo que es una biblioteca. La Pública del Estado, de titularidad estatal y gestión autonómica, lo definió mucho antes de trasladarse al Palacio de Dávalos, un edificio de seis mil metros cuadrados  del que la ciudad se enorgullece y en el que caben cientos de miles de piezas, una amplísima gama de actividades e, incluso si se propusieran ir todas al mismo tiempo (es un decir), las decenas de miles de personas que tienen su carnet.

Sigue leyendo

Querido maestro

El maestro junto con los chicos de Cabanillas que se quedaron estudiando en la Biblioteca Municipal. // Foto: @lauripeco

El maestro junto con los chicos de Cabanillas que se quedaron estudiando en la Biblioteca Municipal. // Foto: @lauripeco

Por Patricia Biosca

Llevo la mayoría de mi vida estudiando. 25 de mis 31 años siempre tenía algún examen que aprobar, algunos apuntes que pasar, alguna clase que no me podía perder (y eso que mi debilidad por el sueño ha ganado en mucho a mi compromiso con la escuela). Conozco de primera mano casos en los que el colegio, las aulas, los libros, los profesores y/o los compañeros han sido un viacrucis bíblico, un tránsito equiparable al de Frodo y Sam de camino al Monte del Destino, un picor agudo en la espalda de esos que no resuelves si no te ayudas con algún artilugio o con una mano amiga. Sin embargo, mi experiencia no ha sido así y, aunque todo no fue un camino de rosas (maldita adolescencia, que crea inseguridades que se contagian como la gripe en invierno), en general, guardo muchas lecciones.Tuve la suerte de contar con bastantes maestros del tipo que se refleja en las películas y se suben encima de sillas para enseñar pensamientos libres; de esos cuya vocación sobrepasa el trabajo y sientes su cariño por el mero hecho de ser su alumno; aquellos cuya huella imborrable permanece en mi personalidad grabada a fuego, junto con sus costumbres y sus lecciones. Esas “doñas” y “dones” a los que a veces la inercia hacía que les llamases “papá” o “mamá”, seguida de un enrojecimiento de mejillas comparables a la lava de la montaña de Mordor. Sigue leyendo

Una ciudad con poesía es más feliz

DiaDeLaPoesia

Imagen de la edición del Día Mundial de la Poesía 2017 en la Plaza Mayor // Foto: SLIJGU

Por Concha Carlavilla García*

Que el 21 de marzo nos despierte la primavera con su canto es de por sí un regalo. Que la ciudad de Guadalajara se lo agradezca con un clamor de poesía, es emocionante. Rendir homenaje a la palabra desde todos sus rincones, con la complicidad de muchos de sus habitantes, se ha convertido en una necesidad. Recibirla con este rito poético para embellecerla, será un deseo que cumpliremos cada año.

Carmen Conde decía que “la poesía es el sentimiento que le sobra al corazón y te sale por la mano”. Su definición está cargada de sentido ya que, desde el vientre materno, la vida está ligada al latido del corazón que nos alberga, la poesía es corazón y, si probamos su fruto, ya no podremos dejar de nutrirnos de él nunca.  El 21 de marzo la poesía retumbará al ritmo de múltiples voces, escucharemos su latido y nos moveremos al ritmo que ella nos marque.

Sigue leyendo

La ciudad de los cuentos

2016.06.17 Volutarios

Por Álvaro Nuño.

Me gusta el Maratón. Es más, me encanta el Maratón. Es una de esas citas ineludibles en mi calendario particular y creo que en el de esta ciudad en general. El Maratón es mágico. Una pequeña capital de provincia, acusada en muchas ocasiones de aburrida y una zona de esa ciudad, la que rodea a nuestro majestuoso Palacio del Infantado, también un tanto desértica muchas semanas al año, se llena por arte de magia de guadalajareños deseosos únicamente de participar en la fiesta de la palabra. Porque el Maratón de los Cuentos es sólo eso, palabras, pero palabras llenas de emoción, de amor, de recuerdos y de sentimientos que unos centenares de personas trasladan a otros miles que les escuchan atentamente ensimismados. Y en la época de las pantallas y el guasap, la comunicación oral cara a cara funciona. Es mágico, una comunión entre vecinos de una ciudad que, en la mayoría de los casos ni se conocen, pero que comparten historias, a veces íntimas y otras famosas. Guadalajara es la ciudad de los cuentos y este año, además, celebramos las bodas de plata de este maravilloso invento.

Sigue leyendo

Somos personas porque leemos

Uno de los actos programados por la Biblioteca de Guadalajara con motivo del Día del Libro. // Fotos: Biblioteca Pública de Guadalajara.

Uno de los actos programados por la Biblioteca de Guadalajara con motivo del Día del Libro. // Fotos: Biblioteca Pública de Guadalajara.

Por Jorge Gómez*

A los que nos dedicamos a promover la lectura desde las bibliotecas públicas nos gusta pensar en el Día del Libro, por encima de todo, como una fiesta cívica, como una celebración ciudadana que se ha convertido, con toda justicia, en indiscutible, porque es capaz de convocar a todos y con la que todos, incluso los no lectores, se sienten identificados. Seguramente sea porque homenajeando al libro estamos homenajeando al mismo tiempo a la cultura, al conocimiento, a la creación, a la fantasía, al lenguaje, a la libertad de expresión, es decir, a alguna de las cosas, sean muchas o pocas -que eso va a en gustos- de las que los seres humanos sí podemos sentirnos orgullosos, porque todas ellas están contenidas en los libros.

Sigue leyendo

Septiembre en Dávalos

CYMERA_20150901_213415

Fachada de la Biblioteca Pública de Guadalajara, situada en la plaza de Dávalos. // Foto: M.P.

Por Miriam Pindado

El verano ya está dando sus últimos coletazos y toca volver a la rutina. Al ruido del verano
le sigue ese plácido silencio y la brevedad de las tardes… preludio de la llegada del otoño. No me tachen de agorera, no intento anticiparme ni boicotear sus últimos días de verano (créanme) y menos en esta ciudad donde el  estío no acaba hasta la traca final y los fuegos artificiales del domingo de Ferias. Sin embargo, seguro que son muchos los que ya están organizando el nuevo curso, especialmente los que han agotado sus días de  sus vacaciones y los papás que están poniéndose al día con la vuelta al cole de sus hijos.

En Guadalajara (y aunque algunos se nieguen a reconocerlo) existe una amplia oferta de actividades culturales, deportivas y de ocio que pueden ayudarnos a empezar el curso con ese cosquilleo que de pequeños sentíamos al estrenar mochila, con ese olor a libro recién comprado y con ese afán por hacer horarios imposibles que colgar en el corcho o en la puerta de la nevera. A la gente le encanta mantenerse ocupada, organizar sus jornadas para las que a veces harían falta más de 24 horas y estrenar septiembre con nuevos propósitos que a veces se abandonan hasta que llegan los nuevos del 1 de enero.

Muchas instituciones, escuelas públicas y asociaciones presentan durante estos días su programa de actividades y abren los plazos de inscripción. Permítanme que hoy haga especial hincapié en las actividades que organiza una de las que, en mi modesta opinión, es claro referente de la actividad cultural de esta ciudad: la Biblioteca Pública de Guadalajara. Sigue leyendo