Más voluntad que dinero

Imagen del encuentro poético del pasado fin de semana en Campillo de Ranas

Por Gustavo García

Sí, es un tema recurrente, pero necesario. Nunca nos cansaremos de reivindicar las bonanzas que posee la España Vaciada, por mucho que se insista. Y es que, son sobre todo los políticos –que, al fin a la postre, tienen que tomar las decisiones que rigen nuestros destinos– quienes se llenan la boca, principalmente en época electoral, de medidas que se van a adoptar, apoyos indiscriminadamente a los pequeños pueblos sin gente y milongas similares. Lo cierto es que llega la hora de la verdad y nada de nada. Vemos a diario la realidad de esta parte del país sin servicios adecuados, sin medios como en otras zonas, sin votos suficientes como para tenerlos en cuenta y, claro, sin población, que es la clave.

Pues, es verdad. Y, se comprueba a simple vista. Sólo hay que darse una vuelta por uno de los muchos pueblos de Guadalajara, que padecen esta lacra desde hace ya varias décadas. Esta España Olvidada no levanta cabeza. Pasa el tiempo y las promesas quedan en agua de borrajas. No todo, también es cierto. Alguna medida tímida sí que se toma, por ejemplo, en Castilla-La Mancha, como algunas fiscales, anunciadas días atrás por el presidente regional, Emiliano García-Page. Es poco, sí. Pero, algo es algo. Eso sí, se dice que algo se mueve, aunque una mínima parte de lo que se debe. ¿De verdad nos tenemos que creer que hay interés por fomentar estas zonas olvidadas? No parece que nadie se desviva como para pensar lo contrario.

Ya decíamos en otro post previo que, si bien son pocos votos, el hecho de que este mal aqueje a varias comunidades autónomas puede sumar suficiente como para dar un buen susto electoral a algunos partidos que se las prometan muy felices, contando con sufragios que lo mismo luego no les llegan. La gente de estas poblaciones está harta de falsas y reiteradas promesas. El movimiento es mínimo. Y el tiempo pasa, pero todo sigue igual…o peor. Cada vez hay menos gente en los pueblos y la renovación no llega. Pero, ¡cómo va a llegar! Si las carencias son constantes y hay que tener mucha fuerza de voluntad o tener un gran deseo de querer huir de las multitudes y similares como para quedarse habitualmente ‘aislado’ en la España Olvidada.

El toro por los cuernos

Con este panorama toma especial relevancia la idea de que en cada sitio se coja el toro por los cuernos y se organicen por su cuenta, incluso iniciativas tan sorprendentes para estas zonas como puede ser un encuentro de poesía. Recuerda a los tiempos en que presidentes como José Bono, mientras elogiaban a los ediles que en sus visitas les pedían inversiones para sus ayuntamientos, diciéndoles que tenían que ser ‘pedigüeños’, a su vez también se les animaba a que se ganasen las subvenciones y ellos supieran hacer propuestas interesantes para el bienestar de sus propios vecinos, o bien, que aportasen, técnica o económicamente, lo que buenamente estuviese en su mano. Es decir, que hay que trabajarse las ayudas y no estar sólo a la sopa boba y a verlas venir

 Por eso, en este caso, si los apoyos o las innumerables promesas no acaban de llegar nunca a los pueblecitos de nuestro entorno tiene aún mayor relevancia que ellos mismos tiren del carro y realicen iniciativas del tipo de la llevada a cabo el pasado fin de semana en Campillo de Ranas. Eso se llama en el lenguaje llano, “tener un par”. Precisamente, esta localidad destaca, entre otras veleidades, por ser uno de los mejores ejemplos de la ‘Arquitectura Negra’ de la provincia de Guadalajara. Y ya, si encima se es capaz de reunir a poetas de nivel en ese entorno miel sobre hojuelas. Sin estar allí, nos podemos imaginar el ambiente bucólico e idílico que se formó durante los días 12 y 13 de noviembre en la zona. Algo sublime.

Sin embargo, lo más destacado es esa manera de hacer cada uno lo que pueda por su cuenta y en su pueblo. Y está claro. También se puede. De hecho, en la plaza del Reloj, se desarrolló el Primer Otoño de Poesía y Música. Fernando Barbero, uno de los culpables de la loable iniciativa y autor del poemario ilustrado con tintes orientales y mediterráneos, Bosques, Montañas y Gente, entre otros, decía que “las personas asistentes expresaron su felicidad al haber tenido la suerte de venir. Ha hecho bastante frío, pero quien participó en el evento no se levantó de la silla en ningún momento”.  Y, añadía: “El nivel poético y musical ha sido excelente”. Destacaron incluso las intervenciones de relevantes artistas de la talla de Carlos Ávila, Matías Escalera, Andrés Izu o María Ángeles Maeso. Y hubo hasta un micrófono abierto, en el que algunos  voluntarios protagonizaban lecturas libres. Sin que tampoco faltasen a la cita temas de algunos cantautores.  Tomar la iniciativa, situarse, por momentos y con los medios escasos con que se cuenta, en la vanguardia social, literaria y cultural, impulsando propuestas de índole tan diversa, lejos del vulcanal ruido, es para aplaudir hasta dejarse las palmas de las manos doloridas. La muestra sucedida en Campillo confirma que con voluntad, ganas de trabajar y tomarse las cosas en serio todo es posible. Hasta escuchar poesía en plena naturaleza y en una de las cunas de la ‘Pizarra Negra’. Algunos no se acuerdan de las zonas despobladas, salvo cuando se percibe el olor electoral, pero el ejemplo que han dado en esta localidad es un auténtico puñetazo encima de la mesa de los que pregonan anuncios que luego no cumplen o lo hacen tímidamente; demasiado tibios. La materia prima es la que vale, no sólo la material. Que tome nota a quien corresponda hacerlo.

Adiós maestra

Por David Sierra

Suena el reloj. Las campanas repican con entusiasmo avisando de la algarabía. La plaza del pueblo se alborota. Carreras, juegos, ese pilla-pilla que poco a poco se torna cada vez más agresivo. Los primeros sudores tras el desayuno no amansa a las fieras a las que les cuesta mantener la atención y el orden. En la puerta, el automóvil de la maestra y su presencia en el portalillo convierte la anarquía en dictadura. La fila, corta como un tren sin vagones, se forma de inmediato. En parejas, uno queda solo. La lástima de ser impares en el aula. La escuela ha conseguido salvar un año más su existencia. Un alivio. Otros ya no pueden contar lo mismo.

Escuela-Campilllo-de-Ranas-1

Escuela de Campillo de Ranas. / Fuente: Henares al Día.

Sigue leyendo

La Arquitectura Negra

blog-18-campillo-de-ranas-foto-pueblos-de-la-arquitectura-negra

Campillo de Ranas // Foto: Pueblos Arquitectura Negra.

Por Julio Martínez.

Hay muchos lugares en Guadalajara que bien merecen una visita. Incluso varias. Uno de ellos es la Arquitectura Negra. Se trata de una zona ubicada al norte de la provincia, que destaca por sus singulares edificios –realizados a base de pizarra–, y por sus tradiciones ancestrales, como los danzantes, los vaquillones y las romerías. Todo ello, además, enmarcado en un entorno natural en el que coexisten bosques únicos y altas montañas. Un lujo.   Sigue leyendo

La Sierra viva

Bailes tradicionales durante el VII Día de la Sierra celebrado en El Cardoso, en 2014. Foto:// Asociación Serranía

Folklore durante el VII Día de la Sierra, en El Cardoso, en 2014. // Foto: Asoc. Serranía

Por Raquel Gamo

Lo que empezó como una aventura sin pretensiones se ha convertido ya en una de las actividades más destacadas del calendario festivo de la provincia. Hoy, como cada sábado después del día del Pilar, se celebra el Día de la Sierra. Será la novena edición. Casi una década después, la Asociación Serranía ha demostrado que es posible aunar la divulgación cultural de aquellos rasgos que identifican a los serranos, sin perder el tono reivindicativo acorde con cualquier entidad preocupada por su entorno. Huyendo siempre del sectarismo político y con una visión global, constructiva e integradora. Sigue leyendo