El agravio comparativo

La justicia convertida en árbitro de fútbol. Foto: El Gráfico.

La justicia convertida en árbitro de fútbol. Foto: El Gráfico.

Por Ana G. Hernández

Sinceramente la semana pasada di por cerrado el capítulo judicial para centrarme en el deportivo haciendo referencia a ese círculo vicioso que terminó con el descenso administrativo de Real Murcia y el ascenso de Carlos Terrazas y su Mirandés a Segunda División. Sin embargo, cómo iba yo a prever el domingo pasado, cuando escribía el artículo, que el Juzgado Número 7 de lo Mercantil de Madrid iba a conceder la cautelar al Real Murcia y que la justicia ordinaria iba a entrar en conflicto con la justicia deportiva. Es más, cómo iba a preverlo después de que el verano pasado, en una situación semejante con el Deportivo Guadalajara aferrándose al clavo ardiendo de la ‘cautelarísima’, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo le denegara esa gracia al club alcarreño. Sencillamente, di carpetazo al asunto por eso de que todos somos iguales ante la justicia y, como todos somos iguales, el Real Murcia sería igual que el Deportivo Guadalajara. Sin embargo, me equivocaba.

Cierto es que el club pimentonero eligió ir por lo mercantil, una cautelar que entra más bien raspando por esa vía, y que los alcarreños optaron por la otra vía y que quizá de esa diferencia derive el agravio comparativo entre los dos clubes. Lo que me hace pensar, por un lado, en si los abogados del Depor no supieron ver esa posibilidad que sí vieron con clarividencia los letrados del Murcia. Y, por el otro, en si lo que pasa es que nos están tomando el pelo, y por primera vez desde que llevo escribiendo en El Hexagono de Guadalajara me incluyo en la reflexión. Obviamente, no creo que los defensores morados hayan tenido que ver en que la cautelar no haya llegado a buen puerto. Por lo que, el argumento de que nos están tomando el pelo crece enteros.

Germán Retuerta junto a los encargados de la defensa del Depor. Foto: Deportivo Guadalajara.

Germán Retuerta junto a los encargados de la defensa del Depor. Foto: Deportivo Guadalajara.

Siempre fui de la opinión de que si el Deportivo Guadalajara hizo algo mal en su ampliación de capital y la justicia lo demuestra, la entidad debe pagar por ello. Exactamente igual que cuando un personaje público utiliza su posición para lucrarse fraudulentamente a costa del Estado. El problema es que vivimos en España y en España muchas veces las normas están para saltárselas y ponerse el mundo por montera. Y si encima desde el tercer poder te echan un cable, pues mejor que mejor. El segundo problema es que en España no podemos aprovecharnos todos del primer problema, obviamente porque sino nuestro sistema se vendría abajo y habría que construirlo desde sus cimientos y, qué demonios, los que sí se aprovechan perderían sus privilegios. Y todo ello nos conduce al tercer problema, la desigualdad reinante, que nada tiene que ver con eso que dice la Constitución de que todos somos iguales ante la ley.

Los más expertos que yo en ciclismo se echarían las manos a la cabeza con lo que voy a decir, pero me va a servir para ilustrar la igualdad de la que hablo. Si un corredor dopado gana seis Tours de Francia consecutivos ante rivales que, al igual que él, iban dopados para tener mejor rendimiento; ¿no será que ese corredor era superior al resto, dopado o sin dopar? Pues en el deporte rey ocurre lo mismo, aunque sin poder extrapolarlo al pie de la letra claro. Si muchos equipos están haciendo trampas, es decir, no cumplir al pie de la letra con las normas del juego, y se les permite seguir jugando en Primera y Segunda División, ¿por qué a otros equipos se les castiga por hacer esas mismas trampas? La igualdad de esos Tours, a pesar de estar adulterados, nada tiene que ver con la desigualdad que reina en el mundo del fútbol. El pez grande se come al pequeño y, encima, lo aplaudimos… Como muestra el despliegue mediático por el posible descenso administrativo de un ‘histórico’ y su comparación con un descenso administrativo que parece olvidado fuera de las fronteras de la provincia.

De interés general

Parte de la afición morada. Foto: La Crónica.

Parte de la afición morada. Foto: La Crónica.

Por Ana G. Hernández

No se podía hacer esperar mucho más tiempo, sobre todo después de que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional denegara la ‘cautelarísima’ al Deportivo Guadalajara. La directiva morada mueve sus fichas para la próxima temporada en forma de renovaciones. La primera, como no podía ser de otra forma, la del cuerpo técnico que llevó al cuadro alcarreño a la quinta posición del Grupo IV de Segunda B sin apenas tiempo para montar el equipo; la segunda, solo son propuestas por el momento, la de parte de los jugadores de la plantilla de la campaña pasada, que, además de quedarse a las puertas del play-off, lograron alzarse con el subcampeonato de la Copa Federación. Vayamos por partes…

… la extinta ‘cautelarísima’. La Audiencia rechazó este recurso del club al considerar que el interés general de la Liga Profesional de Fútbol (LPF) prevalecía sobre el interés particular de una única entidad, puesto que los trastornos ocasionados de su regreso a Segunda División serían mayores que el mantener su descenso administrativo. Los magistrados lo justifican explicando que la sentencia del descenso se ejecutó la temporada pasada y que, por ese mismo motivo, el daño ya estaba causado. En otras palabras, que el tribunal considera que dado que el mal ya está hecho y que revertir el descenso haría mucho más daño a la competición que la situación actual, pues que lo dejan como está y que lo solucione la justicia ordinaria.

No nos vamos a rasgar las vestiduras por esta decisión, lo cierto es que la negativa de la Audiencia era esperada, pero no por ello deja de ser dolorosa. También es cierto que ahora es cuando empieza el verdadero camino para demostrar si la ampliación de capital que llevó a cabo la directiva fue correcta o no, si fue injusto el descenso administrativo al que sometió al equipo la LPF, o si por el contrario, Tebas y cía descendieron al Depor con todas las de la ley, aunque nunca aplicando el mismo rasero que con otros clubes. Esos son los grandes interrogantes que la justicia dilucidará dentro de un puñado de años, porque, seamos realistas, el tercer poder del Estado lleva su propio ritmo.

… la renovación del cuerpo técnico. Carlos Pérez Salvachúa y Jorge Martín seguirán al frente del proyecto deportivista una temporada más. El primero sumará así su séptima temporada en el club alcarreño, mientras que el segundo cumplirá su décima campaña a orillas del Henares. Dos hombres que conocen la casa desde sus cimientos y que han vivido las alegrías y las penas del Deportivo Guadalajara. Dos hombres que la campaña pasada, cuando ellos ya eran los grandes responsables de la parcela deportiva, se quedaron con la miel en los labios en dos ocasiones (Copa Federación y play-off) y que realizaron una gran campaña partiendo de la base que tenían a dos semanas de su comienzo.

… las propuestas de renovación a parte de la plantilla. La directiva alcarreña decidió hacer oficial los nombres de los futbolistas que tienen la posibilidad de volver a jugar en el Depor la próxima temporada, a falta de que los futbolistas den el sí quiero a la entidad morada. Un total de diez nombres, entre los que se encuentran los canteranos Pérez, Ballesteros y Escribá, que serán los mimbres sobre los que construir el equipo play-off de la próxima campaña. Álvaro Campos, Álvaro Zazo, Rida, Moyano, Javi López, Arroyo y Toledo son los que cuentan con la confianza del club, aunque, seguramente, alguno de los que han optado por firmar con otros equipos podrían haber engrosado esta lista perfectamente.

Dicho esto, la directiva cuenta con dos semanas para cerrar la plantilla y comenzar la pretemporada. Este verano no debe pillarles el toro del comienzo de la competición. Este verano el Depor debe planificar su asalto al play-off de ascenso. La ‘cautelarísima’ no funcionó, habrá que hacer méritos deportivos nuevamente.