La milla de oro

Por Gloria Magro.

El kilómetro cero del consumo en Guadalajara no está a día de hoy en la calle Virgen del Amparo, como podría suponerse, ni tampoco en el popular barrio de La Llanilla y sus aledaños, el único que parece resistir como zona comercial contra viento y marea, o más bien, contra viento y pandemia. La milla de oro de la ciudad se sitúa, sorprendentemente, fuera de la ciudad y en un polígono industrial, El Balconcillo. Allí, en torno a la rotonda de acceso a la calle Méjico se concentra en la actualidad el mayor número de metros cuadrados dedicados al sector de la alimentación, el único que a día de hoy crece de forma física y continuada sin que ningún Covid lo pare. Las nuevas aperturas de supermercados así lo avalan y también la avalancha de guadalajareños que cada día colapsan una zona que no parece preparada para recibirlos.

Sigue leyendo