El NO-DO en Guadalajara: El mundo entero al alcance de todos los guadalajareños

Sergio Velasco, autor del libro 'El No-Do en Guadalajara'.

Sergio Velasco, autor del libro ‘El No-Do en Guadalajara.

Por Sergio Velasco*

El No-Do, acrónimo de Noticiarios y Documentales, se creó como un servicio de difusión de noticiarios y reportajes filmados en España y en el extranjero. Nació con el fin de concentrar los diversos informativos de las organizaciones políticas del Régimen y se presentó con un objetivo ambicioso y atractivo en tiempos de postguerra: poner “el mundo entero al alcance de todos los españoles”.

Desde su nacimiento, el No-Do fue una herramienta de propaganda política, un instrumento de educación popular en los principios ideológicos del Régimen y un vehículo para fomentar el culto personalista a la figura del Jefe de Estado y a las instituciones franquistas. Los reportajes mostraban manifestaciones de adhesión al sistema dictatorial, la cerrada relación Iglesia-Estado concretada en la imagen de Franco bajo palio, la visión humanizada del Jefe de Estado con proliferación de escenas familiares, las inauguraciones de fábricas y pantanos, o los habituales desfiles militares que servían para recordar que hubo un vencedor en la Guerra Civil.

Sigue leyendo

Guadalajara de cine

Por Julián de la Fuente Prieto*

El productor audiovisual y profesor universitario Julián de la Fuente Prieto.

El productor audiovisual y profesor universitario Julián de la Fuente Prieto.

No hace muchos años, cuando todavía existían las cintas de vídeo, había una película que cualquier guadalajareño que se precie debía tener grabada. Se trataba de Espartaco (1960); la película en la que Kirk Douglas interpretaba al esclavo tracio que puso en jaque al ejército romano. No dudo que en Guadalajara hay muchos cinéfilos que disfrutan del clásico de Stanley Kubrick, pero las razones para conservar a mano la grabación de esta película eran otras muy diferentes. Me consta que muchos apuntaban en el borde de la cinta el minutado de una secuencia probablemente irrelevante en el magnífico guion de Dalton Trumbo; el momento en el que la muchedumbre de esclavos que lidera Espartaco emprende su éxodo para salir de la Península Itálica. La razón para resaltar esta parte de la película no era otra que la elección por parte del productor Samuel Bronston de los alrededores de nuestra Peña Hueva, para rodar esta secuencia en la que participaron cientos de guadalajareños como extras.

Sigue leyendo