Liebre, altas capacidades

 

Liebre1

Por Mabel González Centenera (*)

Liebre. Imagino que los lectores al leer “Liebre, altas capacidades” se habrán preguntado “¿Y qué tiene que ver una liebre con los superdotados?”  Sigue leyendo

El monstruo del saco viene al colegio

Las entradas de los colegios se llenan de coches. // Foto: Diario Sur

Las entradas de los colegios se llenan de coches. // Foto: Diario Sur

Por Patricia Biosca

Paseando por Guadalajara un lunes, de repente sorprendía una masa de gente y coches concentrada en un punto de una céntrica calle. Lo primero que se viene a la mente de aquí quien escribe es que ha habido algún suceso. No sé por qué, en este tipo de situaciones imagino a una señora con la cadera rota, atendida por los viandantes, que miran preocupados la escena esperando a que llegue la ambulancia, mientras la anciana dice entre la lástima y la adivinación: “¡Lo sabía! ¡Si es que sabía que esa acera no estaba bien y que me iba a escurrir…! ¡Lo sabía!”. Pero no. Pocos segundos después me he percatado que la media de edad de los allí presentes les aleja en muchas décadas de la jubilación y que sus caderas aún tienen mucho trote. Se trataba de la puerta de un colegio, pero paralizaba de igual manera que el percance imaginario de la señora toda la vida de un punto de la ciudad. La diferencia: se produce todos los días, al menos dos veces. Diez a la semana. Cuarenta al mes. Sigue leyendo

Los mil y un Marruecos

Morian1

Por Morian Parrilla.*

Sentada en tu sofá -quizás incluso cenando- con miles de quebraderos en la cabeza después de uno de esos días interminables, te asomas a esa ventana que nos conecta al mundo, llamada televisión, y ves como las noticias nos cuentan que día tras días la gente se deja la vida ahogada en el mar, en ese océano que une dos continentes diferentes. Y tú, bajo tu techo, piensas qué narices estará pensando esa gente para lanzarse al mar y abandonar todo por algo desconocido. Sigue leyendo

Los interminables deberes

Abel de Céspedes, el padre que ha ganado una batalla contra la Inspección Educativa por los deberes de sus hijos. // Foto: ABC

Abel de Céspedes, el padre que ha ganado una batalla contra la Inspección Educativa por los deberes de sus hijos. // Foto: ABC

Por Concha Balenzategui

El pasado fin de semana, como casi todos los de primavera, la provincia de Guadalajara ha sido un bullicio de actividad. Pareciera que el buen tiempo nos quiere echar de casa, y las propuestas de ocio se multiplican, al aire libre y a cubierto, culturales, deportivas, festivas e incluso políticas, pues los partidos añaden conciertos y otros ganchos a sus saraos para lanzar sus mensajes. Pero como todos los fines de semana, la agenda de muchas familias se ve supeditada a un factor imponderable: los deberes de los niños. Sigue leyendo