Consultas vecinales sí, pero no así

Por Raquel Gamo

La convocatoria de consultas vecinales como fórmula para dar voz a la sociedad sobre cuestiones políticas resulta, a priori, positiva. Es, sin duda, una forma de acercar la política a la gente, de implicar a los vecinos en la “res publica”, más allá de la participación en unas elecciones cada cuatro años. Las consultas potencian la participación democrática y favorece la transparencia de la gestión local. Algo de lo que muchos ayuntamientos de España adolecen.

Sigue leyendo