El problema está debajo (de la boina)

69c5dcb266f1ac5a55d01bcfb6871086_XL.jpg

Guadalajara tiene una pantalla que informa de la concentración de diferentes contaminantes en el aire. // Foto: guadaque.com

Por Borja Montero

El ser humano siempre ha sentido una tremenda fascinación por las cosas ocultas, lo que se esconde detrás de lo evidente. Más allá de lo de mirar por el ojo de la cerradura de una puerta cerrada o pegar la oreja al tabique de la habitación contigua, esta curiosidad de los descontentos con las explicaciones fáciles y los disconformes con los usos y costumbres ha estado en la base de multitud de descubrimientos que han hecho avanzar la humanidad. A pesar de ello, y cada vez con más frecuencia, el foco de atención de los medios de comunicacion y nuestros convencinos en las redes sociales se queda precisamente en lo cosmético, lo anecdótico, con aquello que se puede ver con un simple vistazo (y con lo que se pueda hacer un comentario ingenioso), como en aquel dicho popular sobre un dedo que señala la luna y un tonto que mira al dedo. Muchos análisis se quedan en la boina, y no se dan cuenta de todo lo que hay debajo.

Sigue leyendo

Anuncios

‘La boina’

Por David Sierra

Cuando coges el coche y te dispones a viajar hacia la capital de España es habitual observar sobre los edificios una particular ‘boina’ de partículas grisáceas que representan la polución que atesora la gran ciudad. Ese manto de humo tóxico es mucho más evidente cuando, tal y como sucede en esta época, se da la circunstancia de la inexistencia de lluvias durante varias semanas. La situación se complica si, además, las temperaturas nocturnas descienden drásticamente durante toda la noche y la madrugada porque, a pesar de los avaneces en el ahorro energético, las calefacciones siguen sosteniéndose a base de combustibles fósiles. Con alivio, quienes vivimos en los núcleos más alejados de la gran urbe respiramos cuando nos acercamos a nuestro pequeño reducto urbano.

Sigue leyendo

La cosmética

1506320690_621272_1506321184_sumario_grande

La concejala de Movilidad, Encarnación Jiménez, coloca una de las pegatinas de la campaña “Aparca y camina” en un parquímetro de la plaza de la Concatedral de Santa María. // Foto: SER Guadalajara

Por Borja Montero

A pesar de que Wikipedia parece ser el gran centro del saber en nuestros días, al que acudir en caso de cualquier duda, ya sea en un trabajo universitario o en la barra del bar; no está de mas recurrir al diccionario de toda la vida, en el que, a pesar de una menor profusión de datos, se encuentran definiciones mucho más certeras y diferentes significados de un mismo vocablo que, con la debida mala baba, pueden tener su cierta carga de ironía. Así, la palabra que encabeza estas líneas, cosmética, viene definida por la Real Academia de la Lengua, en su ultima acepción, como “arte de emplear los productos cosméticos”, alertando en el ejemplo de uso que sigue que puede emplearse en un sentido figurado. Así, en el tiempo de las redes sociales, de la lectura rápida y de la imagen que se impone sobre las mil palabras (y las que le pongas), gran parte de la acción política de las distintas administraciones y de los partidos tiene mucho más que ver con la superficialidad propia de la cosmética que con la pretendida trascendencia que se le presupone a la política, como si ésta hubiera dejado de ser el “arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado”, citando las mismas fuentes enciclopédicas, para tornarse en un claro exponente de esa faceta más de fachada que persigue la cosmética. Como siempre, lo que sigue es un ejemplo ilustrativo que tenemos a la puerta de casa. Sigue leyendo

¡Por un Tajo vivo y limpio!

tajo-verdadera-el-diario

Espumarajos en el río Tajo a su paso por Toledo. Foto: eldiario.es

Por Julio Martínez

Hace unos días saltaba la noticia. El protagonista era otra vez el Tajo. En esta ocasión, por contaminación. Impresionaban los espumarajos que presentaba el río a su paso por Toledo. Una espesa capa blanca flotaba de forma sinuosa por el cauce. Era perturbador cómo pasaba esa pasta bajo los diferentes puentes de la Ciudad Imperial. La imagen no dejaba lugar a dudas. Se trataba de un vertido. Y de los gordos. Pero hasta que los medios no se hicieron eco del suceso, las reacciones brillaron por su ausencia. Sigue leyendo