Pedro Solís, Guinness de La Alcarria

pedro_cuerda

Pedro Solís mostrando la cuerda tras ganar el Goya al mejor corto de animación. // Foto: EFE

Por Patricia Biosca

Podría mirarte por encima del hombro porque su palmarés le da para eso. Y para vivir en lugares donde se respira cultura, donde convergen los artistas, donde de un simple saludo sale una película con premio. Pero él no. Él decide seguir viviendo en Guadalajara, esa ciudad muchas veces ingrata en ocio y pasatiempos, esa que es eclipsada por otras demasiado a menudo, esa en la que el transporte público funciona regular o en la que se reparten los solares de viejas glorias de edificios venidos a menos abandonados a su suerte. Y mientras él va a comprar el pan, coge el autobús, se presta para cualquier proyecto para el que le llaman sin poner pegas, sin sufrir de “estrellitis”. Vive y respira un lugar que le sirve de inspiración cuando a pocos les ocurre, en un alarde de generosidad que pocos tienen. Él es Pedro Solís, productor, guionista y director de animación al que un día corriendo por la Ruta del Colesterol se le ocurrió el corto más premiado del mundo certificado por un Record Guinness: “Cuerdas”. Sigue leyendo