Románticos por Naturaleza

Por Gustavo García

Hace unos días me encontré viendo por casualidad con un programa de TVE que era un compendio de reportajes sobre personas que habían abandonado sus trabajos, más o menos, confortables en la ciudad para vivir en los pueblos y, claro, normalmente de los recursos que en las zonas rurales se disponen: la agricultura y la ganadería. Eso me hizo recordar a mí que llevo ya una década, en la que hice lo mismo. En 2012 comencé a aprender en serio lo que supone dedicarse a intentar vivir del campo. En ese momento, las circunstancias variadas supusieron que dejara a un lado la licenciatura de Periodismo y casi 30 años de dedicación a la profesión para la cual me había preparado previamente en la universidad y en los primeros años de contacto con los medios, ya en la práctica pura y dura. El cambio fue profundo, aunque ya conocía –o eso creía– la nueva faceta a la que me empezaba a dedicar en exclusiva.

Sigue leyendo