Un Dépor de miedo

Por David Gómez

guadalajara-mora

El Dépor celebrando el tanto de la victoria en Mora | Foto: David Loeches (@MrLoeches)

El fútbol es un deporte de paradojas y, por qué no decirlo, de coincidencias. Veinte años después, el Deportivo Guadalajara visitaba de nuevo el Estadio de Las Delicias en Tercera División. Una visita temible para aquellos amantes de las estadísticas, puesto que en sus dos visitas a Mora, el Dépor nunca había salido con un triunfo bajo el brazo. Es más, sus únicos precedentes se habían saldado siempre con derrotas por la mínima (1-0 en la temporada 93/94 y 2-1 en la 96/97). Tiempos muy lejanos para el servidor que hoy se estrena en este blog. Mucho ha llovido desde entonces en el Escartín. Sin embargo, toda vez que las fechas de Halloween se acercan, el conjunto morado salió al césped de la localidad toledana sin temor alguno. Más bien, es todo lo contrario. Este Dépor infunde miedo en sus rivales e hizo de Las Delicias su propio jardín. Sigue leyendo

Anuncios

Balón parado, apuesta segura

Por Ana G. Hernández

Portada-Dépor-Almansa

Migue Montes celebra con sus compañeros el tanto de la victoria. // Foto: CD Guadalajara.

Este fin de semana dos de los tres representantes guadalajareños en Tercera ganaron sus respectivos encuentros tras aprovechar balones parados. Un lance del juego que ayudó hace dos temporadas a ganar la Liga al Atlético de Madrid, por mencionar el ejemplo de mayor envergadura de saber aprovechar estas ocasiones, y que en categorías interiores a Primera se torna en vital para la supervivencia de muchos equipos, debido a las dimensiones de los campos de fútbol.

Y uno de los equipos más poderosos de la categoría en este sentido es el Azuqueca. En la entidad rojinegra convergen desde hace algunas temporadas una serie de jugadores excepcionalmente altos y que rematan de maravilla de cabeza. Es el caso de los Pancorbo o Tena, dos de los centrales más goleadores de la categoría y que mas peligro generan en acciones a balón parado. Y eso, que respecto de la temporada pasada, los azudenses han perdido poder con las bajas de Esaú, Miguelón o Luiyi. No obstante, este sábado las bajas no se notaron a la hora de rematar faltas o saques de esquina. Los tres goles que anotó el Azuqueca contra el Conquense fueron precedidos de balones parados que Javi Heranz, otro con centímetros para regalar, el propio Tena y el juvenil Javi Martín. Eso por no mencionar la variante de Pancorbo como delantero centro que descolocó al Conquense los primeros minutos. Sigue leyendo

La cuesta abajo del Trofeo Alcarria

Por Ana G. Hernández

trofeo alcarria

Cartel promocional del XXIX Trofeo Alcarria disputado entre el Depor y el Atlético de Madrid. // Foto: Colchonero.com

Hace ya 13 años acudí por primera vez en mi vida a ver un partido del Deportivo Guadalajara en el Pedro Escartín o, por lo menos, que yo recuerde. Era el mes de agosto o probablemente el mes de septiembre durante la semana grande de la capital. Lo que sí tengo claro es que se celebraba el Trofeo Alcarria y que el equipo invitado era el Atlético de Madrid. Por aquel entonces y, como quien dice, era un recién ascendido de Segunda, aunque quizá el equipo con más nombre que disputó alguna vez el trofeo. De ahí que miles de guadalajareños acudiéramos a la cita que nos propuso el equipo de nuestra ciudad.

Recuerdo ver el partido enfrente de la tribuna, apoyada en una valla rodeada de gente. Recuerdo que el Depor plantó cara en la primera mitad, pero que en la segunda, con la salida de Movilla en la medular rojiblanca, el panorama cambió radicalmente. Quizá también el físico contribuyó a ese bajón morado. Recuerdo que Gregorio Manzano, el entrenador que por aquel entonces regentaba el banquillo colchonero, dispuso un once plagado de desconocidos, pero que terminó goleando de forma solvente, como era de esperar. Recuerdo la invasión final en el césped del Escartín. En definitiva, recuerdo que eran otros tiempos. Sigue leyendo

Ilusión deportivista

Alberruche

Sergio Alberruche, jefe de comunicación del Deportivo Guadalajara / Foto: José Enrique Nieto

Por Sergio Alberruche Oter *

Hace un par de meses, el 13 de junio, mientras la humedad ambiental posterior a una tormenta se hacía palpable en la noche de Torrent, los aficionados deportivistas, con los integrantes de la Peña La Zorra Alkarreña a la cabeza, trataban de insuflar ánimo entre sus propias lágrimas a los desconsolados jugadores del CD Guadalajara, que habían acariciado esa tarde su pase a la final de ascenso a Segunda División, pero que acababan de ser eliminados por el Huracán Valencia CF, después de once duros meses de trabajo en los que, para todos aquellos que vivimos su día a día, quizá hubieran merecido una mayor recompensa en su cénit. Pero, en realidad, lo verdaderamente sorprendente del fútbol, su mayor atracción, es su capacidad para vivir en un presente persistente, su capacidad de continua revancha con el pasado, y apenas dos meses después llega ya una nueva temporada, con sus partidos y entrenamientos, que esconde esa instantánea mental en algún lugar reservado de la memoria y que permite cambiar los llantos de los espectadores por unas nuevas sonrisas, los pretéritos objetivos no alcanzados por unos nuevos objetivos a alcanzar.

Decía el mítico entrenador Brian Clough (me van a permitir, si les gusta el fútbol y el cine, que les recomiende la película The Damned United, centrada en los 44 días de 1974 en los que el británico ostentó el cargo de mánager en el Leeds United) que en el fútbol “no hay punto medio”, y esa máxima parece perfectamente aplicable a la realidad de la reciente historia del Dépor: el ascenso es siempre el objetivo. También en el renovado conjunto morado de esta temporada 2015/2016. Un objetivo que se ha convertido en la propia razón de existir del club alcarreño y que encuentra su sustento en los exitosos datos deportivos: desde que en el curso 2006/2007 Guadalajara dejara de ser con el ascenso del Dépor la única provincia que nunca había tenido un equipo más allá de Tercera División (“Había una vez un equipo de Tercera, que no podía, no podía ascender”, cantaban los integrantes de “La Zorra” por aquel entonces), la entidad deportivista acumula dos temporadas en Segunda División, un ascenso a la categoría de plata y otros dos play-off de ascenso más en ocho campañas ligueras. La ambición como camino y destino, como principio, nudo y desenlace.

Sigue leyendo

Sinfonía morada

Por Ana G. Hernández

Guadalajara-Fuenlabrada

Los jugadores morados celebran el tanto de la victoria de Molinero. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Un gran chut de Abel Molinero desde media distancia dio los tres puntos al Deportivo Guadalajara en un día en el que regresó al once titular Kevin Ulbrich, el otro gran artífice de la victoria. Y es que, el extremo y el portero fueron los nombres propios de un partido en el que los de Pérez Salvachúa merecieron ganar, pero en el que no tuvieron todas consigo, especialmente en la segunda mitad. En frente, un Fuenlabrada superado por las circunstancias en el primer acto, pero que se supo recomponer en el segundo apoderándose de la medular y generando una incertidumbre impropia de los primeros 45 minutos morados. Sigue leyendo

La maldición del País Vasco

El Depor suma su cuarta derrota en tierras vascas.

El Depor suma su cuarta derrota en tierras vascas. Foto: Sestao River.

Por Ana G. Hernández

No hay que ser ningún analista para saber que las visitas a Euskadi del Deportivo Guadalajara se cuentan como catástrofes: 0 puntos de 12 posibles. De hecho, solo hace falta mirar las estadísticas y comprobar que de los seis partidos que ha perdido el equipo morado esta temporada, cuatro son en las Vascongadas. De hecho, el cuadro entrenado por Pérez Salvachúa no conoció la derrota ni en diciembre ni en enero y ya se pueden hacer una idea de cuál fue la piedra que se cruzó en su camino el 30 de noviembre: Barakaldo (Vizcaya, País Vasco). Sigue leyendo

Balance positivo de la primera vuelta

Depor celebran uno de los tantos ante el Rayo B. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Los jugadores del Depor celebran uno de los tantos ante el Rayo B. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Por Ana G. Hernández

El Deportivo Guadalajara solventó sus dos grandes estigmas en este final de la primera vuelta ante el filial del Rayo Vallecano: venció a domicilio y dejó su portería a cero. No en vano y aunque los alcarreños hayan sumado 12 puntos de los 30 disponibles lejos del Pedro Escartín, salvando la media británica, la sensación del equipo siempre que marchaba lejos de su feudo era de inestabilidad. De hecho, sus tres victorias a domicilio tienen un mismo patrón, ante equipos de la zona baja de la clasificación (el Conquense y el Rayo B se sitúan en puestos de descenso y el Fuenlabrada está a tres puntos de estarlo). La misma estela que la del empate en el Cerro del Espino ante el colista de la categoría o la de las tablas ante un Socuéllamos del que se presupone menor entidad. Eso sí, también sacó otro valioso empate ante el Huesca, que actualmente comanda la clasificación.

Sigue leyendo