Sinfonía morada

Por Ana G. Hernández

Guadalajara-Fuenlabrada

Los jugadores morados celebran el tanto de la victoria de Molinero. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Un gran chut de Abel Molinero desde media distancia dio los tres puntos al Deportivo Guadalajara en un día en el que regresó al once titular Kevin Ulbrich, el otro gran artífice de la victoria. Y es que, el extremo y el portero fueron los nombres propios de un partido en el que los de Pérez Salvachúa merecieron ganar, pero en el que no tuvieron todas consigo, especialmente en la segunda mitad. En frente, un Fuenlabrada superado por las circunstancias en el primer acto, pero que se supo recomponer en el segundo apoderándose de la medular y generando una incertidumbre impropia de los primeros 45 minutos morados. Sigue leyendo

La maldición del País Vasco

El Depor suma su cuarta derrota en tierras vascas.

El Depor suma su cuarta derrota en tierras vascas. Foto: Sestao River.

Por Ana G. Hernández

No hay que ser ningún analista para saber que las visitas a Euskadi del Deportivo Guadalajara se cuentan como catástrofes: 0 puntos de 12 posibles. De hecho, solo hace falta mirar las estadísticas y comprobar que de los seis partidos que ha perdido el equipo morado esta temporada, cuatro son en las Vascongadas. De hecho, el cuadro entrenado por Pérez Salvachúa no conoció la derrota ni en diciembre ni en enero y ya se pueden hacer una idea de cuál fue la piedra que se cruzó en su camino el 30 de noviembre: Barakaldo (Vizcaya, País Vasco). Sigue leyendo

Balance positivo de la primera vuelta

Depor celebran uno de los tantos ante el Rayo B. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Los jugadores del Depor celebran uno de los tantos ante el Rayo B. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Por Ana G. Hernández

El Deportivo Guadalajara solventó sus dos grandes estigmas en este final de la primera vuelta ante el filial del Rayo Vallecano: venció a domicilio y dejó su portería a cero. No en vano y aunque los alcarreños hayan sumado 12 puntos de los 30 disponibles lejos del Pedro Escartín, salvando la media británica, la sensación del equipo siempre que marchaba lejos de su feudo era de inestabilidad. De hecho, sus tres victorias a domicilio tienen un mismo patrón, ante equipos de la zona baja de la clasificación (el Conquense y el Rayo B se sitúan en puestos de descenso y el Fuenlabrada está a tres puntos de estarlo). La misma estela que la del empate en el Cerro del Espino ante el colista de la categoría o la de las tablas ante un Socuéllamos del que se presupone menor entidad. Eso sí, también sacó otro valioso empate ante el Huesca, que actualmente comanda la clasificación.

Sigue leyendo

La unión del Depor

Por Ana G. Hernández

Germán Retuerta comparece en rueda de prensa. Foto: Deportivo Guadalajara.

Germán Retuerta en la rueda de prensa del pasado 18 de diciembre. Foto: Deportivo Guadalajara.

El llamamiento a la unidad del deportivismo entorno a Germán Retuerta, presidente del club, es el mensaje implícito que se desprende de la carta que dirigió a la afición. Ese y que es absolutamente inocente después de que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) retirara la querella interpuesta sobre su persona por estafa, administración desleal y malversación de fondos. Una carta en la que el directivo volvió a recordar todas las cosas que había hecho por el Deportivo Guadalajara y que, supongo, muchos de vosotros ya habréis leído.

No hay que ser ciego para dar a Retuerta la razón en este último punto. De su mano, la entidad morada encontró su cenit tras décadas de ostracismo en la Tercera División. Lo encontró gracias a que, por primera vez en la historia del club alcarreño, se invirtió dinero y se creyó en las posibilidades del equipo. Y no solo eso, también consiguió, por primera vez en su historia, que el Depor enganchara a una parte de la población de Guadalajara que siempre estuvo más preocupada de lo que sucedía en el Bernabeu o en el Camp Nou que en el Escartín.

Nadie le puede negar estos méritos a Germán Retuerta, pero tampoco que su mala gestión administrativa en la temporada del ascenso a Liga Adelante dio con los huesos del Depor en Segunda B. La sentencia del Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 3, a fecha de 22 de octubre de este año, así lo rubrica. Sin embargo, que la LFP haya retirado la querella contra el mandatario, no significa que el club alcarreño haya recuperado su categoría. Y es que, ambos temas, aunque relacionados, nada tienen que ver. Mientras la entidad respondió por la vía administrativa, los administradores del club debían responder por la vía penal. Y, precisamente, es esta vía la que quedó paralizada sin que la entidad morada se vea afectada de ninguna forma. Bueno sí, solo en que su presidente no será juzgado y podrá olvidarse así de temas judiciales para centrarse en los deportivos. De hecho eso es lo que hará Retuerta, olvidarse de este oscuro pasado, cuyo coste económico y moral era incontable como bien señala en la carta, y apelar a un futuro que devuelva al Depor a Segunda División.

Como bien dice nuestra ley, una persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Y, por tanto, en el caso de Germán Retuerta no se demostró lo contrario. Es decir, ni siquiera se llegó a juzgar su inocencia. La LFP creyó las palabras del presidente del Depor cuando les aseguró que su intención nunca fue lucrarse con la ampliación de capital. De ahí que el organismo nacional paralizase las acciones contra el empresario. Lo que no implica, repito, que haya una sentencia en la que se ratificó que el Deportivo Guadalajara utilizó eso que llaman ingeniería financiera para obtener los casi tres millones de euros que debía para formalizar su participación en la Liga Adelante. Una acción que, el Deportivo Guadalajara, como entidad, llevó a cabo y por la que tuvo que pagar con el consabido descenso administrativo y de la que, por lógica, formó parte el directivo del club. Al que, por cierto, ahora no es necesario ni juzgar.

Dicho todo esto, esta semana Retuerta hizo un llamamiento a la unidad de todo el deportivismo. Recordemos, un deportivismo dividido desde el momento en que se supo que la LFP descendía a la entidad entre los que creían a su presidente y entre los que no les gustaba su gestión. Una guerra civil que continuó aquel día en el que aseguró que solo el accionista podía pedirle responsabilidades o cuando, en asamblea, decidió que el propio accionista, con menos de 60 acciones, no podía acudir a esas reuniones para conocer el estado financiero de su “empresa”. Sin embargo, esta batalla jamás se trasladó a una plantilla que siempre disfrutó del cariño de la afición morada. Más si cabe este sábado después de que el Escartín luciese el mejor aspecto de la temporada, ya sea porque venía el Castilla o por la pleitesía con la que se recibe a su entrenador allá donde va. La hinchada nunca dejó de creer en su equipo.

La realidad del descenso administrativo

Germán Retuerta, presidente del CD Guadalajara. Foto: Google.

Germán Retuerta, presidente del CD Guadalajara. Foto: Google.

Por Ana G. Hernández

El magistrado Adolfo Serrano de Triana perteneciente al Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo nº3 de Madrid, a fecha de 22 de octubre de 2014, desestimó enteramente el recurso interpuesto por el Deportivo Guadalajara contra el Comité Español de Disciplina Deportiva. O lo que es lo mismo, dio la razón al organismo nacional y refrendó el descenso de categoría de un club morado que ahora tiene la opción de apelar la decisión del Tribunal.

Antes de meterme de lleno con la sentencia (pueden leerla íntegramente pinchando aquí), les explicaré una anécdota que viví recientemente. La semana pasada escuché a una mujer hablar de la injusticia que se había cometido contra el club de su ciudad. La chica en cuestión no es una gran aficionada al Deportivo Guadalajara, de hecho es hincha del Atlético de Madrid; sin embargo, sentía como propio el descenso administrativo. Como guadalajareña de a pie, le hizo mucha ilusión que el equipo que juega en el campo de al lado del río saliera en la Quiniela y se codeara con históricos del fútbol español. Incluso llegó a bajar al Escartín para disfrutar del ambiente e hizo un hueco en su corazón al Depor. Una persona que, hasta ese momento, nunca estuvo muy interesada en los morados y que, tras la desilusión del descenso administrativo, se olvidó o, directamente, no le interesó informarse de los sucedido, tenía muy claro los hechos: la Liga había sido muy injusta, la Liga se ceba con el equipo pequeño, otros equipos en la misma situación no han corrido igual suerte…

Esta chica hablaba con propiedad y tenía muy clara la maldad de la competición, pero no sabía que el club al que defendía había hecho mal la ampliación de capital. Una ampliación de capital de 2.936.497,04 euros que tuvo que llevar a cabo en su primera temporada en Segunda División y que nunca llegó a ser efectiva, según reza la sentencia emitida por el Tribunal. Ella no sabía que el club recibía un dinero que entraba por una puerta y salía por otra. En otras palabras, el Deportivo Guadalajara, Gestión Deportiva Integral (dueña de gran parte de las acciones del club) y GERSOAL ÁRIDOS mantenían un flujo dinetario constante. Desde el 2 de julio de 2012 al 6 de agosto de 2013 se hicieron 31 aportaciones y 45 disposiciones, lo que condujeron a un saldo final de 203.280,133 euros, muy lejos de los casi tres millones que tenían que estar en las cuentas deportivistas y que habían sido prestado a GERSOAL en concepto de facturas o préstamos. Y es que, mientras Gestión Deportiva Integral ingresaba el dinero al club, el club se lo daba a GERSOAL para después cerrar el círculo y entregárselo a Gestión Deportiva y, otra vez Gestión Deportiva al club y el club a GERSOAL. En otras palabras, el dinero se movía, solo se movía de un sitio a otro, pero no crecía, volviendo siempre al punto de partida.

Esta chica no conocía tampoco que el que dirigía estas tres sociedades era Germán Retuerta, ni que con ello estuviera falseando la competición futbolística, además de infringir los artículos 3 y 6 del Real Decreto 1251/1999, de 16 de julio, sobre Sociedades Anónimas Deportivas. No sabía que el presidente optó por la ingeniería financiera para mantener una ficción contable que le condujese a ser Sociedad Anónima Deportiva y miembro de pleno derecho de la Liga Profesional de Fútbol. Es más, según la sentencia, la entidad fue víctima de los manejos de sus directivos que, en poco tiempo, pasarán por los tribunales acusados de estafa, apropiación indebida y delito societario.

Lejos de los juzgados, ayer el Depor ganó en Fuenlabrada y dio un golpetazo en la mesa. Rompió una racha de cinco partidos sin conseguir los tres puntos. Sin embargo, hoy no toca analizar la victoria, ni hablar de deporte, que al fin y al cabo es lo que realmente nos ocupa, hoy toca hablar de juzgados, sentencias, recursos,… dinero. De fútbol como negocio.

El Depor desperdicia la ocasión

Javi López es junto a Toledo el máximo goleador del equipo con tres dianas. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Javi López es junto a Toledo el máximo goleador del equipo con tres dianas. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Por Ana G. Hernández

La buena noticia, después de cinco jornadas en las que solo se han sumado tres puntos, es que el Deportivo Guadalajara solo está a cuatro del líder de la categoría, Las Palmas Atlético. Un líder que sin ir más lejos fue, literalmente, superado por el club morado en el primer partido oficial de la temporada. Un líder que se aprovechó de los escandalosos tropiezos del Barakaldo, cayó 8-1 en La Fuensanta, y del Fuenlabrada, que hizo lo propio en Zubieta aunque con un 3-0. Un líder que, al igual que el Depor y que todas las personas que prestan un poco de atención a la Segunda División B, es consciente de la igualdad de la categoría.

Partiendo de esa sólida base en la que los morados están a cuatro puntos del líder y a tres de la promoción de descenso que abre el Leioa, los de Pérez Salvachúa solo han sacado tres puntos de quince posibles. Datos nada halagüeños para un equipo que está llamado a estar entre los mejores. No obstante, nadie dijo que estar entre los mejores iba a ser fácil.

Como muestra, el partido de este domingo ante el filial del Getafe en el Escartín. Un partido, relativamente, asequible. Y digo asequible porque para el Depor todos los partidos que se disputen en su feudo tienen que serlo. No en vano, la racha negativa morada se agudiza más si cabe por los dos partidos que se disputan en casa y no se consiguen ganar. El primero ante el Toledo, en un duelo de poder a poder en el que los visitantes desmontaron al equipo alcarreño. Y el segundo, el ya mencionado ante el Getafe B, en el que los deportivistas fueron claramente merecedores de la victoria, pero incapaces de conseguirla. Dos choques muy diferentes con el mismo resultado, el Depor no consiguió los tres puntos.

Y es que, a fin de cuentas, si un equipo hace de su casa un fortín, por muy pocos puntos que saque a domicilio, estará en la pomada de arriba. Esa es la realidad. Y si el Depor es uno de los cabeza de cartel de la categoría que, además de tener la obligación de ganar en casa, puede rebañar puntos fuera; estar en esos puestos de privilegio no debería de ser tarea extremadamente difícil de llevar a cabo.

Además de marcar el único gol, Toledo se encontró también con la madera. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Además de marcar el único gol, Toledo se encontró también con la madera. Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

El problema, que el equipo entrenado por Pérez Salvachúa no ve portería con facilidad. La lesión de Toledo, que le impidió estar durante varias jornadas y que le interrumpió el ritmo al goleador francés, fue el principio de uno de los problemas deportivistas de esta temporada: hacer diana. Con Marc Mas en el dique seco, después de ese error en la primera jornada de liga ante, precisamente, Las Palmas Atlético en aquel mano a mano que hubiera supuesto su debut soñado; Toledo y los volantes ofensivos son los encargados de hacer olvidar a Quique González y, de momento, no lo están consiguiendo.

El hueco que dejó el ariete pucelano fue grande. Toledo recortó ese hueco dando un paso al frente con Javi López y Abel Molinero como apoyos fundamentales a la hora de sumar tantos, pero aún queda mucho para llegar a la eficacia de la temporada pasada. Es más, probablemente, esta campaña nunca se consiga llegar ni a la mitad de esa efectividad, a no ser que en invierno llegue otro Quique González. Claro que no va a suceder y aún así, el Depor cuenta con los suficientes recursos ofensivos como para que cada gol no cueste un mundo. Dicho de otra manera, para que el promedio de tantos respecto de oportunidades generadas ascienda.

Defensas y ataques

El Depor empató sin goles en Huesca. Foto: El Heraldo de Aragón (Javier Blasco).

El Depor empató sin goles en Huesca. Foto: El Heraldo de Aragón (Javier Blasco).

Por Ana G. Hernández

El Deportivo Guadalajara sacó un punto de su regreso a El Alcoraz décadas después de aquel ascenso a Tercera División. Llegó con la necesidad de resarcirse de la derrota de la semana pasada y con cambios obligados en una zaga que sufrió lo indecible ante el filial de la Real Sociedad. La prueba defensiva, con Dani Gómez sustituyendo al expulsado Rangel, fue superada con cierto éxito; mientras que la mental, no tanto, sobre todo porque los alcarreños no fueron capaz de ganar a un equipo que se quedó con diez mediada la segunda mitad.

Pero vayamos por partes. Ayer, precisamente falló aquello de lo que el Depor acostumbraba a presumir, la eficacia arriba. En cambio, mejoró notablemente aquello de lo que adolecía jornada tras jornadas, fortaleza defensiva. Y es que, los morados sumaron ayer su segundo partido sin encajar goles y llama la atención que fuese cuando la pareja de centrales habitual no estuviera en Huesca. Gonzalo Verdú ejerció de mariscal de campo con Dani Gómez trasladado al centro de la zaga y sustituido en el lateral por Diego Manzano.

Y, precisamente, fue el lateral izquierdo el que pudo darle el gol a Philippe Toledo. No en vano, el delantero estrelló el balón en el larguero pasado el minuto 90. Es decir, la internada del defensa fue clave para generar peligro, mientras los atacantes, por sí solos, no veían la posibilidad de hacer daño a la muralla oscense. Regresó el francés y ni por esas. Y es que, la baja del ariete titular ha sido uno de los hándicap que tuvo que superar el Depor en estas últimas jornadas. No en vano, desde que el ‘9’ galo cayó lesionado, los de Pérez Salvachúa solo han ganado un partido de los tres disputados obteniendo tres puntos de los nueve posibles. Ayer regresó al once titular, pero sin suerte, a pesar de aportar el derroche habitual. Que Toledo este sobre el verde, significa que la defensa rival padezca y que la segunda línea morada disfrute de más líneas de pase. Solo falta que el delantero se vuelva a enfundar el traje de goleador que dejó en el vestuario aquella mañana ante el Tudelano.

El BM Guadalajara no tuvo piedad del Aragón. Foto: Isra Calzado.

El BM Guadalajara no tuvo piedad del Aragón. Foto: Isra Calzado.

La desigualdad en Asobal

Como bien dice mi compañero Juanjo Ortega en su crónica del partido del BM Guadalajara, se pueden extraer más conclusiones deportivas de la derrota por la mínima en León contra el Ademar, que de la contundente victoria ante el BM Aragón de este fin de semana. La razón, el ínfimo nivel del equipo de Demetrio Lozano, que apenas duró quince minutos en el parqué del Municipal David Santamaría.

La alarma generalizada que se cernía sobre el balonmano nacional en campañas pasadas es, esta temporada 2014/15, una realidad. La marcha de jugadores a ligas más competitivas y mejor pagadas económicamente es el pan de cada día de un deporte en el que España es la actual campeona del mundo. Un declive que se preveía, que ensombrecía la competición, pero que este año está alcanzando su cénit.

Ahora queda lejos cuando durante el verano se planteaba un futuro nada halagüeño para el club alcarreño. Superada la posible desaparición, fue innegable el bajón competitivo, ya sea por nombres de jugadores, de la plantilla. Sin embargo, el BM Guadalajara no es el único que padeció y padece de ese mal que acosa no solo al balonmano, sino a la sociedad. Y, como alcarreña que soy, me tengo que alegrar, porque eso supone que el cuadro de César Montes se mantendrá dentro de la clase media de Asobal. En cambio, como aficionada al balonmano, solo hago entristecerme por la distancia abismal que hay dentro de la propia liga. Que el Barcelona lleva años siendo muy poderoso y que, últimamente, no hay nadie capacitado siquiera a toserle, de acuerdo; pero que partidos teóricamente más igualados apenas duren cuarto de hora es algo que se escapa de mi raciocinio… o quizá no: todos los días, a todas horas, los desequilibrios crecen, se agudizan en este 2014, y el balonmano no puede ser la excepción que confirme la regla, si en esta regla de aumentar las desigualdades puede haber alguna excepción posible.

Sensaciones desde villa paraíso

Gol de Rangel

Momento en el que Rangel cabecea para hacer el único gol del partido en el Guadlaajara 1 – Tudelano 0 // Foto: Luis Polo http://www.deportivoguadalajara.es

Por Ana G. Hernández

La Semana Grande comenzó con buen pie para la hinchada alcarreña y para los peñistas, sobre todo para los afortunados “Lacasetes”, que se llevaron los ibéricos en el Pedro Escartín. El Depor venció al Tudelano por la mínima, aunque con 10 en el último cuarto de hora, y se mantiene al frente de la tabla clasificatoria, pero como líder en solitario. Y es que, la victoria morada no solo es un aperitivo de las Ferias y Fiestas de la capital, también es el preludio de lo que va a ser esta temporada para el equipo de Pérez Salvachúa. Se tiene que torcer mucho la cosa para que este grupo no luche por los play-off. Y, puestos a soñar, por conseguir su primer título de campeón de sus 67 años de historia.

La escuadra alcarreña dejó, por primera vez en esta campaña, su portería a cero. Por fin Toni Lechuga pudo demostrar que hay portero bajo los palos después de salvar dos clarísimas ocasiones navarras. Y es que, a pesar de sacar los seis puntos en sus dos primeros compromisos, Pérez Salvachúa decidió cambiar el once que tan buenos resultados estaba cosechando y, desde mi punto de vista, lo hizo con acierto. Chema Mato ejerció como Borja Yebra en el pivote, modificando así toda la segunda línea del ataque e introduciendo a Abel Molinero y Pérez.

Philippe Toledo

Toledo porfía con un rival en el Guadalajara-Tudelano // Foto: Luis Polo http://www.deportivoguadalajara.es

Sin embargo, a pesar de la revolución ofensiva, fue Rangel el encargado de meter los tres puntos en la faltriquera morada. No en vano la gran virtud de este Deportivo Guadalajara es que siempre da la sensación de que va a marcar un gol más que su rival. Da igual que Toledo marrara una de las mejores jugadas de la jornada o que Javi López no encuentre ese último pase, el Depor siempre va a meter un gol más. El fútbol, como la vida, son sensaciones, aunque Valdano diría “estados de ánimo”, y los morados generan muy buenas sensaciones como para no creer en este bloque.

Un bloque en el que podemos confirmar que Javi Pérez juega un papel importante. Gran partido del canterano, a pesar de pecar de inocente y ser expulsado. Quince minutos con un hombre menos y ante un rival muy serio que el Depor superó sin alardes y sin flaquezas, es decir, sin que apenas se notase que jugaban con un hombre menos. Los morados siguen una jornada más en villa paraíso a pesar de las vicisitudes.

El Bera Bera celebra su cuarta Supercopa de España. Foto: Jose A. García.

El Bera Bera celebra su cuarta Supercopa de España. Foto: Jose A. García.

Un mundo por descubrir

Un evento deportivo de máximo nivel pasó sin pena y sin gloria por la ciudad de Guadalajara. El Bera Bera conquistó en el Palacio Multiusos su cuarta Supercopa de España al vencer al Rocasa Gran Canaria con una actuación soberbia de Ana Temprano bajo los palos. Y dirán ustedes que de qué habla hoy esta plumilla, que qué es eso del Bera Bera y el Rocasa, y que quién es esa tal Ana Temprano, con apellido de contertulia del corazón. Pues esta insignificante plumilla decidió dejar un pequeño espacio en su habitual post para hablar de, precisamente, la insignificancia del deporte femenino. Porque como habrán comprendido ustedes, Ana Temprano no tiene pelo en pecho, que digamos.

El sábado el que padeció la indiferencia del público en Guadalajara fue el balonmano, pero esa indiferencia se puede extrapolar a todo el deporte femenino en general. Y si no, que se lo digan a las chicas del Dínamo Guadalajara de Segunda División, o a las que este año disputarán la Superliga 2 de voleibol. Y es que la falta de visibilidad pública y de ayuda institucional, en la mayoría de los casos, avocan a estos equipos a la más absoluta indiferencia por parte del espectador. Teledeporte y los Juegos Olímpicos son los únicos reductos en los que se tiene en cuenta al deporte femenino, a pesar de que, como queda demostrado campeonato tras campeonato, el deporte femenino está de moda.

El Depor muy convincente, pero confiado

Salvachúa apostó por el mismo once que en su debut liguero. Foto: Luis Polo.

Salvachúa apostó por el mismo once que en su debut liguero. Foto: Luis Polo.

Por Ana G. Hernández

El 23 de enero de 2011, el Deportivo Guadalajara ganó por primera vez al Conquense en Segunda División B, después de que el vecino del sur hiriera la sensibilidad de los morados, en más de una ocasión, temporada tras temporada. Quizá fue ese día o quizá fue otro de tantos, pero lo que está claro es que en ese 2011 cambió el sino del Depor. La victoria en La Fuensanta fue la rúbrica de una gran campaña deportivista con el ascenso a división de plata como colofón final. Casi cuatro años después y con mucha tela que cortar desde aquel día, los vecinos se volvieron a ver las caras en La Fuensanta y dieron un espectáculo digno del reencuentro de dos viejos conocidos con camaradería defensiva incluida. Pero vamos al Depor, a cómo fue capaz de sobreponerse a las adversidades…

Ayer era el día propicio para que los de Pérez Salvachúa sucumbieran. Lo tenía todo, un gol local en los primeros minutos después de un despiste defensivo, dominio absoluto del Conquense en el centro del campo con Chema Mato y Javi López desconectados, empates, caídas a la lona, penaltis en contra, más problemas en defensa… y aún así el Depor salvó el derbi regional con la raza que ya la temporada pasada demostró en ciertos momentos. Una raza que hace al equipo alcarreño más competitivo y hambriento si cabe. Y es que, los morados se sobrepusieron de forma notable a todas las adversidades que se le plantearon durante el partido. No en vano, los tres puntos de ayer son más que tres puntos, mucho más que tres puntos.

La raza o la garra es algo que no se puede comprar. O se tiene o no se tiene y este Depor no carece de ella, precisamente inflamada por el espíritu de Toledo en la punta del ataque. Mención especial para el ariete francés, que continúa empeñado en suplir a Quique González como goleador del equipo. El delantero refleja como ningún otro la lucha incesante por ganar, por los tres puntos, por pelear cada balón, por no rendirse a pesar de las circunstancias. Sin embargo ayer Toledo no fue el único que creyó en las posibilidades deportivistas, cada uno de los jugadores demostraron que esta temporada quieren marcar diferencias en el Grupo II de Segunda División B. A pesar de que es aún pronto, va a ser complicado que los morados se quiten la vitola de favoritos, porque ellos no se la quieren quitar y porque los rivales deberán bregar mucho para poseerla.

Un centenar de hinchas morados se desplazaron a Cuenca. Foto: Deportivo Guadalajara.

Un centenar de hinchas morados se desplazaron a Cuenca. Foto: Deportivo Guadalajara.

Como bien decía antes, todavía es pronto para favoritismos. Es la jornada 2. Y precisamente porque es la jornada 2, el Depor todavía goza de mucho tiempo para corregir los desajustes defensivos de los que ha hecho gala en estas dos primeras victorias. Rangel, llamado a ser el comandante de la zaga alcarreña, todavía no está en la forma más idónea después de llegar a la pretemporada morada cuando expiraba, mientras que los laterales adolecen de protección durante gran parte del minutado de los partidos. Si Pérez Salvachúa consigue corregir esos fallos que, de momento, no han costado ningún punto, este Depor promete dar emociones fuertes a unos aficionados, que, por cierto, no dudaron en desplazarse a Cuenca para animar a sus huestes. Al fin y al cabo, Cuenca no es Lucena, Linares o Lorca. En este Grupo II, la escuadra de Pérez Salvachúa no caminará sola.

Ausencia de patrocinadores

Durante el amistoso BM Guadalajara-Ciudad Encantada, además del bajón deportivo de las plantillas, lo que protagonizó el duelo, a mi parecer, fue la ausencia patrocinador en las camisetas de ambas entidades. Dos equipos de la máxima categoría del balonmano español, sin patrocinadores y sin apenas recursos, pero que sobreviven a base de rizar el rizo. La falta de cash obliga a reducir presupuesto y calidades en las plantillas y también en los banquillos. Sin embargo, esa falta de dinero no se notó en la intensidad con que siempre se va a vivir a un BM Guadalajara-Ciudad Encantada, a pesar de la ausencia de Zupo, a pesar de la ausencia de jugadores destacados. El balonmano sigue vivo en la región, no lo sepultemos con nuestra apatía por falta de recursos económicos.

Promesas

Deportivo Guadalajara

Hasta 10 goles ha cosechado el Dépor en los dos últimos partidos de pretemporada. El miércoles se prueban ante un 2ª, el Leganés // Foto: Luis Polo (www.deportivoguadalajara.es)

Por Ana G. Hernández

Si la pretemporada fuera una competición y esa competición diese puntos para lograr promocionar a Segunda División, el Deportivo Guadalajara sería favorito para lograr el ascenso y para ganar el título de campeón. Sin embargo, la pretemporada poco tiene que ver con eso, puesto que es el momento en que los equipos buscan su forma óptima para conseguir los objetivos marcados. En el Depor se está haciendo este trabajo físico, pero además se está acoplando a un nuevo grupo de jugadores que poco tienen que ver con los que la temporada pasada quedaron quintos en el Grupo IV de Segunda B y subcampeones de la Copa Federación.

En otras palabras, durante la pretemporada se siembra la cosecha que se recoge en mayo, y el equipo de Pérez Salvachúa promete ganancias. Y es que los cinco partidos disputados hasta el momento son más que satisfactorios. Cinco amistosos contra equipos de Segunda B y Tercera que se saldan con un balance de uno perdido y cuatro ganados, incluyendo una grandísima remontada en el debut del cuadro morado en el Pedro Escartín. Datos halagüeños que no solo animan a seguir trabajando en la misma dirección, también provocan un sabor muy dulce en el paladar del hincha alcarreño.

Como bien dijo Pérez Salvachúa, el ascenso hay que conseguirlo deportivamente y, precisamente, el propio míster está construyendo los cimientos necesarios para que así sea. No en vano, el Depor está sorprendiendo a propios y a extraños con una capacidad goleadora impensable tras la marcha de Quique González. En los cinco partidos disputados, los morados anotaron 14 tantos, es decir, una media de 2,8 dianas por amistoso. Sin embargo, esa media se dispara a 3,5 goles por encuentro si excluimos de la lista el primer choque de la pretemporada ante el Castilla de Zidane. Mientras Marc Mas parece haber cogido el rol de Quique, Toledo le ha tomado prestado, y ojalá durante mucho tiempo, su olfato goleador. No en vano entre los dos suman 8 de los 14 goles morados en estos cuatro últimos encuentros. Por no mencionar las incorporaciones de Abel Molinero o Chema Mato, que tanto han ilusionado, después de verlos ante el Getafe B.

Sin embargo y de momento, como digo, el Depor solo promete. Promete una gran temporada. Promete luchar por ganar su primer título de liga. Promete luchar por el ascenso a la Liga Adelante. Sin embargo, y valga la redundancia, de momento solo son eso… promesas, que no es poco. Como bien recuerdan, la temporada pasada ni siquiera existieron esas promesas porque, básicamente y como recordó Sergio Alberruche en una red social, a estas alturas del mes de agosto el Depor solo contaba con dos jugadores en su plantilla: Tello y Prosi. A partir de ahí y con los primeros partidos de liga como pretemporada, el cuadro de Pérez Salvachúa realizó una grandísima temporada partiendo de esas condiciones. Ahora la situación no tiene nada que ver, las promesas están sobre la mesa. Queda lo más complicado, corroborarlas en mayo.

Con la gorra

No puedo resistirme a dar una pincelada sobre el descenso administrativo del Real Murcia, el regreso del Mirandés a Segunda y, por extensión, el de Carlos Terrazas. El técnico vasco se hizo con los controles en Anduva, después de conseguir ser el mánager general de la entidad, cambiando así el modelo deportivo de la misma. Achacando el descenso del conjunto de Miranda de Ebro al modelo anterior y a la bicefalia en la toma de decisiones, Terrazas prometió, hablando de promesas, devolver al Mirandés a Segunda División. Lo que Terrazas no sabía, y eso es mucho decir, es que su equipo se aprovecharía del descenso administrativo del Murcia. Precisamente el Murcia. Casualidades de la vida y del fútbol que cierran un círculo vicioso entre el Depor, el Mirandés y el propio equipo pimentonero. Lo que está claro es que Terrazas sigue con la gorra bien puesta y en Segunda División.