Las “pendejadas” del Deportivo Guadalajara

Imagen publicitaria de la campaña de Netflix para promocionar la nueva temporada de

Imagen publicitaria de la campaña de Netflix para promocionar la nueva temporada de “Narcos” en el estadio Pedro Escartín de Guadalajara

Por Patricia Biosca

Mi profesor de audiovisuales hacía mucho hincapié en los acuerdos tácitos que existen entre los creadores de una obra de ficción (ya sea un libro, una película o una serie) y el consumidor de la misma (lector o espectador). Por ejemplo: nos parece bien que en una película futurista los coches puedan volar o exista el teletransporte en vez de metro; pero, por el contrario, nos cuesta un mayor trabajo ubicar una nave espacial en la película de “Calígula”. Es decir, si creas una historia muy loca, aún así tiene que tener una coherencia interna que le explique a quien está al otro lado por qué son necesarias las vacas voladoras -si decides meterlas- o por qué el villano siempre acaba mal en las películas de Disney. Si no existe esta coherencia, la trama rechina y crea confusión. Sin embargo, puedes concatenar una serie de escenas a cada cual más delirante, y así el espectador entenderá que está disfrutando de surrealismo en estado puro y lo mismo le gusta. Esta sensación es la misma que siento con la historia real de Deportivo Guadalajara. Sigue leyendo

Anuncios

Ni vencedores ni vencidos

guadalajara-talavera

Guti y José Vega disputando un balón durante el Guadalajara-Talavera | Foto: Luis Polo

Suele ocurrir que, cuando dos fuerzas tan antagónicas como poderosas colisionan entre sí, la contienda suele quedarse en tablas. Como Karpov y Kasparov, como Ali y Frazier, Deportivo Guadalajara y Talavera se dieron con todo y dejaron las cosas tal y como estaban. En un partido con sabor a categoría de bronce, alcarreños y cerámicos no dejaron goleadores ni goleados, ni vencedores ni vencidos. Y no porque ambos equipos no hicieran méritos para anotar, al menos, un tanto. Simplemente, la teoría del equilibrio impuso su ley sin que nadie pudiera establecer su hegemonía sobre el césped del Pedro Escartín.

Porque, por mucho que la tabla trajera a los blanquiazules con 37 puntos de los 42 disputados tras 14 jornadas antes, los morados demostraron estar a la par de los talaveranos en cuanto a nivel futbolístico y competitivo respecta. De esta manera, tanto los de Fran Alcoy como los de Alberto Parras salieron con el respeto mutuo que ambos conjuntos se merecen. Se conocen como nadie y saben que pelean por un mismo objetivo. No en vano, la pasada campaña en 2ªB, Dépor y Talavera se vieron la cara en hasta tres ocasiones (dos en la Liga y una en Copa del Rey), todas con triunfo de los toledanos. Pero a orillas del Henares corren otros tiempos. Y es que el feudo alcarreño, uno de los más vulnerables en 2ªB la pasada temporada, se ha convertido en un auténtico fortín para el Guadalajara en este año, donde permanece invicto tras ocho encuentros.

Y a diferencia de otros años, no es el Deportivo un equipo limitado en cuanto a profundidad de plantilla se refiere. Para el gran partido de la temporada en lo que va de calendario, Alberto Parras introdujo novedades importantes en el once titular. Con la baja de Guille Atance, el entrenador de Valladolid arriesgó cambiando el sistema de tres centrales que tanto éxito le había dado por un 1-4-4-2 con Pesca en posiciones más adelantas junto a Guti en la medular. Mientras, las dudas con respecto a la disponilidad de Joshua y Adibe llevaron al técnico morado a premiar a Borja Cabanillas y Óscar García tras su excelente participación en el encuentro de la semana pasada frente al Villarrubia siendo de la partida junto a José Vega y Migue Montes en el ataque local. Fran Alcoy, por su parte, pudo contar  finalmente con Gonzalo en el centro de la zaga y su delantero estrella, Jesús Jiménez, tras una semana entre algodones.

Sin embargo, el líder comenzó sufriendo en Guadalajara. Y lo hizo gracias a un magnífico comienzo del Dépor, que vio como uno de los asistentes del árbitro conquense Israel Fernández Añonuevo le anulaba un gol a Óscar García tras rematar una falta puesta por Borja Cabanillas. Amenazaban los locales a través de contragolpes muy peligrosos por medio de José Vega y el propio Óscar. En una de las combinaciones entre el ’10’ y el ’11’ alcarreños, Pesca se plantó ante la portería de Sergio Arenas incorporándose al ataque por la izquierda, pero su disparo lo detuvo bien el arquero talaverano. Poco después sería Javi Robles quien, por la derecha, encontraría vías de ataque a la defensa cerámica. El Deportivo dominaba a un Talavera que era incapaz de hacerse con el control del encuentro. Con Guti sosteniendo el centro del campo haciendo gala de su jerarquía, Pesca se encontró más liberado de sus funciones defensivas y se sumó con presencia al ataque. Junto a esto, la movilidad de Borja Cabanillas alternando ambas bandas y las posición de mediapunta incomodaban a Rober y Chato en el juego entre líneas.

En torno al 20′ de partido, el Dépor tendría en la cabeza de Migue Montes una de las mejores ocasiones del partido. Borja Cabanillas volvió a hacer de su pie izquierdo un guante y colocó desde el córner un excelente balón al punto de penalti que solo Sergio Arenas pudo evitar que se colara en el fondo de las mallas. A partir de entonces, los talaveranos crecieron en el encuentro. Subieron sus líneas, presionaron la salida de balón del Deportivo y se hicieron con el esférico. Permanentemente, los jugadores de Fran Alcoy volcaron su juego de ataque por la banda derecha mediante las subidas de su capitán Pedro, cuyas asociaciones con Rubén Rivera obligaron a José Vega a reforzar las ayudas a Álex Alonso. Mientras tanto, Jesús Jiménez empezó a gozar de situaciones peligrosas, pero primero Pesca en la cobertura tras una mala devolución hacia Yelco y después la rapidez del arquero deportivista abortaron las opciones del delantero cerámico. Únicamente Melchor, con un disparo desde la frontal del área en el 25′, consiguió concretar una ocasión importante para los visitantes en la primera mitad.

Después de un primer periodo donde el Guadalajara se había mostrado mejor que su rival, el líder dio un paso al frente y equilibró el encuentro durante el desarrollo de la segunda parte. Porque al inicio del segundo acto, el equipo de Alberto Parras gozó de una buena ocasión de gol cuando Borja Cabanillas estuvo a punto de conectar un saque de banda de Pesca en el 49′. Inmediatamente después sería el propio futbolista burgalés quien volvería a animarse desde la frontal. A partir de ahí, las fuerzas volvieron a estabilizarse y las ocasiones empezaron a escasear. En torno al 66′ de partido, Jesús Jiménez gozó de la mejor oportunidad para el Talavera, pero Yelco ratificó su gran actuación bajo palos con una gran estirada. Con el 0-0 cada vez más asentado en el luminoso, ambos técnicos intentaron mover el banquillo para ir a por los tres puntos.

Mientras Alberto Parras daba salida a Luis Alberto en el 63′ por Borja y a Adighibe y Calarge en el 71′ por Óscar García y José Vega, Fran Alcoy reaccionaba poniendo en el campo a Gustavo por Yahvé en torno a la hora de partido. Sería su cambio más destacado, puesto que Murci, uno de sus mejores futbolistas, no saldría al terreno de juego hasta el minuto 82 en sustitución de Garbán. Sería el delantero nigeriano del Dépor quien dispusiera de la mejor oportunidad en el tramo final para decantar el encuentro a favor de los suyos. Sin embargo, su potente disparo se marcharía rozando el poste y el marcador no se movería. De esta manera, el Talavera se mantiene 1º del Grupo XVIII de Tercera División con 38 puntos, mientras el Guadalajara se sitúa 3º con 32 tras el triunfo del Villarrobledo ante el Atlético Tomelloso por 1-0.

El Marchamalo asoma de nuevo la cabeza y el Azuqueca se estrella en Las Pedroñeras

Vuelven los buenos tiempos a La Solana. Tras un mes de malos resultados y dudas en el conjunto gallardo, el Marchamalo confirmó su mejoría con su segundo triunfo consecutivo en casa al derrotar de manera contundente a la Unión Deportiva Carrión por 3-0. Y es que pronto se le puso de cara el partido a los pupilos de Andrés García Soler gracias a un tanto de Mario tras una triangulación entre él, Zamora y Manolo a los 17 minutos de partido. Desde entonces, los locales acumularon un enorme puñado de ocasiones durante todo el encuentro que no se encargaron de materializar. Especialmente destacada fue la de Mario en el 50′, cuando su disparo se topó con el poste de la portería de Candi. No fue hasta el tramo final cuando Jairo aprovechó la debilidad defensiva de los ciudadrealeños para firmar un doblete y sentenciar un justo triunfo para los gallardos, que se colocan 9º con 21 puntos, manteniendo los cinco de desventaja frente al Conquense, 4º de la clasificación.

Quien se mantiene 12º en la tabla con 20 puntos es el Club Deportivo Azuqueca, que sufrió un tropiezo inesperado en el Municipal de Las Pedroñeras. A pesar de sus necesidades y de la teórica inferioridad de los locales, el equipo rojiblanco plantó cara a los azudenses y acumuló méritos y ocasiones claras para haberse llevado los tres puntos y haber aprovechado, de esta manera, el ‘favor’ del Club Deportivo Marchamalo. Pudo adelantarse Las Pedroñeras nada más empezar el encuentro, pero Pedro fue incapaz de superar a Gandía y la igualada se mantuvo durante toda la primera mitad, aunque Roberto Izquierdo gozó de una buena oportunidad para adelantar a los visitantes a la media hora. Sí lo conseguiría en la segunda mitad, cuando en el 57′ de partido el futbolista rojinegro lograba adelantar a los de Manolo Alfaro después de que los conquenses hubieran desperdiciado un mano a mano un par de minutos antes.

Sin embargo, el equipo de José Luis Sepúlveda lograría igualar la contienda tan solo un minuto después, cuando Aarón remataba un balón a la salida de un córner. Serían los locales quienes gozarían de las mejores oportunidades para llevarse los tres puntos cuando el equipo de Cuenca estrelló un balón al poste en el 74′. Finalmente, los azudenses se quedarían con diez en el descuento por la expulsión de Néstor, pero Las Pedroñeras no tendría tiempo para más y el Azuqueca pudo rascar un punto más sufrido de lo que cabía esperar en la previa.

Demasiado líder para un gran Dínamo

once-dinamo-hortaleza

El once titular del Dínamo en Hortaleza | Foto: @DinamoGuadaFem

Tras su sólida victoria la semana pasada frente al Parquesol, al Dínamo no le esperaba una visita factible esta jornada. Y es que, a las chicas de Alberto Mendoza les esperaba el líder, un Madrid Club de Fútbol que llegaba habiendo cedido solo cinco puntos, con 40 goles a favor y tan solo 6 en contra -siendo, en definitiva, el equipo más goleador y el menos goleado de su grupo-. Ante esta tesitura, el técnico madrileño del Dínamo trató de apostar por un centro del campo poblado y repleto de marcajes con Miriam Recuero en el pivote secundada por Berta y Teresa Cabeza como interiores, mientras María Barrios por la derecha y Alba por la izquierda escoltaban a Teresa Fernández en la punta de ataque. En el centro de la zaga, la mejor noticia para las verdinegras fue la vuelta de su capitana, Laura Horche, que lucía una aparatosa máscara en el rostro después de cinco partidos en el dique seco al fracturarse la nariz el 9 de octubre frente al Atlético de Madrid B. Como acompañante de Horche en el centro de la defensa, Mendoza alineó a Laura, desplazando a Loreto al lateral derecho.

once-dinamo

Bajo la intensa lluvia que caía en Hortaleza, el partido comenzó con el guion que se presuponía. Las locales, haciendo valer su condición de favoritas, comenzaron dominando el juego y las ocasiones. Ya en el minuto 5, Diana se vio obligada a realizar una buena intervención para abaratar un disparo de las madrileñas dentro del área. Minutos después, en el 22′, el conjunto de Jesús Núñez se encontró de nuevo con una clara ocasión enviando un balón al travesaño. Pero, sin tiempo para reaccionar, Diana se erigió como la heroína de su equipo al salvar un mano a mano ante la delantera local. Mayor trascendencia cobraron las intervenciones de la arquera alcarreña cuando en el minuto 33′ María Barrios hacía saltar la sorpresa adelantando al equipo verdinegro en el marcador.

Sin embargo, la alegría de las guadalajareñas no dudaría demasiado, ya que la reacción de las madrileñas no se hizo esperar. Saray García, en el 35′, lograba la igualada para su equipo sin apenas dar opción a las visitantes a consolidar su mínima ventaja. Peor sería el jarro de agua fría cuando, al filo del descanso, Gabi aprovechaba para culminar la remontada local justo antes de irse a los vestuarios. A tan duro golpe anímico, las chicas de Alberto Mendoza sumaron la baja de Miriam Recuero, que se retiró lesionada del terreno de juego en detrimento de Lucía Delgado. Por si fuera poco, durante el entretiempo Diana tuvo que abandonar también el campo por un problema en la cadera. Aún con tantas adversidades, el equipo alcarreño mostró una gran solidez durante la segunda mitad, incomodando sobremanera a las líderes y manteniendo sus opciones en el encuentro hasta el tramo final. Pero, una vez más, las lesiones volvieron a cebarse con las visitantes. En este caso, María Barrios se vio obligada a abandonar el partido en el 64′ para dar entrada a Rocío Chueca.

Con el partido estabilizado y sin apenas sobresaltos, el Madrid evidenció su enorme potencial ofensivo y terminó sentenciando el partido en el 78′ merced al tanto de Patri Gudiel, que había salido desde el banquillo para rematar el encuentro. Tendría el Dínamo la posibilidad de dar emoción al tramo final de la contienda cuando Laura disparó arriba sola frente a la portería de Paola Ulloa en el 87′. Finalmente, los tres puntos se quedaron el Hortaleza y a pesar de la buena imagen ofrecida, el poderío del líder fue demasiado para un Dínamo que sigue experimentando una mejoría en sus prestaciones futbolísticas y que la próxima jornada al Torrelodones en el Jerónimo de la Morena. Sin duda, una oportunidad de oro para consolidar el crecimiento del equipo en las últimas fechas y abandonar la parte baja de la tabla, en la que actualmente ocupa el 10º puesto con 11 puntos -uno por encima del descenso-.

De Celestino a Quini: Cuestión de organigrama

Manolo Cano posa con la bufanda morada. // Foto: CD Guadalajara.

Manolo Cano posa con la bufanda morada, el pasado mes de julio. // Foto: CD Guadalajara.

Por Roberto del Barrio*

Y de confianza. El proyecto deportivo e instucional del C.D. Guadalajara inicia un nuevo viraje. Paradójicamente con un viejo conocido al frente del equipo, aunque con la sensación reinante de que la sustitución de Manolo Cano en el banquillo implica algo mucho más profundo. Confianza, decía, porque es la palabra clave que define la toma decisiones en el fútbol. También en el Depor, un club con un sello familiar -en consecuencia marcadamente presidencialista- y que ha moldeado su forma de actuar, su organigrama y su funcionamiento interno atendiendo a la fe depositada por Germán Retuerta en cada momento y en cada protagonista.

Desde el ascenso a Segunda B en Las Palmas, allá por el año 2007, el Depor ha experimentado cambios muy significativos en su estructura deportiva; y me atrevería a decir que la fe y la confianza plena de Retuerta desde entonces sólo ha recaído de forma absoluta en dos hombres: Celestino Vallejo y Carlos Terrazas.

Sigue leyendo

Ilusión deportivista

Alberruche

Sergio Alberruche, jefe de comunicación del Deportivo Guadalajara / Foto: José Enrique Nieto

Por Sergio Alberruche Oter *

Hace un par de meses, el 13 de junio, mientras la humedad ambiental posterior a una tormenta se hacía palpable en la noche de Torrent, los aficionados deportivistas, con los integrantes de la Peña La Zorra Alkarreña a la cabeza, trataban de insuflar ánimo entre sus propias lágrimas a los desconsolados jugadores del CD Guadalajara, que habían acariciado esa tarde su pase a la final de ascenso a Segunda División, pero que acababan de ser eliminados por el Huracán Valencia CF, después de once duros meses de trabajo en los que, para todos aquellos que vivimos su día a día, quizá hubieran merecido una mayor recompensa en su cénit. Pero, en realidad, lo verdaderamente sorprendente del fútbol, su mayor atracción, es su capacidad para vivir en un presente persistente, su capacidad de continua revancha con el pasado, y apenas dos meses después llega ya una nueva temporada, con sus partidos y entrenamientos, que esconde esa instantánea mental en algún lugar reservado de la memoria y que permite cambiar los llantos de los espectadores por unas nuevas sonrisas, los pretéritos objetivos no alcanzados por unos nuevos objetivos a alcanzar.

Decía el mítico entrenador Brian Clough (me van a permitir, si les gusta el fútbol y el cine, que les recomiende la película The Damned United, centrada en los 44 días de 1974 en los que el británico ostentó el cargo de mánager en el Leeds United) que en el fútbol “no hay punto medio”, y esa máxima parece perfectamente aplicable a la realidad de la reciente historia del Dépor: el ascenso es siempre el objetivo. También en el renovado conjunto morado de esta temporada 2015/2016. Un objetivo que se ha convertido en la propia razón de existir del club alcarreño y que encuentra su sustento en los exitosos datos deportivos: desde que en el curso 2006/2007 Guadalajara dejara de ser con el ascenso del Dépor la única provincia que nunca había tenido un equipo más allá de Tercera División (“Había una vez un equipo de Tercera, que no podía, no podía ascender”, cantaban los integrantes de “La Zorra” por aquel entonces), la entidad deportivista acumula dos temporadas en Segunda División, un ascenso a la categoría de plata y otros dos play-off de ascenso más en ocho campañas ligueras. La ambición como camino y destino, como principio, nudo y desenlace.

Sigue leyendo

Sensaciones desde villa paraíso

Gol de Rangel

Momento en el que Rangel cabecea para hacer el único gol del partido en el Guadlaajara 1 – Tudelano 0 // Foto: Luis Polo http://www.deportivoguadalajara.es

Por Ana G. Hernández

La Semana Grande comenzó con buen pie para la hinchada alcarreña y para los peñistas, sobre todo para los afortunados “Lacasetes”, que se llevaron los ibéricos en el Pedro Escartín. El Depor venció al Tudelano por la mínima, aunque con 10 en el último cuarto de hora, y se mantiene al frente de la tabla clasificatoria, pero como líder en solitario. Y es que, la victoria morada no solo es un aperitivo de las Ferias y Fiestas de la capital, también es el preludio de lo que va a ser esta temporada para el equipo de Pérez Salvachúa. Se tiene que torcer mucho la cosa para que este grupo no luche por los play-off. Y, puestos a soñar, por conseguir su primer título de campeón de sus 67 años de historia.

La escuadra alcarreña dejó, por primera vez en esta campaña, su portería a cero. Por fin Toni Lechuga pudo demostrar que hay portero bajo los palos después de salvar dos clarísimas ocasiones navarras. Y es que, a pesar de sacar los seis puntos en sus dos primeros compromisos, Pérez Salvachúa decidió cambiar el once que tan buenos resultados estaba cosechando y, desde mi punto de vista, lo hizo con acierto. Chema Mato ejerció como Borja Yebra en el pivote, modificando así toda la segunda línea del ataque e introduciendo a Abel Molinero y Pérez.

Philippe Toledo

Toledo porfía con un rival en el Guadalajara-Tudelano // Foto: Luis Polo http://www.deportivoguadalajara.es

Sin embargo, a pesar de la revolución ofensiva, fue Rangel el encargado de meter los tres puntos en la faltriquera morada. No en vano la gran virtud de este Deportivo Guadalajara es que siempre da la sensación de que va a marcar un gol más que su rival. Da igual que Toledo marrara una de las mejores jugadas de la jornada o que Javi López no encuentre ese último pase, el Depor siempre va a meter un gol más. El fútbol, como la vida, son sensaciones, aunque Valdano diría “estados de ánimo”, y los morados generan muy buenas sensaciones como para no creer en este bloque.

Un bloque en el que podemos confirmar que Javi Pérez juega un papel importante. Gran partido del canterano, a pesar de pecar de inocente y ser expulsado. Quince minutos con un hombre menos y ante un rival muy serio que el Depor superó sin alardes y sin flaquezas, es decir, sin que apenas se notase que jugaban con un hombre menos. Los morados siguen una jornada más en villa paraíso a pesar de las vicisitudes.

El Bera Bera celebra su cuarta Supercopa de España. Foto: Jose A. García.

El Bera Bera celebra su cuarta Supercopa de España. Foto: Jose A. García.

Un mundo por descubrir

Un evento deportivo de máximo nivel pasó sin pena y sin gloria por la ciudad de Guadalajara. El Bera Bera conquistó en el Palacio Multiusos su cuarta Supercopa de España al vencer al Rocasa Gran Canaria con una actuación soberbia de Ana Temprano bajo los palos. Y dirán ustedes que de qué habla hoy esta plumilla, que qué es eso del Bera Bera y el Rocasa, y que quién es esa tal Ana Temprano, con apellido de contertulia del corazón. Pues esta insignificante plumilla decidió dejar un pequeño espacio en su habitual post para hablar de, precisamente, la insignificancia del deporte femenino. Porque como habrán comprendido ustedes, Ana Temprano no tiene pelo en pecho, que digamos.

El sábado el que padeció la indiferencia del público en Guadalajara fue el balonmano, pero esa indiferencia se puede extrapolar a todo el deporte femenino en general. Y si no, que se lo digan a las chicas del Dínamo Guadalajara de Segunda División, o a las que este año disputarán la Superliga 2 de voleibol. Y es que la falta de visibilidad pública y de ayuda institucional, en la mayoría de los casos, avocan a estos equipos a la más absoluta indiferencia por parte del espectador. Teledeporte y los Juegos Olímpicos son los únicos reductos en los que se tiene en cuenta al deporte femenino, a pesar de que, como queda demostrado campeonato tras campeonato, el deporte femenino está de moda.

Más agravio para el Dépor

Tebas

Javier Tebas, presidente de la LFP // Foto: LFP

Por Óscar Cuevas

Ya conocerán el aserto que dice que el fútbol es la más importante de las cosas poco importantes. Aunque quizás es al revés, y el balompédico entretenimiento patrio es lo menos importante de lo importante, quién sabe. Salgamos del trabalenguas para asumir que, al menos a quien esto escribe, el fútbol le importa. Me gusta, me entretiene, me apasiona, me hace vivir sensaciones de vértigo… sobre todo cuando el equipo involucrado es el de mi ciudad. Así que aquí aviso al lector de que lo que sigue en este texto va a estar lejos de cualquier atisbo de objetividad, aunque trataremos de escribir con la obligada honestidad que se requiere.

Y es que es el apasionamiento que uno siente por el Club Deportivo Guadalajara el que me ha revuelto de nuevo tripas y corazón al conocer lo que ha ocurrido, entorno a otro club, el Real Murcia, en los últimos días. Una sucesión de acontecimientos que hace que me reafirme en que lo que le pasó hace ahora un año a nuestro Dépor fue una injusticia mayúscula, por la que algún día alguien deberá pagar muy cara la afrenta. Como dijo en su día mi amigo Rojo, aquello fue un auténtico linchamiento.

Hagamos memoria y ubiquémonos en el verano del año pasado, cuando la Liga de Fútbol Profesional decidió, y el Consejo Superior de Deportes ratificó, el descenso administrativo del Dépor desde Segunda División, a Segunda B, a pesar de que los morados habían salvado con solvencia la categoría en el terreno de juego. Tampoco el CEDD tuvo a bien ampararse de nosotros.

Germán Retuerta

Germán Retuerta, presidente del CD Guadalajara, sigue defendiendo que la ampliación de capital fue legal // Foto: EFE

Recordemos que el motivo del descenso fueron las supuestas irregularidades con las que la empresa propietaria del club había realizado la preceptiva ampliación de capital que la LFP obliga a quienes participan en sus competiciones. Acusaba la LFP de Javier Tebas a los gestores del club morado de haber falseado esos 3 millones de euros de capital social a través de operaciones ficticias. Por ello, la LFP (a juicio de muchos, vulnerando sus propios estatutos, en concreto el artículo 70) decretó el descenso a pesar de que paralelamente había puesto la maniobra del presidente deportivista en manos de la Justicia. El club recurrió también a los tribunales ordinarios, solicitando que paralizasen cautelarmente el descenso administrativo, hasta que la Justicia decidiera si los manejos contables que se efectuaron fueron, o no, conformes a la Ley. Pero el juez, que debía tener una prisa horrible por irse de vacaciones porque solventó aquello en cuatro días, tomó una decisión que sorprendió a propios y extraños, denegó la cautelar, y certificó, ya de modo irremediable, el descenso. Y por ello el Dépor, el año pasado, se vio obligado a jugar en Segunda B, donde sigue, de momento, y mientras Salvachúa y sus chicos no lo remedien a base de goles.

Quiso la causalidad que el principal beneficiario de nuestro descenso fuera otro club, el Real Murcia, que había acabado la temporada cuarto por la cola, y que por tanto debería haber viajado a los infiernos por la inutilidad de su plantilla. Fue entonces cuando la injusticia empezó a cobrar forma. Pues no se puede tachar de otro modo que de injusto el hecho de que se expulse de la Liga a un club por unas supuestas irregularidades en el capital propio, para beneficiar a otro club, el pimentonero, que arrastraba una millonaria deuda con el Estado (14 millones de euros deben a la Hacienda pública, más otro tanto a la Seguridad Social).

La afición del Murcia, como en su día la del Dépor, también se ha movilizado en la calle. Con más eco y más fortuna, a lo que se ve. // Foto: EFE

La afición del Murcia, como en su día la del Dépor, también se ha movilizado en la calle. Con más eco y más fortuna, a lo que se ve. // Foto: EFE

La situación del Murcia, como la de otros equipos profesionales, es la de una quiebra real. Su deuda es descomunal. Y por ello, la temporada pasada que vivieron de prestado en Segunda ha sido sólo un lamentable engordar para morir. Tanto, que la LFP decidía hace unas semanas que esto no permitía nuevos aplazamientos y decretaba que, ahora sí, los pimentoneros también debían abandonar el fútbol de élite.

¿Y qué hizo el Murcia? Pues lo mismo que en su momento hizo nuestro Dépor. Acudir a los tribunales ordinarios argumentando que su deuda con el erario público sí es asumible, que está aplazada, que hay un plan de pagos, y que tal y que cual. Y le pideron al juez que paralizara cautelarmente el descenso decretado por Tebas y sus muchachos. Y resulta que el juez les ha dado la razón. En concreto, el responsable del Juzgado de lo Mercantil 7 de Madrid, quien dictaba hace apenas tres días un auto en el que obliga a la Liga de Fútbol Profesional a permitir la inscripción del Murcia, por razones fácilmente entendibles: El descenso administrativo es una decisión que genera un daño irreparable al club que lo padece, y debe ser la Justicia ordinaria la que certifique esa presumible quiebra de la SAD murciana.

Cuando escribo este texto anda la Liga revolucionada, porque pretende negarse a cumplir el auto judicial. El propio Tribunal Administrativo del Deporte ha instado a que se ejecute el descenso, hay un conflicto judicial de padre y muy señor mío, y Tebas, el genio, pretende suspender incluso el inicio de la competición antes de admitir al Murcia en ella.

No se sabe cómo se resolverá al final este embrollo, pero varias cosas han quedado patentes en las últimas horas: Que se perdona antes a quien realiza gestiones catastróficas que a quien trampea como puede para pagar sus deudas. Que para recibir la comprensión y la solidaridad de los medios de comunicación nacionales y de los grandes popes del periodismo deportivo español tienes que ser aficionado de un equipo histórico, “importante”. Que los adalides de la justicia deportiva miran para otro lado cuando se perjudica a un club de modesta historia. Y en definitiva, que la Justicia española, que como todo el mundo sabe es un cachondeo, considera más grave ser pobre y no deber dinero, que ser rico y robar al erario público.

Hubo quienes afirmaban hace un año que veíamos fantasmas quienes decíamos que tras el acoso y derribo del Dépor había una conspiración. Quizá algunos de ellos se han caído, ya, del guindo.

Admitámoslo, clamamos en el desierto quienes seguimos pidiendo Justicia Para El Guadalajara. Ni la habido, ni la habrá.

Promesas

Deportivo Guadalajara

Hasta 10 goles ha cosechado el Dépor en los dos últimos partidos de pretemporada. El miércoles se prueban ante un 2ª, el Leganés // Foto: Luis Polo (www.deportivoguadalajara.es)

Por Ana G. Hernández

Si la pretemporada fuera una competición y esa competición diese puntos para lograr promocionar a Segunda División, el Deportivo Guadalajara sería favorito para lograr el ascenso y para ganar el título de campeón. Sin embargo, la pretemporada poco tiene que ver con eso, puesto que es el momento en que los equipos buscan su forma óptima para conseguir los objetivos marcados. En el Depor se está haciendo este trabajo físico, pero además se está acoplando a un nuevo grupo de jugadores que poco tienen que ver con los que la temporada pasada quedaron quintos en el Grupo IV de Segunda B y subcampeones de la Copa Federación.

En otras palabras, durante la pretemporada se siembra la cosecha que se recoge en mayo, y el equipo de Pérez Salvachúa promete ganancias. Y es que los cinco partidos disputados hasta el momento son más que satisfactorios. Cinco amistosos contra equipos de Segunda B y Tercera que se saldan con un balance de uno perdido y cuatro ganados, incluyendo una grandísima remontada en el debut del cuadro morado en el Pedro Escartín. Datos halagüeños que no solo animan a seguir trabajando en la misma dirección, también provocan un sabor muy dulce en el paladar del hincha alcarreño.

Como bien dijo Pérez Salvachúa, el ascenso hay que conseguirlo deportivamente y, precisamente, el propio míster está construyendo los cimientos necesarios para que así sea. No en vano, el Depor está sorprendiendo a propios y a extraños con una capacidad goleadora impensable tras la marcha de Quique González. En los cinco partidos disputados, los morados anotaron 14 tantos, es decir, una media de 2,8 dianas por amistoso. Sin embargo, esa media se dispara a 3,5 goles por encuentro si excluimos de la lista el primer choque de la pretemporada ante el Castilla de Zidane. Mientras Marc Mas parece haber cogido el rol de Quique, Toledo le ha tomado prestado, y ojalá durante mucho tiempo, su olfato goleador. No en vano entre los dos suman 8 de los 14 goles morados en estos cuatro últimos encuentros. Por no mencionar las incorporaciones de Abel Molinero o Chema Mato, que tanto han ilusionado, después de verlos ante el Getafe B.

Sin embargo y de momento, como digo, el Depor solo promete. Promete una gran temporada. Promete luchar por ganar su primer título de liga. Promete luchar por el ascenso a la Liga Adelante. Sin embargo, y valga la redundancia, de momento solo son eso… promesas, que no es poco. Como bien recuerdan, la temporada pasada ni siquiera existieron esas promesas porque, básicamente y como recordó Sergio Alberruche en una red social, a estas alturas del mes de agosto el Depor solo contaba con dos jugadores en su plantilla: Tello y Prosi. A partir de ahí y con los primeros partidos de liga como pretemporada, el cuadro de Pérez Salvachúa realizó una grandísima temporada partiendo de esas condiciones. Ahora la situación no tiene nada que ver, las promesas están sobre la mesa. Queda lo más complicado, corroborarlas en mayo.

Con la gorra

No puedo resistirme a dar una pincelada sobre el descenso administrativo del Real Murcia, el regreso del Mirandés a Segunda y, por extensión, el de Carlos Terrazas. El técnico vasco se hizo con los controles en Anduva, después de conseguir ser el mánager general de la entidad, cambiando así el modelo deportivo de la misma. Achacando el descenso del conjunto de Miranda de Ebro al modelo anterior y a la bicefalia en la toma de decisiones, Terrazas prometió, hablando de promesas, devolver al Mirandés a Segunda División. Lo que Terrazas no sabía, y eso es mucho decir, es que su equipo se aprovecharía del descenso administrativo del Murcia. Precisamente el Murcia. Casualidades de la vida y del fútbol que cierran un círculo vicioso entre el Depor, el Mirandés y el propio equipo pimentonero. Lo que está claro es que Terrazas sigue con la gorra bien puesta y en Segunda División.