Mi último hexágono

captura

Por Míriam Pindado

Hace un año y dos meses mis compañeros se acordaron de mí. Faltaba un nombre para cerrar este polígono y yo acepté ser ese sexto vértice que entonces le faltaba al hexágono. Gracias por esta oportunidad.

Hoy, después de más cincuenta artículos publicados (o hexágonos, como decimos por aquí), me despido. ¿La causa? La de siempre: el tiempo. O mejor dicho, la falta de tiempo.La misma que ha llevado a muchos de los que han pasado por aquí a decir adiós a El Hexágono y la misma que nos trae locos a todos los que corremos por este siglo XXI como pollos sin cabeza. Maldito tiempo y malditos días de 24 horas sin prórroga.

Sigue leyendo

Hasta pronto, Guadalajara

guadalajara

Hasta pronto, Guadalajara. Foto: web Ayto. Guadalajara.

 

“Caminante, son tus huellas

el camino, y nada más;

caminante, no hay camino:

se hace camino al andar.

Al andar se hace camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante, no hay camino,

sino estelas en la mar”.

(‘Proverbios y cantares’, Antonio Machado) 

(Canción ‘Cantares’ versionada por Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina)

Por María José Establés

Con estos fantásticos versos de Antonio Machado me despido de ustedes, queridos lectores. Este es mi último artículo en El Hexágono, este blog coral que me ha dado unas cuantas alegrías y algún sinsabor, pero sobre todo, buenos momentos.

Sigue leyendo

El último miércoles antes del jueves

De esta manera arrancaba mi andadura en el Hexágono. // Foto: Alba González

De esta manera arrancaba mi andadura en el Hexágono. // Foto: Alba González

Por Marta Perruca

Cuando llega el miércoles, simplemente me siento delante de la pantalla del ordenador y comienzo a escribir. Es cierto que días antes he estado dando vueltas al tema en cualquier minuto que mi mente ha podido descansar de pensamientos obligados, pero la realidad es que pocas veces estos artículos terminan siendo lo que en un principio había imaginado. He contado tantos miércoles consumidos delante de esta pantalla, que ya había asumido que eran así, por lo que me cuesta enfrentarme a la realidad de estar escribiendo mis últimas palabras en este blog.

Sigue leyendo