Madrid huye

Por David Sierra

Madrid huye. Sus vecinos escapan de esa ciudad mugrienta y tóxica en la que se convierte cuando desaparecen los miedos de pandemia. El estado de alarma, que los ha mantenido a raya hasta el pasado domingo ya no es impedimento y en cuanto la oportunidad ha surgido la capital ha quedado vacía en domingo. Como ocurría antes. Y como sucedía también antes de surgir el Coronavirus, el lunes caótico de tráfico y ruido motorizado ha vuelto a sus orígenes. Los peatones han visto de nuevo reducido su espacio a la mínima expresión, mientras en beneficio de la recuperación económica, la actividad sobre las cuatro ruedas manda en el espacio público, sin conceder opciones a las nuevas fórmulas de gestión, ni a los beneficios no sólo medioambientales, sino también económicos y sociales que ello conlleva. Y ante tanto humo aparecen algunos atisbos de cambio impuestos desde los juzgados para retratar a su Consistorio por sus esfuerzos para cargarse la única iniciativa válida, hasta la fecha, de convertir esa ciudad en mínimamente habitable.

guadalajara-tamajon-001-600x504

Ciudad Encantada de Tamajón en Guadalajara. /Foto: guias-viajar.com

Sigue leyendo

A curar lo llaman

Por David Sierra

Uno de los comentarios más habituales tras estas semanas de enclaustramiento familiar en plena primavera es el impresionante aspecto de nuestros campos. La naturaleza, cuando por las circunstancias que fueren, se desprende de las agresiones humanas, es capaz de regenerarse y propiciar exuberantes paisajes que hipnotizan cualquier mirada. Quienes por cuestiones laborales o de otro motivo han tenido la oportunidad de ser testigos de ese proceso coinciden en este punto. Aunque también tiene mucho que ver en ello las limitaciones para desempeñar esas tareas rutinarias que suelen llevarse a cabo en estas fechas como son la limpieza de cunetas y caminos rurales o los tratamientos herbicidas en solares y otros espacios donde no suelen dejar crecer las ‘malas hierbas’. A curar lo llaman.

Foto: David Sierra.

Hace unos días, el alcalde de Arbancón, Gonzalo Bravo, solicitaba a la Diputación que “hinque los codos” para dar solución a la creciente maleza que cubre las cunetas de las carreteras que conectan su pueblo y hacía extensible esa petición a las de toda la provincia. Si bien el regidor achacaba este problema a algo que ocurre cada primavera, independientemente de quien gobierne la Institución Provincial, este curso la pandemia y una climatología bastante abundante en precipitaciones han dejado que los entornos estén más densos de lo habitual en vegetación y más descuidados que de costumbre.

Podríamos justificar con la pandemia el que muchas de las tareas de limpieza y mantenimiento de los montes y de los campos no se hayan producido este año como debieran. Y que, por tanto, la llegada de la época estival requiriera una atención más exhaustiva para impedir que se prenda la mecha. El riesgo es evidente y los datos cantan cuando de una superficie forestal de 764.300 hectáreas, según indicó el delegado de la Junta de Castilla La Mancha en Guadalajara, Eusebio Robles, tan solo se ha actuado en materia de prevención en unas 800.

Llegados a este punto, no es extraña la preocupación manifestada por algunos sindicatos como la Federación de Servicios Públicos de UGT Castilla-La Mancha, que denuncia una reducción de medios humanos al reducir el tiempo de cobertura total pasando de 122 a 100 días. El responsable regional de Bomberos Forestales de esta organización apunta que de los 2063 compañeros que trabajarán en la campaña, solo 850 realizarán trabajos en el periodo de máximo riesgo (122 días) y 1.213 lo harán durante 100 días. “La reducción no se realiza por motivos técnicos, sino económicos, lo cual es bastante preocupante”, dice. La parte que le corresponde a Guadalajara es de 463 efectivos, de los que 60 son personal funcionario de la Junta de Comunidades y 403 de la empresa pública Geacam.

Si el Covid 19 ha puesto de manifiesto las deficiencias del sistema sanitario en su conjunto, los incendios forestales que cada verano asolan el territorio español en general y el castellanomanchego en particular, dejan en evidencia la aún deficiente política de prevención y extinción, una vez superada la trágica etapa cospedaliana. La conservación del medio ambiente y su protección es una de las alternativas con mayor proyección para frenar la despoblación e incentivar la vida en el entorno rural; pero para ello es imprescindible que las administraciones públicas lleven a cabo un proceso de reconsideración de este sector como remedio contra esa gran pandemia, también con nombre y sin vacuna, que continua afectando a nuestros pueblos.

El panadero

Por David Sierra

En tiempos de confinamiento tan solo unos pocos han podido proseguir con su actividad cotidiana. Que el día a día, a pesar de las restricciones, no cambiase demasiado como para notarlo. Me dice una vecina que el panadero ha incrementado su oferta de productos. Que ahora puedes encontrar, aparte de pan tierno, magdalenas, huevos y algunas tortas de anís entre otros productos. En cuanto a lo demás, apenas ha cambiado. Lleva mascarilla, pero su ruta sigue siendo la misma. La puerta de su furgoneta se convertía en improvisado espacio de reunión. Y también de chismes. Las últimas paradas tenían la ventaja de que la información llegaba fresca y completa. En definitiva, distorsionada del todo.

panadero

Panadero repartiendo el pan por los pueblos. / Fuente: Rtve.

Sigue leyendo

En cuarentena

Por David Sierra

En la ciudades como Madrid, algunos, los más espabilados intuían lo que podría pasar. Y cuando el temporal apenas se divisaba, ya habían previsto que estarían en paro una larga temporada. Empleos privilegiados y sueldos acomodados permitían el resto. Lanzarse a la carretera en plena alerta. Para acabar en aquel apartamento de playa, en esa casita en la sierra o en la vivienda heredada en esa pequeña aldea cuyos habitantes, tan sólo unas semanas antes, imploraban a las administraciones para sobrevivir al fenómeno de la despoblación.

Sigue leyendo

Odiosa comparación

Por David Sierra

El periódico británico The Times titulaba el pasado lunes, 10 de febrero, en el faldón de una de sus páginas la siguiente información: ‘Bus cuts create rural ‘transport deserts’. El artículo se refería a que los recortes en el servicio público de autobuses y el cierre de algunas de las rutas han dejado a casi un millón de británicos en riesgo de quedar aislados de los servicios básicos.

move-to-ilminster

Sigue leyendo

Turismo y despoblación

Fitur 2020.jpg

El presidente de la Diputación, al frente de la delegación en Fitur // Foto: Guadapress

Por Álvaro Nuño.

Como todos los años, la provincia de Guadalajara se afana estos días en mostrar todos sus encantos en Fitur, la Feria Internacional de Turismo que se está celebrando en el Ifema hasta el próximo domingo 26, jornada en la que además seremos los protagonistas en el stand de Castilla-La Mancha. Todas las administraciones, comenzando por la Junta de Comunidades y acabando por los municipios más “turísticos” -como Hita, Brihuega, Cifuentes,  Pastrana, Molina de Aragón,  Cogolludo, Atienza, Sigüenza, Torija y la propia capital-, y pasando por la Diputación, exponen los reclamos de cada lugar para intentar atraer al mayor número de visitantes. No en vano, es la mayor feria del sector del mundo a la que el año pasado acudieron más de 140.000 profesionales y 110.000 personas de público general.

Sigue leyendo

El Ojo te ve, o te verá

Por David Sierra

Conchi iba todas las mañanas a ver a su vecina, que vivía dos números más arriba. Encontraba siempre abierta la parte superior de la puerta, una de esas dividida por la mitad. Entraba decidida sin hacer uso del aldabón de bronce. Se colaba hasta la cocina y se acomodaba en alguna de las sillas de enea que rodeaban la mesa redonda de conglomerado y con brasero, que había al lado de la chimenea, donde la lumbre daba sus primeros lametazos a los troncos. Allí esperaba paciente, hasta que alguien entraba a darle conversación. A esas horas era también habitual que el cartero apareciese. Tampoco le hacía falta llamar la atención cuando no portaba cartas certificadas. Dejaba la correspondencia en la mesita de mármol del vestíbulo y marchaba sin avisar, como una presencia fantasmagórica.

Cámara de videovigilancia_detail

En la calle se respiraba confianza. Siempre encontrabas a alguien. Las vecinas merodeaban de una casa a otra mientras ponían en orden sus moradas. Los cerrojos apenas se usaban. Los chismes corrían como la pólvora. En las ventanas, tras los visillos, era corriente descubrir ojos y siluetas que vigilaban cualquier movimiento o ruido que resultara fuera de lo habitual. No había secretos, y los que surgían se guardaban en comunidad.

La situación ha cambiado. Las calles ya no tienen números. Apenas unas cuantas están habitadas. Solitarias permanecen casi todo el año. Un vecino por allí, una vecina por allá. Y algún dominguero que se ha dejado caer fuera de su rutina. En el día a día, son pocos los momentos en los que unos cuantos coinciden. Quizá cuando suena el claxon del panadero. A lo mejor el día de visita del médico. Los calaminos ruedan y ruedan con el viento sin que nadie haga nada por detenerlos. Y ante ese panorama, surgen los temores y acechan los miedos.

Hace ya casi una década que varios municipios de la provincia decidieron hacerse cargo de su seguridad, apostando por la videovigilancia. Poner cámaras en las calles que sustituyesen las miradas expiatorias de los ventanales. Y ganar la confianza perdida por la disminución de la población. Pero se dieron de bruces con una normativa demasiado complicada para ser acatada por ayuntamientos con recursos limitados. Querían contrarrestar así el hecho de que un buen número de cuarteles fueran cerrando y sus integrantes desplazados o reducidos a la más mínima expresión. El medio rural quedaba así dejado a la suerte de los vándalos. Significativos fueron los casos de Heras de Ayuso y Mantiel, con reproches políticos, denuncias públicas de atentado a la intimidad y amenazas veladas de sanciones inasumibles.

Ahora el fenómeno ha cambiado y está de moda salir en las fotos de los salvadores de lo despoblado. Por eso, cuando en la Sierra Norte sus alcaldes levantan la voz y plantean como solución grabar en vídeo las calles, obtienen buenas palabras. Y los vetos de antaño se convierten en manos tendidas y un concienzudo asesoramiento sin inconvenientes. El complemento ideal a ese plan de seguridad que incluye mayor presencia y esfuerzo policial del cuerpo más maltratado en sus condiciones laborales. La policía local de los pueblos, transformada también en custodio de unas imágenes que bien podrían facilitar su trabajo o directamente sepultarlos.

Ante tal tesitura, la apuesta para garantizar la seguridad y convivencia en nuestros pueblos es tirar por el camino de en medio. En el cajón de las administraciones ha quedado el interés de varios municipios de la provincia, partidarios de crear un cuerpo policial mancomunado que pueda resolver las carencias en materia de protección que existen en el medio rural. Una vez más los impedimentos, superaron a las voluntades. Y quizá esté en la garantía de esa seguridad, y no en el ‘Ojo te ve’, una de las vías para que nuestros pueblos vuelvan a repoblarse.

 

El callo de la repoblación

Por David Sierra

Mientras en la ciudad del Doncel tenía lugar recientemente un nuevo encuentro sobre despoblación con ponencias y mesas redondas en las que figuraban ya personalidades contrastadas relacionadas con este asunto y políticos de turno, en un pequeño municipio de nuestra provincia uno de sus vecinos volvía a maldecir, por enésima vez, a la compañía telefónica con la que había contratado el servicio de Internet. De nuevo la red volvía a fallar y le impedía comunicarse. Frustrado, tras conversar con un operador sin que le solucionara el problema, y harto de pagar mucho más por un servicio peor que el que recibe un ciudadano de la gran ciudad, meditaba en voz alta que “esto es como si las autopistas no tuvieran peaje y a nosotros nos pusieran uno por ir por estas carreteras”. Se refería a la pequeña carreterilla a medio parchear que une el pueblo con la vía comarcal.

despoblación_congreso

El vicepresidente de la JCCM, José Luis Martínez Guijarro durante su intervención en Sigüenza.

Sigue leyendo

Juego de sombras

Por David Sierra

Foto_rdp_Alguacil_y_Engonga

Jose Luis Alguacil y Armengol Engonga, concejales del Partido Popular en Guadalajara.

Al Partido Popular no le ha gustado que el Ayuntamiento de Guadalajara haya tomado la decisión de participar en los planes de empleo extraordinarios que la Junta de Castilla La Mancha pone en marcha, desde que Emiliano García Page preside esta administración, y que están enfocados a parados con una serie de particularidades muy concretas que les impiden acceder a un empleo de manera habitual. Dicen los ‘populares’, que estos planes son un ‘fraude’ dado que se tratan de ‘subvenciones encubiertas’ al tiempo que los tachan de ineficaces porque, según manifestó el concejal José Luis Alguacil en rueda de prensa, “no solucionan el problema del paro sino que lo cronifican y precarizan a los trabajadores”.

Sigue leyendo

El territorio por encima del partido

Candidatos de la Plataforma “Teruel Existe. // Foto: teruelexiste.info

Por Álvaro Nuño.

En plena negociación para conseguir la mayoría de 175 escaños que
convertirían a Pedro Sánchez en presidente del Gobierno, a Pablo Iglesias en
vicepresidente, y a sus dos formaciones socios del primer gobierno de coalición
de la democracia, cada diputado cuesta sangre sudor y lágrimas. Juntos, PSOE
(120) y Unidas Podemos (35) se quedan a veinte escaños de los votos necesarios
por lo que se ven imprescindibles los apoyos de Más País, además del de una
multitud de partidos nacionalistas y regionalistas del más variado pelaje (vascos, catalanes, gallegos, canarios, cántabros,…) y, a diferencia de las pasadas generales, la sorpresa de la noche del #10N, el diputado de la Agrupación de Electores Teruel Existe, un partido ya no nacionalista ni regionalista, sino provincialista, representante de la llamada “España vaciada” y que ha adquirido un protagonismo mayúsculo en el panorama político nacional.

Sigue leyendo