No es lo mismo

Por Borja Montero

No han pasado ni dos meses desde que las reivindicaciones feministas, cada vez más presentes en el día a día de nuestra sociedad en los últimos años, dieran un definitivo aldabonazo en la puerta de los asuntos pendientes y urgentes de la agenda pública gracias a las movilizaciones convocadas con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora (saben que a mi me gusta la denominación clásica), una ocasión en la que no pude pasar por lato el hecho de que los protagonistas institucionales en el acto oficial celebrado en Guadalajara fueron cuatro hombres. Como el transcurso de las semanas, aquellos que se prendieron lazos morados de sus solapas los han vuelto a guardar en el fondo de los cajones y han vuelto a sus viejos prejuicios y diferenciaciones estúpidas, lejos de hacerse eco de aquellas demandas. Lo que viene a continuación no deja de ser anecdótico pero precisamente por ello da cuenta de que muchos no tienen la mínima intención de cambiar absolutamente nada, ni siquiera lo más visible, ni siquiera lo menos grave. Sigue leyendo

Anuncios

Se nos ha oído alto y claro.

d3e0dd56-5ebe-41d3-a0f1-4a15806d77a3.JPG

La calle como altavoz femenino, demostración de fuerza y símbolo de la unión de las mujeres.

Por Gloria Magro.

A escasas cuarenta y ocho horas de la mayor demostración de fuerza feminista de la historia de España, resulta difícil no dejarse llevar por la euforia.  Nunca las mujeres habían conseguido tanto en nuestro país tanto y en tan poco tiempo. Hablamos de visibilidad, compromiso, unión… e incluso de algún intento de revisionismo histórico en clave femenina. Las españolas hemos salido a la calle de forma masiva y por primera vez, unidas por una causa común. Se nos ha oído alto y claro, y por una vez, también se nos ha escuchado.  Y el mundo entero nos ha contemplado con asombro. Esperemos que también hayan tomado nota. Sigue leyendo

En masculino

FB_IMG_1520481673501

Invitación al acto institucional oficial con motivo del 8 de marzo en la que hay una ausencia total de mujeres. // Foto: Facebook del concejal José MorslMo

Por Borja Montero

8 de marzo. Una fecha grabada en el subconsciente colectivo y que para un gran número de personas tiene una gran significación. El Día de la Mujer Trabajadora, denominación original de esta onomástica y, si nos atenemos a la concepción marxista de la capacidad de trabajo y la visión dialéctica de la sociedad, la más acertada para definir las reivindicaciones que habitualmente se sacan a la palestra, dio paso al Día de la Mujer, supuestamente más amplio pero que ha servido para intentar vaciar de contenido la jornada, y ahora al Día de la Mujeres, nombre que muchas le han dado tras la convocatoria de la huelga feminista a nivel internacional, fruto de un movimiento imparable en los últimos años de concienciación sobre la desigualdad y los desmanes de la sociedad patriarcal, que hace que este año el 8 de marzo sea un poco más 8 de marzo. Sigue leyendo

Trabajando como Cospedal

Por David Sierra

huelga-feminista-2018-kgfd-u501130486808hib-624x549ideal

Es pensionista. Y mujer. A sus casi 99 años, los recuerdos se desvanecen en su maltrecha memoria. A veces aparecen instantes de lucidez. Y entonces habla con la sabiduría que le otorga la edad y toda una vida dedicada a los demás. Por sus ojos han pasado una guerra civil, una postguerra, la hambruna y la desgracia de ver a seres queridos decir adiós antes de tiempo. Ella siempre ha dicho: “Dios mío, por qué no me has llevado a mí”. Aunque no es religiosa y detesta a los curas y todo lo que vaya envuelto en una sotana o atado con alzacuello.

Sigue leyendo

Feminismo de lavadero

Programa de actos por el Día de la Mujer en Illana. //Foto: Ayuntamiento de Illana

Programa de actos por el Día de la Mujer en Illana. //Foto: Ayuntamiento de Illana

Por Patricia Biosca

La semana pasada se celebró el Día de la Mujer entre una atención mediática inusitada por la repercusión en otros países de actos parecidos reivindicando la igualdad de género. Se pedía a la sociedad que se vistiera de negro para dar visibilidad al problema, las redes sociales se inundaban de mensajes de apoyo a esta causa (estaría bien tener las estadísticas de este tipo de mensajes este año comparadas con la misma fecha de años pasados) y los móviles bullían con memes, imágenes y parrafadas de la importancia de la mujer en la sociedad y lo feminista que se vuelve esta masa cuando hay algo que celebrar (aunque se olvide al día siguiente). Incluso las tiendas más famosas sacaron camisetas para tal efeméride. Mientras, en el pueblo guadalajareño de Illana, como si fuese la aldea irreductible de galos de Astérix y Obélix que van a su bola, como si viviese una realidad paralela, se festejaba el Día de la Mujer con una misa, la santificación de la restauración del lavadero y un baile-vermú en honor a todas ellas. Tal como leen: misa, bendición del lavadero, vermú e incluso bingo. En honor a la mujer. Mezcla “La casa de la pradera” con “Girls” y aún así no tendrás un engendro ni parecido. Sigue leyendo