El 4º de mayo

f5479f1a2d5e8dbb5fe602dbe4ffd3e8_XL

Un momento de la tradicional manifestación del Primero de Mayo, que concitó a alrededor de medio millar de personas en Guadalajara el pasado lunes. // Foto: J. Fraile / guadaque.com

Por Borja Montero

El pasado lunes se celebró prácticamente en todo el mundo el Primero de Mayo, conmemoración internacional del Día del Trabajador. Durante muchas décadas, desde 1889 para ser más exactos, esta onomástica ha servido para que la clase obrera realice un exhaustivo análisis de su situación y de su lucha por las condiciones de vida de los trabajadores y haga aún más visibles sus reivindicaciones, casi siempre a través de las distintas organizaciones que conforman lo que ha dado en llamarse tradicionalmente como movimiento obrero. Con el paso del tiempo y la consideración como día festivo de esta fecha, el contenido crítico y la implicación ciudadana en la efemérides, que debía ser festiva y reivindicativa a un tiempo, ha ido cayendo, lo que no quiere decir que la clase trabajadora no tenga nada de lo que quejarse. Hoy es el 4º de mayo, y la lucha por los derechos de los trabajadores no es menos necesaria que hace tres días. Sigue leyendo