Historia de una ambición

Por Borja Montero

La verdad es que la elección de este título, propio de un telefilm de dudosa calidad ideal para una siesta sabatina o de un thriller ochentero de trasfondo empresarial o político, no le queda nada mal a nuestra protagonista de hoy. María Dolores Cospedal (respetemos en su epitafio político su deseo de acercarse al pueblo y quitarse el “de” que ella misma se puso), quien lo fuera todo en el Partido Popular, anunció ayer se renuncia al escaño en el Congreso de los Diputados y, con él, a toda la ligazón que le quedaba con el mundo político, tanto a nivel orgánico dentro del partido como a nivel institucional. Sigue leyendo

Anuncios

El cambio necesario

Mariano Rajoy junto a Dolores Cospedal, quien defendió la famosa indemnización en diferido de Bárcenas. Foto: abc

Por Celia Luengo

Llevaba tiempo pensando en escribir sobre este tema y en el último momento me echaba para atrás, es un asunto muy manido, del que no se puede decir nada nuevo, del que todos estamos hartos, me lo decía a mí misma y puede ser que hasta me lo creyera. Pero la realidad es que la trascendencia del tema requiere que hablemos, que no demos por sentado que está todo dicho, que opinemos desde todos los puntos de vista y todas las perspectivas que nos ayuden a entender cómo la corrupción ha podido instalarse de tal manera en el seno de un partido y cómo, además y a pesar de sus desmanes, ese partido sigue ganando elecciones.

Sigue leyendo

Román, el candidato converso

Antonio Román y Dolores  Cospedal en la inauguración del centro social del Cuartel del Henares, el pasado viernes. // Foto: castillalamancha.es

Antonio Román y Dolores Cospedal en la inauguración del centro social del Cuartel del Henares, el pasado viernes. // Foto: castillalamancha.es

Por Concha Balenzategui

“Me han hecho ver que puede ser necesario mi apoyo”. Es la frase pronunciada el viernes por Antonio Román, que confirma que se presentará a la reelección como alcalde de Guadalajara el próximo mes de mayo. En diez palabras, que no llenarían ni medio tuit, se encierran dos grandes axiomas de una declaración que está cargada de sinceridad. Vaya eso por delante.

Sigue leyendo