Comiendo con tu enemigo

Por David Sierra

urnasRechascaban las ascuas al mediodía a las puertas del Consistorio. Sinónimo de cita electoral. Medio bidón de aceite, tajado por la mitad, cumplía la función de barbacoa. Un antiguo somier de metal adaptado con cuatro brazos en hierro para poder ser volteado a modo de parrilla acogía en su seno varias filas de chuletillas de cordero colocadas con sumo cuidado. Con anterioridad habían servido para el asado de unos suculentos espárragos verdes. De esos de la tierra, que ahora salen a miles y por los que sus productores luchan para obtener una certificación geográfica que acredite su calidad y procedencia.

Sigue leyendo

El diferido de las elecciones en Guadalajara

8bd746ff62668aaccd1a41895b139cca

Emiliano García Page celebrando la victoria con un sonriente Bono a su izquierda. // Foto: La Cerca

Por Patricia Biosca

Por si no lo saben, hay veces que los periodistas nos dejamos textos preparados a falta de poner el último párrafo con la incógnita central de la historia. Si hacemos la crónica de un concierto, buscamos playlist de anteriores citas con el artista o frases de canciones que nos puedan servir para hilar el artículo; cuando se cubren actos institucionales en los que hay un riguroso horario y en la que solo en el caso de que que una de las personalidades se diera de bruces contra el suelo o que algún invitado acudiera vestido como el payaso de “It” dando volteretas, podría llevar al traste el calendario; incluso todas las redacciones guardan una carpeta con los obituarios de gente que aún está viva, pero de la que todos sospechamos que por poco tiempo -no se escandalicen, que luego bien que quieren leer las noticias según ocurren-. Cada maestrillo con su librillo, que dirían. Pues bien, este artículo será algo parecido, pero haciéndoles partícipes a todos del momento exacto en el que fueron escritos los párrafos. Porque ahora mismo son las 18.39 horas del domingo y no tengo ni idea del resultado de las próximas horas, decisivas para tantos españoles. Bienvenidos a lo que acabo de bautizar como “experimento bioscalectoral”. Sigue leyendo

Mayorías relativas, minorías absolutas

Gráfico con los resultados electorales del domingo, publicado por Guadaqué.

Gráfico con los resultados electorales del domingo, publicado por Guadaqué.

Por Rubén Madrid

Estaremos de acuerdo en que jamás unas Elecciones Europeas, tan anodinas, desataron tantos titulares. Los resultados del domingo han dejado a la izquierda despistada y a la derecha asustada. El triunfo sin celebración del PP, la irrupción de Podemos, el batacazo del PSOE -que ha acelerado unos cambios largamente anunciados-, las notables pero eclipsadas subidas de IU o de UPyD…

Retomo este artículo a renglón seguido de las palabras de mi compañero Abraham Sanz en el suyo de ayer, donde decía que resulta apresurado sacar conclusiones de cara a las municipales y regionales del año que viene. Estoy de acuerdo, pero esta vez cometeré la osadía de señalar algunos fenómenos o datos interesantes, sin necesidad de ejercer de agoreros y fijándonos en los números que ha dejado la cita en nuestra provincia. Dejamos aquí diez reflexiones sin ánimo, por cierto, de agotar todo debate ni de solapar otras muchas lecturas posibles:

  1. El PP ha ganado las elecciones en la provincia de Guadalajara. De eso no cabe duda porque, como en el fútbol, aquí ganar (que no siempre gobernar) lo hace quien tiene un tanto más en el marcador. Y el Partido Popular ha recibido no una sino casi 10.000 papeletas más que su siguiente adversario, el PSOE. A partir de aquí se desatan todas las interpretaciones, incluso las erróneas: habrán visto que a algunos de sus buzones llegaba recién salido del horno electoral el gratuito Guadanews asegurando en portada que “el PP consolida su mayoría”. No es cierto. El PP no ha obtenido ni siquiera la mitad más uno de los votos. De modo, mi lord, que no hay calculadora que dictamine esta mayoría.
  2. No sólo se aleja de la mayoría, sino que es más relativa que nunca: el PP ha perdido una inmensidad de votos. Hasta 17.000 guadalajareños que optaron por la candidatura europea del PP hace cinco años se han quedado esta vez en casa o la han cedido a otras siglas. Es el partido que más apoyo pierde en cinco años. Sus resultados en unas Europeas sólo fueron peores en 1989 y el domingo conocieron su respaldo más bajo en la última década en Guadalajara. De hecho, y como ocurre en todo el país, el triunfo conservador se sostiene únicamente gracias al “un poco más difícil todavía” de su rival más directo, el PSOE, que ya no cae, sino que se hunde por debajo de su suelo electoral.
  3. De hecho, el PSOE ha perdido 13.481 votos. El partido que ahora tutelan Page en la región y Bellido en la provincia no ha logrado ingresar entre las honrosas excepciones extremeña, andaluza o asturiana y se ha dejado llevar por la senda cuesta abajo por la que transita el partido en el conjunto del país. La principal opción de la oposición resulta cada vez menos atractiva para la ciudadanía, aun cuando en Castilla-La Mancha dispone del ‘factor Cospedal’, es decir, los ciudadanos sufren en mayor medida que en otras regiones gobernadas por el PP los rigores del ‘austericidio’ y los recortes en políticas sociales. Algo están haciendo rematadamente mal.
  4. La conferencia política de Sevilla, allá por noviembre, nos pareció a muchos más cosmética que política y así lo dijimos. Tampoco una campaña a rebufo de los exabruptos de Cañete ha estimulado a sus votantes. Rubalcaba cae por su propio peso, pero de ahí no se puede resolver que la renovación del PSOE esté en marcha mientras la militancia no sea capaz de escribir un guion propio y soltarse los corsés del aparato. A la paisana Beatriz Talegón, una de las voces que mejor representa la frescura del nuevo mensaje socialdemócrata, no paran de tirarle los trastos desde todos los rincones de la izquierda real. Por algo será. En Ferraz, en cambio, la madrastra sigue negando la realidad y prefiere romper el espejo que le dice que ya no es la más guapa. A nosotros también nos parece que Talegón es mucho más guapa –salta a la vista– y nos tememos que a este paso Blancanieves se irá con los enanitos.
  5. El bipartidismo pierde: los dos principales partidos han perdido el 40% de su respaldo respecto de 2009, con 30.900 papeletas esfumadas, mientras que IU, UPyD y Podemos suman casi 16.000 votos nuevos al balance de hace cinco años. La lectura es obvia: la ciudadanía está cansada de una política al contragolpe -y Guadalajara, los debates en sus foros políticos son la prueba, no es ninguna excepción-. Mientras, ganan las izquierdas. La suma de votos entre el PSOE, IU y Podemos deja un saldo de 35.212 sufragios (mil más si se añadiera a otra fuerza progresista, Equo) frente a los 30.800 de la derecha (PP y Vox) y los 11.233 del centro (UPyD y C’s). Decía recientemente el CIS que Guadalajara no es de derechas. Las europeas le han dado la razón.
  6. Al bipartidismo le amenazaban antes de las elecciones por todos los lados y, al final, el apoyo a los minoritarios ha sido muy desigual. La opción de Vox, más a la derecha de la derecha, se ha quedado cortísima, con menos del 3% de los sufragios en nuestra provincia. Por el centro, UPyD y Ciudadanos han superado los 10.000 votos, aunque la formación de Rosa Díez no ha asestado esta vez el golpe psicológico que supuso en 2009 convertirse aquí en la tercera fuerza de estos comicios. No es para menos, al hilo de las turbulencias internas que ha venido manifestando este partido en la provincia. En realidad es, ya en el otro extremo, donde la amenaza al bipartidismo se expresa con mayor contundencia, también en Guadalajara: IU ha aumentado un 6% su respaldo y Podemos ha irrumpido con virulencia (aunque no tanta como en Madrid): dos de cada diez guadalajareños que acudió a la cita con las urnas optó por estos dos partidos.
  7. La euforia a este lado del espectro político estará dando forma en más de una mente a los primeros concejales de Podemos en el Ayuntamiento o al grupo parlamentario de un nuevo Frente Popular en Toledo. Si no sueñan las izquierdas, aquí no sueña nadie, pero a nadie se le escapa que en las municipales cambia la partitura. Dentro de un año entrarán en juego muchos condicionantes: la campaña de los partidos es más potente (y los aparatos más fuertes los tienen los grandes partidos); los medios –en Guadalajara, controlados por el PP en su mayoría a través del reparto clientelar de fondos públicos– prestan más atención a la disputa entre partidos; aparecen nuevas formaciones que estaban apagadas o diluidas –caso del PCAS y, sobre todo, de los independientes– y surgen experimentos de última hora que rara vez suman, pero siempre restan. No es menos cierto que los candidatos que encabezan las listas tienen un peso a veces determinante para reorientar el voto, que no pocas estrategias cuentan con la política de alianzas que pueda establecerse el día después y que entran en juego (o deberían) los balances de las actuaciones de los equipos de gobierno municipales y autonómicos y de la labor de oposición de quienes desde dentro de las instituciones o desde la sociedad civil tienen el cometido de criticar, enmendar, fiscalizar y aportar propuestas.
  8. En cualquier caso, si Izquierda Unida y Podemos logran confluir en una misma propuesta electoral, como parecen dispuestos según sus manifestaciones más recientes, no sólo restituyen lo que parece obvio (que sumen en vez de dividir su todavía minoritario granero de voto), sino que optan por la opción posibilista en unas elecciones regionales o unas nacionales donde los pequeños tienen tan complicado obtener un escaño en la circunscripción de Guadalajara. Sólo con un frente común, abierto incluso a otras opciones progresistas, tendrán verdaderas posibilidades de luchar contra el pucherazo de Cospedal en las Cortes de Castilla-La Mancha o de soñar, mirando muy alto, con uno de los tres diputados por Guadalajara en unas generales. Y sólo así estarán en condiciones de disputarle el discurso del voto útil al PSOE.
  9. Merece un análisis aparte la reacción al fenómeno Podemos. Resulta desternillante que después de alimentar el abstencionismo entre su electorado, los partidos que representan los valores acomodados en el sistema critiquen por populismo y antisistema a una nueva formación que ha arrastrado a más de un 1.200.000 españoles a las urnas y que pone el dedo en la llaga abierta precisamente por las políticas neoliberales respaldadas con titubeos por unos y con pasión desenfrenada por otros. Ayer mismo se conocía que esta España que en los últimos años han desgobernado el PP y PSOE tiene a uno de cada cuatro habitantes en riesgo de exclusión social. Es esta pobreza la que genera delincuencia y miseria. No hay explicación más contundente para el fenómeno social del 15-M o el fenómeno político de Podemos que este tipo de estadísticas que, más allá de la frialdad de los números, reflejan realidades domésticas. Son los apóstoles del sistema (la casta, los llama Pablo Iglesias) los que, con sus decisiones, se comportan como auténticos agitadores antisistema.
  10. Le están haciendo un tremendo favor a Podemos quienes alimentan el maniqueísmo y la confrontación. En algún lugar he leído estos días que el líder de este partido busca precisamente la teatralización del conflicto social, la confrontación dialéctica en debates como los que le han popularizado en televisión, para que los jóvenes y no tan jóvenes no se resignen a callar, a quedarse en casa sin votar o a hacer las maletas, algo así como de lo que se quejaba Castelao cuando les reprochaba a sus paisanos que “los gallegos no protestan, emigran”. En Podemos estarán satisfechos con la campaña paralela, especialmente animada desde la derecha. En las últimas horas hemos visto mucho Marhuenda quitándose la careta. Pero también socialistas que fueron cargos de Bono tildan de populista a Iglesias, en un ejercicio de extrema coherencia. Así que el aluvión de piropos (friquis, perroflautas, antisistema, radicales, violentos, populistas… los mismos con los que intentaban provocar antes de ayer al 15M) sigue prolongando el minuto de gloria de la que ha sido la cuarta fuerza con mayor respaldo en las elecciones. De momento, este coro de voceros ya les ha escrito un eslogan para las próximas elecciones: “Ladran, luego Podemos”.

La campaña del absurdo

Elena Valenciano y Miguel Arias Cañete

Los cabezas de lista de PSOE y el PP, durante su debate televisivo. // Foto: EFE

Por Óscar Cuevas

Como a todo cerdo al que le llega su “sanmartín”, la campaña electoral apura el último sorbo en esta jornada de viernes 23 de mayo, a la sazón, día de Nuestra Señora del Rocío. Efectivamente, como peregrinos del Camino en pleno éxtasis místico, acabamos los españoles de transitar por esta quincena que se antoja alucinante, cual escena de éxtasis romero ante una blanca paloma almonteña.

Termina, digo, una campaña -eurocoñacísima– con excesos del absurdo, que pareciera una escena de Ionesco. Un periplo mitinero surrealista, cuyo guión también podría llevar la rúbrica del mismísimo José Luis Cuerda en una entrega genial de “Espabila, que no es voto”. Se acaba un carnaval de despropósitos, dos semanas (y pico previo) en las que el candidato favorito (el más-mejor, ya saben) se ha empachado, solito, de tanto soltar torpezas. En la que la “candidata sociodigital” ha encontrado un asidero en el que reflotar su mediocridad. Y en el que para aliño del potaje ha habido aderezados alucinógenos, con candi-tertulianos, salvapatrias, vísceras soltadas en la red, y periodismo irresponsable al albur de un ajuste de cuentas con resultado mortal. Vamos, que esto ha sido un cóctel de absenta que no lo supera ni el enésimo cubata del camino.

Elena Valenciano en la Ser

Elena Valenciano acudió a la Ser en la precampaña a decir que ella es “la chica de ayer”.// FOTO: Cadena Ser

Y el caso es que llegaron señales del cielo que avisaban de lo que se nos venía encima cuando, dos días antes de la “pegada de carteles”, Elena Valenciano quiso ver a Jesucristo, el Che y a Felipe González en una misma lógica trinitaria. Ella, Valenciano, que también soltó esa perla sobre que es hija de la Movida y el Penta. La “chica de ayer”, se explayó. Qué daño hizo la droga a la juventud de los 80, por cierto.

Hemos leído en la “prensa seria” docenas de titulares, que parecían sacados de lo mejor de “El Mundo Today”. Y gracias a ellos podremos recordar en las hemerotecas que esta campaña electoral ha sido la coronación de Miguel Arias Cañete como líder absoluto de los soltadores por la boca de lo primero que se pasa por la cabeza. El rey de los lácteos pasados de fecha ya dijo, años ha, que “no hay camareros como los de antes” porque los inmigrantes no sabían preparar una tostada “de manteca colorá”. También dijo en su momento que “el regadío hay que usarlo como a las mujeres, con cuidado, porque te pierden”. Pero ha alcanzado el cénit de su carrera política con esa perla, deliciosa, sobre la superioridad intelectual bien entendida. Luego pidió disculpas, pero sonaron caducadas como un yogur de los que fabricaba Ruiz-Mateos.

Ha sido impagable, también, descubrir en estas últimas semanas que tras un magistrado de postín se encontraba realmente un filón para el psicoanálisis; que IU es capaz de dar brillo a sus guerras más cainitas en pleno periodo electoral; que unas cuantas tertulias de televisión pueden convertir en éxito una insólita operación política cargada de egolatría. O que tras 30 años viviendo de la mamandurria bipartidista, alguien puede erigirse en el adalid anti-bipartidista, al tiempo que se pasa la vida tirando tejos a sus ex compañeros, tratando de evitar un previsible batacazo. Qué bien le queda la voz de Colombo a Vidal Quadras, por cierto.

En esta ceremonia del absurdo electoral, el candidato favorito (y más mejor) ha optado por huir de los focos, otrora buscados, tratando de que pase el temporal hasta el domingo, y a la espera de lo que se cueza en Panamá, por cierto. Por su parte, hemos visto a la candidata sociodigital poniendo carita de póker cuando un invitado socialista francés de postín defendía ante sus fans los mismos recortes (o casi) que ella critica a la derecha patria. C’est la vie.

Y claro, tanta situación insólita acaba reproduciéndose, como virus del Ébola lepeniano, y nos llega a las puertas de casa. Y Guadalajara se apunta a su propia dosis de surrealismo y/o torpeza política. La Junta Electoral le saca las vergüenzas al PP (sobre todo, aunque también Rafa Esteban ha recibido lo suyo) por usar todo tipo de artimañas saduceas. Que es que se han lucido Guarinos y Román, entre la publicidad del “Eje Cultural”, las visitas a obras en piscinas trenzadas de rondón, los TFTs de “a ver si cuela”, y hasta un boletín propagandístico municipal que ha sido repartido cuando era manifiestamente ilegal hacerlo.

Panel TFT de los autobuses de Guadalajara

El PP de la capital no tuvo empacho en seguir difundiendo una campaña expresamente prohibida por la Junta Electoral, ya en plena campaña, en los nuevos TFT de los autobuses.// Foto: O.C.

Luis de Grandes en Azuqueca

De Grandes, en el mitin de Azuqueca en el que no se permitió la presencia de periodistas.// Foto: PP

Pero entiendan ustedes que si Cañete cancela entrevistas pactadas, es normal que el PP provincial haga “fu” como el gato ante un inofensivo debate en una radio de instituto. Y en el colmo de la paranoia, llegar a impedir la permanencia de los periodistas en un acto público en Azuqueca, posiblemente para no evidenciar que, ni con la reencarnación de Romanones como cabeza de cartel, son capaces de llenar un salón de bar de 50 metros cuadrados. Que es que había cuatro y el del tambor, se lo digo yo. Y entiendan también que si Valenciano ha visto a Jesús en los ojos de Felipe, es lógico que el PSOE provincial vea la libertad de prensa y el sano periodismo en ese nuevo panfletillo que han impulsado, y que es anónimo, porque así no les pilla en renuncio la Junta Electoral.

Termina, digo, una campaña electoral loca de atar, durante la cual el Gobierno Regional ha mostrado gran capacidad de reflejos otorgando distinciones a los muertos (el que sepa los méritos de Adolfo Suárez padre para ser Medalla de Oro de Castilla-La Mancha que me lo explique). Y en la que, puestos a ver a Gila en un escenario, la Pantoja se forró porque estaba cegada de hormonas de amor, las revistas del corazón se inventaron una entrevista imaginaria con una princesa imaginaria, y hasta el Atleti, ex pupas, quedó campeón de Liga, y como te descuides, también de Champions. Para todo lo demás, nos queda Twitter. Pero ándate con ojo, chaval.

PD.- Arranco con esta entrega una nueva colaboración con mis compañeros de El Hexágono, a quienes agradezco la acogida. Trataré de suplir con éxito la ausencia de Yago, quien se despidió la pasada semana, como recordarán. Este nuevo blog toma el relevo de otros que anteriormente estuvieron en la red, como el que mantuve en El Decano de Guadalajara, o el más cercano en el tiempo de LaComunidad.info. Mi propósito es que los mismos principios de honestidad e independencia en la opinión guíen mis pasos ahora. Bienvenidos.