Como agua de mayo

682716428_20170513223348-khPC-U4225512999105dD-992x558@LaVanguardia-Web

Salvador Sobral durante su actuación el pasado sábado en el Festival de Eurovisión en el que consiguió la victoria. // Foto: La Vanguardia

Por Borja Montero

Mayo es un mes especialmente dado a los sucesos con cierto grado de extraordinariedad. Quizás sea por su carácter de prólogo del verano, lo que lo llena de días festivos y celebraciones populares; quizás por lo agitado de su calendario político al coincidir habitualmente con comicios electorales; quizás por lo no menos agitado de su meteorología, que se debate entre días prácticamente estivales con otros de temperaturas cercanas, pero lo cierto es que este mes suele ser dichoso en noticias y fenómenos que, aunque a veces sea solamente de forma fortuita o temporal, tienden a cambiar nuestras perspectivas de algún modo. Por utilizar la jerga popular, algunos de ellos vienen con agua de mayo, mientras que otros nos recuerdan aquello de “hasta el 40 de mayo, no te quites el sayo”. Hoy analizamos el paralelismo entre dos de ellos, que han tenido a bien coincidir en el tiempo: el Festival de Eurovisión y el sexto aniversario del 15-M.  Sigue leyendo