De Nevenkas, Manjones y otras cazas de brujas

Por Sonia Jodra

El sonido de la nyckelharpa de los adictivos versos de la película Akelarre podría ser la música de fondo de otras tantas cazas de brujas que en este país se han hecho en nombre de la fe, que viene siendo aquello de lo que están completamente seguros unos pocos y se empeñan con buen resultado en que crean todos los demás.

Andamos de efemérides en estos días, conmemorando como llevamos haciendo desde hace 17 años que en 2004 hubo 191 personas que fueron asesinadas en unos trenes en el más grave atentado terrorista que ha vivido este país. Se cumplen 20 años, además, de un acto de valentía que en Ponferrada se adelantó muchos años a movimientos como “me too” o “no es no”.

Lo que ambos hechos tienen en común es poco, pero relevante. Dos mujeres quemadas en la hoguera pública por pronunciar lo que nadie en aquellos momentos quería oír. El mismo efecto que en la película de Pablo Agüero producían los versos “Ez dugu nahi beste berorik zure muxuen sua baino”, las palabras de Pilar Manjón y Nevenka Fernández hicieron tambalearse los cimientos de lo correcto.

Pilar Manjón perdió a su hijo en el atentado de los trenes del 11 de marzo de 2004. Llena del dolor que solo una madre es capaz de sentir cuando entierra a un hijo, se dedicó en cuerpo y alma a luchar por saber la verdad que se escondía tras los atentados, para honrar la memoria de su hijo y de cuantos con él murieron en aquella mañana en la que España se paralizó. Sus ojos hinchados de llorar sin descanso, su voz quebrada, su cuerpo roto sirvieron para poner voz a las familias de los fallecidos y a las decenas de heridos que vieron cómo su vida se quedaba en aquellos trenes. Fue un ejemplo de valentía, de resiliencia cuando la palabra aún no estaba de moda y de amor infinito a su hijo. Porque así es como se ama a los hijos, de forma infinita. Ni siquiera la muerte es capaz de impedir que una madre siga queriendo a su hijo.

Pero la exposición pública es cruel. Cuando la búsqueda de la verdad choca con intereses partidistas, ideológicos o de cualquier otra índole relevante en el “establishment” la madre coraje se convierte en bruja y solo la hoguera le espera en forma de insultos, acusaciones, increpaciones, bulos y mentiras con el único objetivo de convertirla en cenizas de lo que fue entre el humo purificador del pensamiento único. “Por esa puta y cuatro muertos perdimos las elecciones”, sigue encabezando la lista de citas célebres de algún ex ministro. A propósito de la polémica del rapero Pablo Hasél, a Pilar Manjón le han tuiteado, entre otras lindezas: “A Pilar Manjón le tocó la lotería cuando reventaron al hijo. Menuda puta”; “Imagino que el padre del hijo de la Manjón no dice nada porque no se sabe quién es….”.

Y qué decir de Nevenka Fernández. Han tenido que pasar 20 años para que se atreviera a volver a la esfera pública y contar su verdad después de que a pesar de la sentencia que condenaba a su agresor fuera ella la que tuvo que abandonar su casa, en Ponferrada, y su país en busca de la calma y el sosiego que aquí le negaba el ruido mediático. El documental que ahora ha rememorado lo ocurrido entonces ha hecho que en la localidad leonesa algunos de los que salieron a la calle para convertir al verdugo en víctima y viceversa hoy se ruborizaran. Pero entonces también fue quemada en la hoguera por bruja. Por atreverse a pronunciar versos malditos que acusaban al “buen hombre” de haberla acosado, de haberla hundido, de haberle destrozado la vida y haber anulado hasta su voluntad. “Uno se marcha si tiene dignidad y luego denuncia” fueron las palabras que el fiscal escupió contra ella en un gesto que le llevó a ser suspendido por acoso procesal. Tremendo que la misma persona tenga que sufrir acoso del fiscal en el juicio en el que declara como víctima de acoso.

Considero que su ejemplo de entereza y valentía y su lucha también jalonan la historia del feminismo en nuestro país. Nevenka Fernández fue precursora en tantas cuestiones en materia de derechos de las mujeres que resulta ruin que en estas dos décadas no hayamos sido capaz de poner en valor su acto como pionera. Tuvo que pagar un precio muy alto por negarse a normalizar aquel machismo de provincias que no respetaba a las mujeres formadas, profesionales e inteligentes que además estaban en todo su derecho a ser guapas sin que ello las condenara si un hombre se encaprichaba de ellas. Quiero pensar que su ejemplo ayudó a muchas otras a ser libres de prejuicios, de presiones sociales y de hipocresía.

Pilar Manjón ha presidido durante 12 años la Asociación de Víctimas del 11M. Mítica fue también la frase con la que alguna presidenta madrileña le dio una subvención –“esto es mejor que la lotería porque no hay que pagar a Hacienda”-. Gracias a su trabajo y al de muchas otras personas, los heridos han conseguido que se les reconocieran las secuelas de los atentados, aún hoy siguen luchando por el reconocimiento del agravamiento de muchas heridas. Me temo que no ha logrado encontrar el sosiego y la calma que merece, pero le queda el consuelo de que tampoco otros han logrado su objetivo, verla arder en la hoguera destinada a las brujas y que sus palabras se convirtieran en cenizas.

Los tontos del culo

Por Sonia Jodra

También podríamos denominarles tontos de baba, porque les imaginamos babeando de insana envidia al paso de las grandes estrellas de cine de nuestro país. No hemos visto sus rostros. Pero sin duda se asemejan más al del Homo Neanderthalensis que al del Sapiens Sapiens. Detesto que ambos sujetos se hayan hecho famosos por sus deplorables comentarios sobre las mujeres que desfilaban delante de sus cámaras en la Gala de los Premios Goya gracias al talento que las ha llevado hasta lo más alto. La vulgaridad con la que emiten comentarios como “la que no quieras pa ti me la pasas” es tan hiriente por su contenido como por la normalización con la que la realizan. Dos varones en una posición profesional inferior al de ellas se permiten el lujo de hablar de ese tráfico de carne fresca como si realmente estuvieran en condiciones de hacerlo.

Me preocupa. Me preocupa sobremanera que en este país se siga llamando “puta” a una mujer por su aspecto, por el número de tatuajes que lleva en su cuerpo y por la profundidad de su escote. Los dos sujetos no son más que dos tontos del culo. Pero sus palabras constituyen la normalidad en muchas barras de bar -¡Bendita pandemia que ha limitado sus nocivos efectos!-, en muchos grupos de whatsapp y en muchas noches de copas en cuadrillas que como el Homo Neanderthalensis salen de caza ante lo que ellos consideran una cuestión de supervivencia de la especie; la suya, la de los primitivos que no han logrado llegar a Sapiens.

Y es que en la semana del feminismo por antonomasia, en estos días de 8 de marzo pandémico en que las mujeres seguimos siendo sospechosas de haber precipitado hace un año el contagio de ese virus que en los mítines de partidos de extrema derecha no tiene capacidad de contagio, ha servido para airear los pensamientos podridos que en los últimos años estaban siendo retenidos por quienes reniegan de la necesidad de que por fin las desigualdades de siglos sean corregidas en un acto de justicia social que, sin duda, hará que en este planeta las cosas avancen de forma más racional.

Se ha puesto de moda ser radical anti feminista. Se lleva criminalizar la lucha de las mujeres por las mujeres. Y los tontos del culo se multiplican amparados en los discursos torticeros de las formaciones políticas del exceso y los comentarios esparcidos por opinadores de tercera en platós de televisión. ¡Madre mía! Cuántas mujeres dedicaron su vida a luchar para lograr que las que hemos llegado después pudiéramos manifestar nuestras opiniones, pudiéramos tener voz, pudiéramos tener voto. Si vieran el uso que algunas “compañeras” hacen de esas conquistas, alineándose con el pensamiento del opresor…

Resulta sobrecogedor que palabras como equidad, igualdad, solidaridad, tolerancia y justicia provoquen tanto miedo entre los hombres. Fundamentalmente los de las especies Neanderthalensis y Cromagnon, que últimamente se han venido arriba y piensan que la mascarilla les protege para volver a decir lo que hasta hace pocos años era normal y que en los últimos años habíamos logrado que dejara de serlo. Pero sobrecoge más aún el apoyo que encuentran entre las mujeres de su especie. Señoras, “el hembrismo” no existe porque nunca ha existido un sistema matriarcal basado en privilegiar al género femenino frente al resto. Tranquilicen a sus compañeros porque no es eso a lo que aspiramos las que luchamos para que nuestras hijas no tengan miedo a decir en público que son feministas, que están orgullosas de las grandes mujeres que nos antecedieron en la lucha y que, por supuesto, no solo quieren ser científicas -que últimamente parece que se ha convertido en el objetivo único de esta lucha-. Queremos que nuestras hijas puedan querer ser lo que quieran ser, sin que su género, femenino, masculino, no binario o cualquiera que sea, limite sus opciones de soñar. Como indica Chimamanda Ngozi, “el problema del género es que describe cómo debemos ser, en vez de reconocer quiénes somos”.

Porque esto va de sueños. Sueños de igualdad entendida como proporcionar a cada uno lo que necesita, porque dar lo mismo a todas y a todos significaría perpetuar las desigualdades heredadas desde que los Sapiens aún no se paseaban por Europa.

De verdad, no seáis tontos del culo, que ya no se lleva. Dejad que vuestra especie evolucione al Homo Sapiens por completo, que ya os hemos dado unos siglos de margen para que podáis hacer la transición sin dramas.

Hacerse oír sin pisar la calle

Por Sonsoles Fernández Day

Las manifestaciones feministas del 8 de marzo del año pasado, solo unos días antes de que el coronavirus se llamara pandemia, fueron autorizadas e incluso alentadas desde el Gobierno, aun conociendo el peligro de contagio. Es cierto que en ese fin de semana se celebraron eventos igualmente multitudinarios, pero también otros se cancelaron. Justificarse diciendo que nadie imaginaba lo que nos esperaba, cuando ya en Italia la situación era extrema, no fue ni responsable ni inteligente. Desde el Ministerio de Sanidad se llegó a decir que el virus atacaba más a los hombres, y como a estas movilizaciones acudían principalmente mujeres, no era grave. Que fueran con cuidado, no se tocaran mucho y si tenían tos, mejor no fueran. Ya saben, Fernando Simón dixit. Fue una imprudencia, una locura o un riesgo innecesario, llámenlo como quieran, aunque oficialmente nadie lo ha reconocido. Un año de agotadora pandemia después, cuando aun estamos a expensas del virus, ahora Sars-Cov-2 , el 8M vuelve a traer polémica.

Sigue leyendo

De mujeres y brujas

Por Celia Iglesias

Las mujeres estamos divididas en nuestra historia desde siempre. Las buenas y las malas, las correctas y las incorrectas, las castas y las putas, las santas y las brujas, las feministas y las no feministas, las madres y las que no lo son… y así sucesivamente hasta el infinito y más allá…

Sigue leyendo

De datos, aforos y mujeres muertas

Acción de la Plataforma Feminista de Guadalajara. // Foto: Plataforma Feminista de Guadalajara

Acción de la Plataforma Feminista de Guadalajara. // Foto: Plataforma Feminista de Guadalajara

Por Patricia Biosca

¿Ha estado alguna vez en el Teatro Buero Vallejo? En una de esas funciones en las que se han acabado las entradas, que abarrotan la sala. Con esa foto en la cabeza, ahora imagine esta otra: todas y cada una de las personas que ve riendo, esperando a que comience el espectáculo, que charlan animadamente con el de al lado, todas y cada una de ellas, muertas. Todos asesinados con violencia, estrangulados, acuchillados, cosidos a balazos, desmembrados. 1.003 personas -número de aforo de butacas-, incluída usted, muertas de una manera terrible. Y más de medio centenar que se quedó fuera sin entradas, también. Ahora tiene una idea de todas las mujeres que han perdido la vida por la violencia machista solo en España desde 2003. 1.064 féminas que podrían estar riendo, esperando que empiece el show, charlando con sus hijos, sus nietos o sus amigos. Pero para las que cayó el telón mucho antes de lo esperado.  Sigue leyendo

Sumisa igualdad

Por David Sierra

Se acerca el 8 de marzo. Una fecha señalada en el calendario. Las calles se tiñen de protesta. De reivindicación. De proclamas en favor de la igualdad. En defensa de los derechos para que sean efectivos sin distinción de géneros. Para reclamar el fin de las discriminaciones, de las violencias en todas sus formas. Para hacer entender a quienes desde las aceras miran y callan incrédulos, anclados en la tradición, porque aún no comprenden el cambio al que de manera ineludible el movimiento feminista conduce a la sociedad.

dia_mujer

Manifestación por el Día de la Mujer. / Fuente: Ser Guadalajara.

 

En la cola del ‘super’ la proporción, a simple vista, refleja que los avances que poco a poco se van sucediendo son lentos. Ellas siguen insistiendo en demostrar que son todoterreno. Y de eso, otros, los otros, se aprovechan. Vuelan con la compra de un lado a otro por los pasillos de la tienda, mientras atienden al pequeño chiquillo encaprichado con unos chocolates de la caja. Con el portafolio del trabajo bajo el brazo. Multiplican esfuerzos y alzan la cabeza altivas. Mujeres del nuevo siglo. Capaces de todo. Convencidas de haber superado el listón sostenido de manera y bajo unas reglas que no preveían su presencia en la línea de salida.

Otras utilizan el teléfono móvil como una prolongación de la oficina, mientras sus ojos desvelan propuestas para la cena. Preguntan con descaro a la dependienta donde está eso o aquello, marcando el territorio a través del establecimiento de esa diferenciación de clase que otorga el poder económico, ese que incide en las mayores desigualdades y cuya lucha para frenarlas ha quedado relegada al ostracismo bajo el temor de la desaceleración. Vestidos y perfumes se enfrentan al uniforme aromatizado de la panificadora. Los planes de igualdad inciden sobre las mujeres que ya están empoderadas y relegan a las débiles a la sumisión social de las rutinas que marcan el día a día. Son soluciones que se alejan de la otra mitad, de su educación, de su involucración, de recibir y decodificar el mensaje correctamente y de dotarle de las herramientas y conocimientos necesarios para eludir la desinformación y evitar caer en el adoctrinamiento que rezuma de las tradiciones.

Aparecen amas de casa que extrañan a sus hijos cuarentones, aún dependientes de la economía familiar, incapaces de adquirir una barra de pan sin equivocarse. Siguen cumpliendo con aquello que heredaron de sus madres, defienden en libertad vigilada los valores que les instan a permanecer enjauladas entre los barrotes invisibles del costumbrismo machista. Y lo defienden con uñas y dientes. Y, cuando a veces se revelan, es una rebelión ficticia que acaba de nuevo en el redil; sin consecuencias, a no ser que enviudar antes de tiempo suponga esa llave liberalizadora.

Sintomáticamente, el 8 de marzo se ha convertido en una cita de contraposición de pareceres entre las propias mujeres. De conceptos, de modelos. Una confrontación dentro del propio género femenino con respuestas, actuaciones y manifestaciones públicas dispares. Una lucha necesaria en la que, quizá por primera vez, la masculinidad se pone al servicio de la femineidad o bien queda al margen como un mero espectador expectante por el resultado final. Llegar hasta este punto pone de manifiesto que el movimiento feminista ha dado pasos de gigante hacia ese reto utópico que consiste en conquistar la igualdad.

Y sin embargo, la igualdad aún queda lejos porque sigue siendo sumisa. Está sometida. Carente de la distancia necesaria para evitar la imposición de un género sobre el otro. Es una igualdad que continua abriéndose paso para sobresalir entre las acentuaciones constantes de las diferencias entre hombres y mujeres en vez de focalizarse en aquellos aspectos que pueden generar más empatía. Que no es otra cosa que la propia humanidad, entendida como tal.

De “bakalas” y feministas

Rubén (Paco León) y la Jessy (Yolanda Ramos), el paradigma pokero de Homo Zapping. // Imagen: Antena 3

Rubén (Paco León) y la Jessy (Yolanda Ramos), el paradigma pokero de Homo Zapping. // Imagen: Antena 3

Por Patricia Biosca

Allá por los tardíos noventas, época de mi edad del pavo particular, entre mis coetáneos utilizábamos la palabra “bakala” para referirnos a aquella tribu urbana que disfrutaba con los ritmos machacones tipo “Pont Aeri”, llevaba chándal con corchetes y/o los colores de la bandera de España en un lateral y entre los chicos un peinado que reconocíamos como “tipo cenicero” y entre las chicas una coleta alta y apretada solo despeinada por dos mechones finos delanteros que eran rubios en el caso de las más atrevidas. De repente, no se sabe muy bien cómo, la palabra para definir al mismo grupo cambió y pasaron a llamarse “pokeros” y “chonis”. En aquel momento, yo me quedé perpleja. ¿Acaso había algún matiz en el significado que había cambiado y yo no había notado? ¿Los pokeros llevaban el cenicero y la coleta más alta y yo no me había percatado? Me resistí todo lo que pude para seguir con la tradición “bakala”. Nadé a contracorriente para hacer ver que la palabra no estaba hueca, que aún tenía tanta vida como Dj Nano a los platos de “Música Sí”. Luché por hacer ver que eran nuestros “bakalas” y no sus “pokeros” quienes tenían preferencia. Y luego pasó con los góticos y los emos. Los rokeros y los “guarros”. Los litros de toda la vida, que pasaron a llamarse “catxis” y “minis”, como si fuésemos vascos o madrileños de toda la vida. ¿Pero quién había decidido cambiar el nombre a cosas que todo el mundo aceptábamos antes? Sigue leyendo

Alcarreñas sois nobles y fieras

Un lazo gigante rosa en las Tetas de Viana // Imagen: Expedición Viaje a La Alcarria

Un lazo gigante rosa en las Tetas de Viana // Imagen: Expedición Viaje a La Alcarria

Por Patricia Biosca

Ya está. Finiquitado el 2018. Ahora cobran sentido todos los anuncios que se anticipaban al fin del año. Esos en los que se hacía balance. Muchos de ellos, protagonizados por mujeres, ya sea en su faceta de ama y señora del hogar (porque sigue quedando raro que un hombre anuncie productos de limpieza); muchos de ellos aprovechando la estela que ha dejado un año en el que las mujeres, de repente y sin previo aviso, han reivindicado su espacio. Me viene a la mente ese de Netflix -dueña y señora de la creatividad que incluso ha llegado a tocar con su varita mágica Guadalajara- en el que una actriz de una ficción de reclusas decía “nos hemos portado mal”. Al final, lo acabaron quitando no porque el mensaje feminista molestase a nadie, sino porque los insultos sobre el físico de la protagonista obligaron a la compañía a su clausura. ¿Habría pasado con Arévalo, poseedor y señor del machismo, racismo y de los chistes de gangosos? Sigue leyendo

Feminismo de lavadero

Programa de actos por el Día de la Mujer en Illana. //Foto: Ayuntamiento de Illana

Programa de actos por el Día de la Mujer en Illana. //Foto: Ayuntamiento de Illana

Por Patricia Biosca

La semana pasada se celebró el Día de la Mujer entre una atención mediática inusitada por la repercusión en otros países de actos parecidos reivindicando la igualdad de género. Se pedía a la sociedad que se vistiera de negro para dar visibilidad al problema, las redes sociales se inundaban de mensajes de apoyo a esta causa (estaría bien tener las estadísticas de este tipo de mensajes este año comparadas con la misma fecha de años pasados) y los móviles bullían con memes, imágenes y parrafadas de la importancia de la mujer en la sociedad y lo feminista que se vuelve esta masa cuando hay algo que celebrar (aunque se olvide al día siguiente). Incluso las tiendas más famosas sacaron camisetas para tal efeméride. Mientras, en el pueblo guadalajareño de Illana, como si fuese la aldea irreductible de galos de Astérix y Obélix que van a su bola, como si viviese una realidad paralela, se festejaba el Día de la Mujer con una misa, la santificación de la restauración del lavadero y un baile-vermú en honor a todas ellas. Tal como leen: misa, bendición del lavadero, vermú e incluso bingo. En honor a la mujer. Mezcla “La casa de la pradera” con “Girls” y aún así no tendrás un engendro ni parecido. Sigue leyendo

La Igualdad de Género, en perspectiva

Viñeta de Forges que ilustra las obligaciones que afronta la mujer dentro de la sociedad. // Foto: http://enredando.webcindario.com/

Viñeta de Forges que ilustra las obligaciones que afronta la mujer dentro de la sociedad. // Foto: http://enredando.webcindario.com/

Por Marta Perruca

La semana pasada se celebraba el “Día de la Mujer Rural” y, aunque sé que llego un poco tarde,  la cada vez más frecuente aparición de noticias de actualidad que ponen de manifiesto la vulneración de los derechos básicos de la mujer y la perspectiva errónea a la hora de interpretar nuestro papel dentro de la sociedad, así como la degradación fortuita o intencionada de nuestra imagen, me han animado a dar forma a este artículo, que he decidido abordar como una especie de trabajo de investigación:

Dicho trabajo podría llevar el título: Manifestaciones y declaraciones poco afortunadas relacionadas con la perspectiva de la Igualdad de Género y los derechos fundamentales de la mujer: Los principales síntomas del retroceso en la lucha por la igualdad y el largo y penoso camino que todavía queda por recorrer

Introducción:

El presente estudio sociológico está realizado desde la perspectiva de la escuela “Perruquista” y para su realización se han utilizado unas técnicas de investigación “de andar por casa”, rigurosamente científicas.  El propósito del mismo no es otro que  abordar el análisis de algunos casos concretos de torpeza política que atentan contra la dignidad y los derechos fundamentales de las mujeres, con el propósito de detectar sus posibles causas y, en definitiva, las incoherencias del sistema y los principales errores a la hora de abordar políticas destinadas a alcanzar la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.

1. El complejo de superioridad de Arias Cañete y la pervivencia de una visión retrógrada en el papel político de la mujer

Probablemente todos recordaréis las declaraciones que hacía Miguel Arias Cañete (PP) en el programa de Antena 3 “Espejo Público” tras el debate televisivo contra su adversaria política socialista, Elena Valenciano, en las elecciones europeas del pasado 25 de mayo. El entonces candidato manifestó que “el debate con una mujer es complicado. Si demuestras superioridad intelectual o la acorralas, es machista” y añadía que: “Si debato con el señor Rubalcaba nos podemos decir todas las barbaridades, pero con una mujer se interpreta de otra manera”. Arias Cañete estaba convencido de haber ganado el debate, pero entendía que el hecho de que ese cara a cara fuera contra una mujer le había perjudicado, en el sentido de que si empleaba todas sus armas de convicción, se pudiera interpretar su “superioridad intelectual” como “machismo”.

A simple vista, los errores políticos de Arias Cañete son obvios: Si tan preocupado estaba de parecer machista y tan convencido de haber ganado el debate y de su “superioridad intelectual” respecto a su adversaria, está claro que no evitó lo primero y, además, puso en evidencia que tampoco es que sea muy superior intelectualmente, que digamos, porque si el debate le pudo haber sido favorable, de un plumazo, echó por tierra toda la ventaja que le podría haber aportado y se lo puso “a huevo” a su contrincante para sacar rédito político de sus declaraciones.

Por otra parte, este caso concreto pone de manifiesto la existencia de una perspectiva retrógrada de la imagen pública de la mujer, a la que parece que hay que tratar con condescendencia, como si no fuera capaz de afrontar las responsabilidades y consecuencias de la actividad política y ésta fuera una parcela exclusiva de hombres, a la que ellas han entrado por deferencia de éstos.

El problema radica en que parece que no se ha asumido todavía algo tan básico como que las sociedades está formadas por personas, sin importar sus diferencias de género, y que ambos deben formar parte de sus órganos de gestión, puesto que de lo contrario, el 50 por ciento de los miembros  de esas sociedades carecerían de representación.

2. Mónica Oriol: Cuando la mujer se convierte en su peor enemiga y la maternidad se entiende como un obstáculo.

Algo más recientes son las declaraciones de la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica Oriol que, ni corta ni perezosa y, acostumbrada ella a sembrar polémicas, manifestaba que prefiere contratar “a una mujer de más de 45 o de menos de 25 años porque como se quede embarazada, nos encontramos con el problema”. Desde luego esta representación femenina en un órgano de poder no resulta ser el mejor aliado en la lucha por los derechos de la mujer, pero al mismo tiempo, es ilustradora del principal obstáculo al que nos enfrentamos las mujeres a la hora de incorporarnos al mercado laboral: La posibilidad de quedarnos embarazadas no se percibe como algo absolutamente necesario y condición suprema de posibilidad de la existencia y funcionamiento de las sociedades, sino como “un problema”.

El sistema no ha terminado de asumir la necesidad de mantener unos niveles óptimos de natalidad que aseguren una tasa de reemplazo generacional. Estamos sumidos en una perspectiva individualista y cortoplacista, por lo que traer hijos al mundo no se percibe como una inversión de futuro, sino como eso mismo: Un problema económico y de producción para el empresario y un obstáculo para el desarrollo de la carrera profesional de la mujer y para su incorporación en el mercado laboral.

Esto se debe, principalmente, a que las políticas en materia de igualdad que se han llevado a cabo en nuestro país, no han sido las más acertadas y a la ausencia de medidas correctoras que igualen las condiciones de la mujer en el mercado laboral, algo que pasaremos a analizar más adelante.

3. El caso del concejal de Hortaleza: Cuando son los propios representantes de los ciudadanos los que no respetan los derechos de las mujeres

La actualidad nos tiene bastante acostumbrados a la aparición de estos supuestos en los que los derechos de la mujer se ven pisoteados. Hace apenas una semana, un concejal de Hortaleza, Ángel Donesteve, despedía a su secretaria porque había cometido la “irresponsabilidad” de tener un hijo y querer conciliar su vida laboral y familiar. El mencionado concejal realizaba las siguientes afirmaciones en el Pleno del Ayuntamiento de Hortaleza: “Los vecinos de Hortaleza se merecen una total dedicación, y doña Delia prefiere conciliar su vida personal y familiar, algo que alabo, pero yo necesito el máximo rendimiento y el máximo número de horas de trabajo”. O sea, que los vecinos de Hortaleza no se merecen una trabajadora municipal que sea madre y que quiera hacer efectivo su derecho a conciliar. Entonces, se supone que tampoco se merecerá una institución que vele y garantice los derechos de las mujeres y, por lo tanto, de la mitad de los vecinos a los que representa.

De nuevo nos encontramos con que la maternidad se percibe como un problema para la persona que contrata, del que se culpabiliza a la mujer. A mí se me ocurre otra perspectiva desde la que enfocar la situación. Mientras que los hombres no puedan parir somos las mujeres las que tenemos la función social, vital y absolutamente necesaria de traer vidas al mundo. Soportamos para ello nueve meses de embarazo y un parto doloroso y el Estado, no conforme con desentenderse por completo del cuidado de la criatura, la única solución que propone es que podamos reducir nuestra jornada laboral, renunciando con ello a una parte considerable de nuestro poder adquisitivo. Por supuesto, la culpa no es del sistema, sino de la mujer que es incapaz de cumplir con sus obligaciones laborales.

4. García Page y los peligros del lenguaje sexista en la política

 Seguro que el coordinador del PSOE en Castilla-La Mancha todavía maldice el día que se le ocurrió utilizar el símil de la chacha y la aspiradora al referirse a María Dolores Cospedal. Por mucho que García Page trate de explicar por activa y por pasiva que sus comentarios se referían a la limpieza política del PP en relación al caso Bárcenas, parece difícil que el socialista pueda quitarse “el muerto” de encima. Y es que, por mucho que el PP haya utilizado estas desafortunadas declaraciones hasta la extenuación, sacándolas incluso de contexto, decir que el caso de los papeles del extesorero del PP, Luis Bárcenas, surge porque los dirigentes del PP “no saben hacer nada sin la chacha” y que  “lo cierto y verdad es que no pienso que Cospedal (secretaria general) sepa pasar la aspiradora”, puede resultar ofensivo al colectivo de las trabajadoras del hogar y vincula a las mujeres con, digamos, una obligación de desempeñar ciertas tareas, como si resultara “intolerable” que una mujer no supiera pasar la aspiradora. Además, a mí me plantea una duda: ¿Habrá pasado García Page alguna vez la aspiradora?

5. Ana Botella: La Superwoman

 Un “hurra” por la alcaldesa de Madrid, que supo pararle los pies al concejal “machista” de Hortaleza y lograr que readmitiese a la secretaria despedida, quisiese ésta o no incorporarse a su puesto de trabajo a las órdenes del susodicho concejal,  después de la que se había armado. Aunque su actitud haya sido la correcta y sus declaraciones no hayan sido objeto de críticas, creo que el punto de vista que esgrimió cuando quiso hacer valer las capacidades de la mujer en el desempeño de su labor profesional pone en evidencia todos los errores básicos en la interpretación del concepto de igualdad e incluso fundamenta el razonamiento de por qué en este país no existe una política de igualdad efectiva.

Después de relatar minuciosamente todas las gestas y hazañas llevadas a cabo como trabajadora, esposa y madre desde el momento en el que se incorporó al mundo laboral cuando tenía 22 años, Ana Botella afirmó que las declaraciones del concejal madrileño “resultan ofensivas, no sólo para mí, sino para todas las mujeres que las hayan escuchado, porque es dudar de la capacidad que tenemos las mujeres para trabajar y a la vez ocuparnos de nuestra casa”.

El error de base de la historia del feminismo en nuestro país es que se ha fundamentado en las capacidades de las mujeres, en lugar de en sus derechos. Ha perfilado una especie de “Superwoman” capaz de incorporarse al mercado laboral, trabajar igual o mejor que los hombres y, al mismo tiempo, hacerse cargo de la casa y del cuidado de los hijos. Es cierto que, en cierta medida, se ha trabajado para desdibujar esos rolles sociales que todavía pesan sobre la mujer, pero la verdad es que todavía queda un largo camino por recorrer.

Desde mi punto de vista, existe un problema muy grave a la hora de interpretar el concepto de igualdad de género. Habrá quien se lleve las manos a la cabeza ante lo que voy a decir, pero por mucho que nos empeñemos, hombres y mujeres nunca seremos iguales. Físicamente, por motivos que saltan a la vista, pero tenemos que reconocer que  tampoco somos iguales en cuanto a nuestras funciones dentro de la sociedad, porque las nuestras, las de las mujeres, son mucho más importantes. La mujer, por tanto, no debe aspirar a una igualdad de derechos, sino de oportunidades, puesto que para que ésta sea efectiva necesitamos unos derechos propios, que se adapten a nuestras funciones y características.

Si está claro que la sociedad no puede prescindir de la mitad de sus ciudadanos, debe contemplar las medidas para que una mujer no sea inferior en la escala social por el simple hecho de ser mujer. Debe asumir y reconocer que la mujer ha estado desempeñando funciones que le competen al Estado y que, en este sentido, éste debe diseñar herramientas para corregir esta cuestión o, en su defecto, compensar a este 50 por ciento de sus miembros. Esas medidas, por lo tanto, no deben ser concebidas como políticas de discriminación positiva, sino como justicia social.