Coso de las Cruces

Rueda de prensa de presentación de la Feria Taurina, con el alcalde y los dos empresarios // Foto: Ayto.Guadalajara

Rueda de prensa de presentación de la Feria Taurina, con el alcalde y los dos empresarios // Foto: Ayto.Guadalajara

Por Óscar Cuevas

Ya hay nueva empresa en el coso de Las Cruces, y ya tenemos presentado el diseño de la Feria Taurina de las próximas Fiestas de septiembre. Precisamente así, “Coso de las Cruces”, es como se ha dado en llamar la sociedad creada al efecto. Se supone que serán los organizadores del ciclo alcarreño durante los próximos 4 años, con opción de prórroga hasta los 6. Ya ven que, con esto de los toros, el Equipo de Gobierno deja también las cosas atadas a largo plazo.

Detrás de la empresa está el guadalajareño Álvaro Polo, con experiencia organizativa en el entorno, y un grupo de empresarios, entre los que ayer jueves escuchamos a alguien cuyo nombre y acento delata como francés, a quien al menos un servidor no conocía, y que responde al nombre de Françoise Villalta. Se me hace buena señal, lo del “gabacho”. Hace tiempo que vengo observando que nuestros vecinos del norte cuidan mejor y con más mimo las cosas importantes, la pureza y la verdad que encierra una fiesta que algunos se empeñan equivocadamente en tildar de “nacional”, cuando bebe sus esencias en el Mediterráneo entero, y que se mantiene viva en la “piel de toro”, en el sur de la Republique y allende el Atlántico. En la France del sur se respeta y se quiere a su tauromaquia más que en España incluso, donde el movimiento “anti” tiene un crecimiento exponencial que mucho me temo que acabará con esto.

Quienes me conocen saben de mis querencias afrancesadas, y en esto no iba a ser menos. Y les diré que, escuchando lo que ayer dijo el señor Villalta, y sus apelaciones a que la plaza de Guadalajara va a “recuperar lo que nunca debió perder”, me parece que me va a caer bien. De entrada, el monsieur me ha dado ocasión de evitar hablar de política en este último día de campaña electoral, y bien que se lo agradezco.

Sigue leyendo