¿Nos vamos de compras?

Escaparate de Harrods, Londres 1928.// Imagen: revistavanityfair.es

Por Sonsoles Fernández Day

El primer gran almacén de la historia se inauguró en París a mediados del siglo XIX, se llamaba La Maison du Bon Marché, un nuevo y revolucionario modelo de negocio donde se podía entrar libremente, los productos estaban al alcance del cliente, tenían el precio a la vista y se podían cambiar o devolver después de haberlos comprado. Además, era un lugar de encuentro, donde se acudía para ver y ser visto. Los grandes almacenes se extendieron rápidamente, demandados por una burguesía creciente, se construían en el centro de las ciudades con una estructura similar: un gran patio central con galerías y enormes escaparates en la planta baja. El objetivo era que el conjunto resultara un placer para los sentidos. Mr. Selfridge, que creó los primeros grandes almacenes en Londres, fue el primero en colocar los perfumes y los productos de belleza en la planta baja. En 1898 en Harrods se instaló la primera escalera mecánica, que más bien era una cinta transportadora. A los clientes que se atrevieron a utilizarla en el día del estreno se les esperaba con una copa de brandy para superar la atrevida experiencia y, en caso necesario, unas sales aromáticas para recuperarse de la impresión.

Sigue leyendo

Promesas que se cumplen (poco a poco)

Por Borja Montero

Las buenas noticias son, en la mayoría de los casos, las que más se hacen esperar. Tanto es así que el proceso de maduración del ser humano consiste, en gran medida, en aprender a esperar, en acallar la impaciencia propia de la juventud. Así, las cosas terminan llegando en su debido momento y, suele ocurrir, ese momento es cuando uno ha hecho todo lo posible para conseguirlas. Como siempre, estas peroratas pretendidamente reflexivas y aleccionadoras tienen una aplicación práctica y ésta se puede encontrar en la actualidad guadalajareña. Sigue leyendo

Diez años del coloso Corte Inglés

El Corte Inglés de Guadalajara, por dentro. // Foto: EFE

El Corte Inglés de Guadalajara, por dentro. // Foto: EFE

Por Patricia Biosca

Existe una red llamada The Global Consciousness Project (GCP) que desde 1998 intenta averiguar si la atención social compartida por millones de personas en todo el mundo en el momento en el que ocurre un hecho muy relevante puede ser medida de forma científica. Durante todos estos años, este experimento ha revelado conclusiones sorprendentes en momentos como catástrofes aéreas, el entierro de Lady Di o el 11-S, donde los indicadores se dispararon incluso antes de que ocurrieran los hechos. A nivel mundano, aquí entra en juego la pregunta “¿qué estabas haciendo tú cuando…?”, con una respuesta más o menos argumentada y detallada en la mayoría de los casos debido a su repercusión multiplicada por la sociedad de la información. Pues si la red hubiese monitoreado solo Guadalajara justo hoy, hace diez años, seguramente hubiese empezado a pitar la máquina y a escupir papel contínuo atravesado por unas rayas frenéticas, tipo “máquina de la verdad” cuando el sometido al test miente (perdonen por dar rienda suelta a mi cabeza cinematográfica). El 21 de noviembre de 2007 abría sus puertas El Corte Inglés de la ciudad. Sigue leyendo

Cómo hacemos ciudad

Vista del centro comercial Ferial Plaza, desde la pasarela sobre la A-2. // Foto: R.M.

Vista del centro comercial Ferial Plaza, desde la pasarela sobre la A-2. // Foto: R.M.

Por Rubén Madrid

Guadalajara es una ciudad posmoderna. Y deberíamos gritarlo alto, para que nos oigan en Madrid.

En parte, que seamos una ciudad posmoderna es posible porque tenemos El Corte Inglés. Pero también porque hemos remodelado la Plaza de Dávalos. Y porque vamos a tener la Ciudad del Fútbol que ha presentado esta semana el alcalde. Y por mucho más que no me resisto a contarles. Sigue leyendo