A tomar medidas

Por Sonsoles Fernández Day.

Seguro que les suena esa frase tan de abuela que, harta de avisar de lo que va a pasar si no obedeces o cansada de que ignores sus consejos, da una vuelta al discurso, como si se diera por vencida, y dice: ‘Tú no me hagas caso, que luego vendrán los ¡madre mía!’. Más de uno se lo piensa después de la sentencia. Ese ‘¡madre mía!’ que, aunque la RAE dice que ‘indica sorpresa o admiración’, todos sabemos que tiene muchos más significados, que resume muchos sentimientos y que es un comodín para preocupación, rabia, indignación, cabreo, y ‘se veía venir’. Si se echan la mano a la cara, completan el cuadro.

Sigue leyendo