Primavera en la ciudad de Guadalajara (III)

IMG_20160430_204121184_HDR

La Plaza Mayor este sábado. / Foto: M.P

Por Míriam Pindado

Cuando empecé a escribir en El Hexágono me planteé dedicar un artículo estacional a un plan de ocio y entretenimiento en la provincia de Guadalajara. Una provincia desconocida para muchos pero que, sin duda, ofrece interesantes y atractivas propuestas para disfrutar de la naturaleza, del patrimonio artístico, de las tradiciones y de las gentes de esta tierra.

Así, el plan de otoño (‘Calzarse las botas en otoño I‘) se quedó en el Hayedo de Tejera Negra, como no podía ser de otra manera. La propuesta de invierno (‘Invierno y folclore II‘) nos abría las puertas de la Posada del Cordón de Atienza, de las tradiciones y de la vida cotidiana de nuestros antepasados. Ahora, por fin, ha llegado la primavera. Ya nos hemos adaptado al cambio de hora, hemos superado el mes de abril-aguas-mil y nos hemos documentado sobre cómo enfrentarnos a la astenia primaveral.   Mayo nos recibe con sol, altas temperaturas (de momento) y tardes de luz. La gente vuelve a disfrutar de los fines de semana en el campo, las casas rurales se llenan de familias, los pajaritos cantan... Pero después de dar muchas vueltas al calendario y al mapa de Guadalajara me he preguntado: ¿Y nuestra ciudad? ¿Por qué nos cuesta tanto poner en valor a la capital de esta provincia?

Sigue leyendo