EDUSI, una ciudad en obras (I).

2AE3FB73-92BF-44DC-BFDC-A676B13776D7.jpeg

El Centro Cívico no cambiará su fisonomía exterior, la remodelación interior será para oficinas municipales y en alquiler de gestión privada. En el lateral irá un jardín vertical. 

Por Gloria Magro.

Toda la ciudad ha estado, está o estará en obras. Y sí, el Ayuntamiento de Guadalajara ha logrado por fin salir de la calle Sigüenza y está expandiendo sus proyectos al resto de la ciudad. Desde que el invierno pasado se acometiera la construcción de los nuevos campos deportivos en la Fuente de la Niña y los polémicos vestuarios a distancia -puente de por medio-, el frenesí de obras municipales no nos ha dado respiro. Un aluvión de proyectos urbanos discutidos y discutibles que han arreciado desde el verano, todos a la vez, como si de una especie de maldición bíblica para la circulación y los peatones se tratara. Calles levantadas, plazas cortadas, edificios en remodelación … el invierno se presenta en clave de grúas y hormigón en Guadalajara, a costa de los Fondos Europeos de Desarrollo Urbano Sostenible, los fondos EDUSI. Un invierno calentito y polémico por la naturaleza de muchos de los proyectos elegidos por el Ayuntamiento que se prolongará por lo menos hasta las elecciones municipales y autonómicas de primavera, si no más allá. Queda por ver si todo este frenesí constructor va ser algo más que un caro lavado de cara de la ciudad a costa, en principio, de fondos europeos. Y mientras, el segundo acceso al Hospital Universitario sigue en compás de espera. Sigue leyendo

De Waterworld a Waterloo en el Henares.

Henares1-1.jpg

El proyecto contempla gastar varios cientos de miles de euros en mobiliario urbano que el alcalde propone atornillar al suelo para que no se lo lleve al agua. Foto: Henares al día.

 

Por Gloria Magro.

La misma semana que un torrente desbocado tras una tormenta inesperada se ha llevado por delante un pueblo en Mallorca, han dado comienzo las obras que convertirán la ribera del río Henares a su paso por Guadalajara en un parque fluvial con toboganes acuáticos, áreas de pesca y de baño, columpios, nuevos miradores e incluso merenderos. Un millón y medio de euros de fondos europeos EDUSI para que la orilla del río entre el puente árabe y el de los Manantiales sea una nueva área de recreo para los guadalajareños. Con un poco de suerte, el alcalde, Antonio Román, podrá inaugurar las obras en marzo y dependiendo de como vaya la pluviometría de aquí a entonces, es más que posible que para las próximas elecciones municipales, allá por mayo, toda la inversión se la haya llevado el río, arrastrada por las inundaciones periódicas que suelen tener lugar justo en ese tramo. Y no será porque no se lo han advertido. El Waterworld del alcalde podría muy bien acabar siendo su Waterloo.   Sigue leyendo