Marta Corella, la transmisora de emociones

Por Sonia Jodra

Una mujer de mundo orgullosa de ser una mujer de aldea. Así es la alcaldesa de Orea, que ayer presentó en la Biblioteca Pública Provincial de Guadalajara un libro de recetas tradicionales que le sirve para transmitir emociones, experiencias y el vínculo con el territorio que tanto defiende en su activismo contra el despoblamiento de las zonas rurales. Ni se considera escritora, ni pintora, ni escultora, pero es capaz de escribir, pintar y esculpir para transmitir lo que le preocupa, lo que la atormenta, lo que le hace feliz, lo que la indigna. El libro ha sido editado por el Ministerio de Agricultura y ayer fue presentado por Alimentos de Guadalajara. No es un libro de recetas. Es un libro que alimenta el alma, porque en cada guiso Marta Corella cuenta una historia, una historia que es la suya y la de todas las mujeres que en la zona de Molina, como en tantas zonas rurales de nuestro país, han tenido que luchar el doble para llegar la mitad de lejos que merecían.

Sigue leyendo

Agentes medioambientales de CLM: no basta con la ley

Clase de educación ambiental impartida por los agentes medioambientales de Castilla-La Mancha. // Fotos: Coordinadora Regional del Cuerpo de Agentes Medioambientales de CLM de Comisiones Obreras.

Clase de educación ambiental impartida por los agentes medioambientales en Beteta. // Fotos: Coordinadora Regional del Cuerpo de Agentes Medioambientales, Comisiones Obreras.

Por la Coordinadora del Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (CCOO) *

El Cuerpo de Agentes Medioambientales (AAMM) de Castilla-La Mancha tiene 204 agentes menos de los 700 que debería haber como mínimo en toda la región. En el caso concreto de la provincia de Guadalajara, hay 92 agentes medioambientales para cubrir una superficie de 12.214km2 y una población estimada de 253.686 habitantes, lo que nos da unas ratio difíciles de gestionar, ya que cada agente debería dar servicio a unos 132km2 y 2.757 personas (en 2010 había 120 agentes medioambientales, habiendo sufrido un recorte del 30%). Con estas cifras, lo que queda claro es que además de leyes, se necesita personal de campo que informe sobre ellas y haga cumplirlas. Si no, sólo tendremos papel mojado.

Sigue leyendo