Una deuda moral aún por cumplir

Por Gloria Magro.

thumbnail (1)

Los cuerpos de ventidos represaliados en la posguerra no reclamados por sus familias acaban de ser dignificados con una sepultura a cargo del Ayuntamiento de Guadalajara. Foto: D. Barbas

Durante décadas muchas familias solo pudieron acudir a rezar a sus muertos al cementerio el 1 de noviembre, único día del año en el que se abría el recinto civil. En este lugar, un espacio entonces oculto tras un muro en el Patio 4 o de Santa Isabel, tuvieron lugar cientos de ejecuciones sumarísimas a partir de 1939, una vez acabada la Guerra Civil. Los fusilados eran acusados de un único crimen, según se puede leer hoy en las sentencias: su filiación política a partidos y sindicatos de izquierda legales durante la Segunda República.

Sigue leyendo

Homenaje virtual en Mauthausen

Background-Default-7

El nombre de Guadalajara está ligado en los libros de Historia la lucha antifascista en Europa. Muchos alcarreños dejaron su vida por esa causa. Foto//Mauthausen Komitee Österreich.

 

Por Gloria Magro.

El 17 de noviembre de 1941, Nicolás Aladrén Merino, un joven de 32 años falleció en el campo de concentración de Gusen, en Austria, a miles de kilómetros de Medranda, su pueblo natal. Un simple número en una estadística criminal y largamente olvidada. La memoria de este hijo de un molinero de La Toba, -único dato de él que se conoce-, ahora recuperada, es la de uno de los 65 guadalajareños que fueron deportados a campos austriacos durante la II Guerra Mundial. Mañana, domingo 10 de mayo de 2020, estaba previsto que tuviera lugar en Mauthausen el homenaje a los españoles represaliados por los nazis dentro de los actos del 75 aniversario de la liberación de los campos austriacos, y que iba a contar con la presencia de representantes de la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Guadalajara. La situación de pandemia por el COVID-19 ha hecho que el acto se lleve a cabo de forma virtual y también que se pueda seguir en la distancia. 

Sigue leyendo

Verdad, justicia y reparación.

204dd74f-2d87-47fb-b2d8-32340fc510bc.jpeg

977 nombres escritos en folios y expuestos cada 1 de noviembre, la única memoria de lo sucedido en las tapias del cementerio de Guadalajara ochenta años después.

 

Aquí en Guadalajara hay una fosa común con cientos de compañeros ejecutados por defender la justicia, la democracia y la libertad. Las hermanas de Luz, luchadoras por la Memoria Histórica, han confeccionado una bandera tricolor con tanto cariño que la extienden cuando nos reunimos… ¡que a mí me salen las lagrimas cuando veo los nombres de los muchos compañeros que allí están! El ayuntamiento del PP se niega a poner sus nombres, en cambio puso allí una placa ofensiva y amenazante “En recuerdo de los fallecidos que yacieron aquí por causa de sus ideas. Para que sirva de memoria a todos los hombres…”

Emilia Cañadas Dombriz.(*)

Por Gloria Magro.

Aunque la lluvia se tomó un descanso y el día amaneció soleado, el cementerio resulta en estas fechas un lugar húmedo y frío, y este año si cabe más. Quizá por eso el pasado jueves algunos de los familiares que cada 1 de noviembre acuden a dar visibilidad a sus muertos sin sepultura, sin lápida, sin nombre y sin justicia, este año faltaron a su cita. Quizá también porque el tiempo pasa por los hijos y los nietos de los represaliados, cada vez más mayores. El paso del tiempo es inmisericorde, como también lo es la falta de justicia y de reparación. Y de dignidad. Cientos de familias de Guadalajara siguen a día de hoy, en 2018, llevando flores a una fosa donde no hay nombres, ni sepulturas, ni monolitos, ni nada que recuerde con rigor histórico lo sucedido en las tapias del cementerio de Guadalajara durante la represión que siguió a la Guerra Civil. Rodeados de familias que SI pueden honrar a sus muertos, los familiares de los represaliados por el franquismo sólo pueden dirigirse a un trozo de césped sin identificar. Allí yacen sus abuelos, procedentes de pueblos de toda la provincia, a cuatro metros bajo tierra, para vergüenza del grupo municipal Popular.  Sigue leyendo