¿Cuáles habrían sido las marcas de Francisco Aritmendi en la actualidad?

Por Mario del Amo

Francisco Aritmendi. // Foto: ABC – De San Bernardo

El alcarreño fue campeón del Cross de las Naciones de 1964, batió el récord de España de los 5.000 metros bajando de los 14 minutos y terminó cuarto en su serie de los 5.000 metros en los JJOO de Tokio en 1964.

Sigue leyendo

Historias del coronavirus: la deuda con Aritmendi

_BDA9045.jpg

Aritmendi con varios trofeos y una medalla que no es la del Cross de las Naciones, ya que la tuvo que vender por necesidad. // Foto: De San Bernardo-ABC

Por Patricia Biosca
Mi madre suele decir que los gestos hay que demostrarlos en vida y no llegada la muerte, pues llegados al final del camino no sirven de nada. Yo, que intento tatuarme a fuego cada una de las enseñanzas de la más sabia de las mujeres que conozco, pienso igual, por lo que suelo huir de necrológicas. Pero estos días en los que la parca ronda de forma tan visible es imposible la abstracción, y los chistes y la ironía suenan a burla despiadada aún sin pretenderlo. Más aún cuando los nombres y apellidos han respirado, latido y sido cerca de ti, y tu último recuerdo no hacía presagiar en nada el abrupto final.

Sigue leyendo

Francisco Aritmendi: el campeón sin medalla

_BDA9045.jpg

Aritmendi con varios trofeos y una medalla que no es la del Cross de las Naciones, ya que la tuvo que vender por necesidad. // Foto: De San Bernardo-ABC

Por Patricia Biosca

El periodismo es el amor-odio de mi vida: está mal pagado en la mayoría de las ocasiones (cuando lo está), pocas veces reconocido y tristemente vilipendiado y prostituido. Pero, por otro lado, aún alucino porque me paguen por escribir historias, conocer lugares que solo podía admirar en los libros y, sobre todo, hacer preguntas que de otra forma serían impertinentes y fuera de lugar a gente que ni soñaba con conocer. Y no me refiero a famosos que salen en las revistas (aunque en algún martes de estos lo mismo les cuento cómo me vaciló el mismísimo Viggo Mortensen, que ya saben que se me hincha el ego con las batallitas de abuela cebolleta Pérez-Reverte). Sino a esas personas de las que no esperas mucho y te acaban contando la mejor de las películas en versión documental en primera persona. Y si tengo que destacar a alguien, no dudo: Francisco Aritmendi.  Sigue leyendo