Calorcope, medio siglo de historia de Guadalajara

Por Gloria Magro.

Los baños estaban alicatados en pequeños gresites de un vistoso color verde. El lavabo tenía dos grifos de rosca y enfrente había una bañera inmensa, un invento maravilloso que pocos de aquellos nuevos propietarios habían visto hasta entonces en una vivienda. Pero el verdadero milagro ocurría cuando se giraba el grifo de la izquierda y como por arte de magia salía un caudal inagotable de agua caliente sanitaria. Hoy nos parece una necesidad básica en la que apenas reparamos, pero el suministro de agua caliente era un verdadero lujo en 1971, cuando llegaron los primeros ocupantes a los bloques de nueva construcción del Polígono El Balconcillo. Desde entonces, Calorcope, la primera central de calor de la ciudad, abastece a más de mil quinientas viviendas de lo que en su día fue la primera operación urbanística de envergadura en Guadalajara. Cincuenta años después, la cooperativa continúa funcionando a pleno rendimiento, siendo aún objeto de estudio para los nuevos ingenieros.

Sigue leyendo