Pasado y futuro

2018.11.02 JuanInes

Don Juan y Doña Inés 2018 // Foto: Isra Pou

Por Álvaro Nuño.

Los astros parecen haberse conjurado este año de nuevo para que la celebración del Tenorio Mendocino vuelva a disfrutarse en su esencia otoñal. Para mí, la verdadera dureza de esta estación comienza con el Tenorio. No recuerdo una representación sin abrigo por el frío de la noche castellana y este año la temperatura parece haberse aliado como parte del atrezo. Incluso la Unión Europea nos ha librado por el momento del cambio de hora y la penumbra será protagonista desde el comienzo, ya a las siete envolviendo con su oscuridad a los personajes ataviados para la ocasión deambulando por las calles del centro de la ciudad hoy y mañana.

Sigue leyendo

Anuncios

Sin aluminosis

Patio de los leones del palacio del Infantado. // Foto: Fran Hermenegildo

Patio de los leones del palacio del Infantado. // Foto: Fran Hermenegildo

Por Álvaro Nuño.

Confieso que ayer por la tarde respiré profundamente con alivio cuando un amigo me informó por whatsapp que el Palacio del Infantado no tenía aluminosis. La noticia corrió como la pólvora. La maldita palabreja nos llevaba a muchos vecinos que queremos esta ciudad rondando por la cabeza casi medio año desde que a principios de mayo, los responsables del Ministerio de Cultura y de la Junta de Comunidades, en una rueda de prensa urgente y conjunta nos dijeron que el edificio se cerraba de manera inmediata por el riesgo de que toda su estructura padeciera este grave problema detectado en dos vigas de la galería lateral que da a los jardines. La preservación de la seguridad les llevó a tomar esta drástica decisión que dejó todas las dependencias que acoge el Palacio cerradas por obras, un cartel que ha colgado desde entonces en la puerta de entrada del Museo Provincial, que ha impedido disfrutar de su maravilloso Patio de los Leones a los visitantes de la ciudad y que nos privó, por ejemplo sin el tradicional escenario del Maratón de los Cuentos.

Sigue leyendo

Vuelta a los orígenes

tenorio_mendocino_ensayos__2017_0007

Nerea (Doña Inés) y Álvaro (Don Juan) en pleno ensayo. // Foto: eltenoriomendocino.net

Por Álvaro Nuño.

Nerea tiene 18 años, estudia segundo curso de Bachillerato en el instituto “Buero Vallejo” de la capital. Álvaro tiene diez más -veintiocho-, y es diseñador gráfico. Los dos viven en Guadalajara y forman parte de esa generación que, en la mayoría de los casos, vive pegada todo el día y buena parte de la noche a una pantalla, al móvil o a la tableta, porque la televisión, a no ser que esté conectada a internet o sea de pago, ya es un electrodoméstico pasado un poco de moda, propio de otra generación. Seguramente se lo pasarían en grande en las pasadas Ferias, siendo de peña o no, con los amigos, los excesos y las juergas propias de la edad. Pero pasada la semana festiva, han comenzado una nueva aventura que la mayoría de sus coetáneos no tendrán la suerte de disfrutar nunca. Esta tarde, los ojos de media ciudad estarán pendientes de su intrincada historia de amor, que pasearán en público por las callejuelas de la vieja Guadalajara. Lo han adivinado: Nerea es Doña Inés y Álvaro, Don Juan Tenorio.

Sigue leyendo

Teatro Mendocino, popular y entrañable

José Lus Matienzo, actor y director de la Escuela Municipal de Teatro

José Lus Matienzo, actor y director de la Escuela Municipal de Teatro

Por José Luis Matienzo*

En el año 1998 interpretaba el Tenorio Joven en el Mendocino mi primera vez, y mi suegra pidió a mi mujer venir a verlo. No me había visto representar en teatro nunca hasta esa noche. Al preguntarle qué le había parecido, con la mirada perdida en el recuerdo y un amago de sonrisa, me dijo: “Entrañable, muy entrañable”. Atrás quedaban las elucubraciones sobre el recitado del verso, la conveniencia del libro y del escudo, sobre si empezar en Lucena o en la concatedral… Se había conseguido el objetivo: llegar al espectador. Habíamos conseguido llegar al corazón. Aunque técnicamente fuera perfeccionable, y artísticamente mejorable, logramos transmitir, comunicar.

Sigue leyendo

La magia del Tenorio

Una escena del Tenorio de la pasada edición // Foto: guadaque.com

Por Alvaro Nuño.

Me declaró un ferviente admirador del Tenorio Mendocino. Cuando llega el último fin de semana de noviembre, se me pone una cara muy parecida a la del tercer fin de semana de junio en que se celebra el otro gran acto cultural “de masas” (digamos que reúne a más de mil personas) que tiene lugar en Guadalajara, el Maratón de los Cuentos. Y es que ambos tienen muchas características comunes: surgen de la sociedad civil, de gente que tiene ganas de hacer cosas por los demás y con los demás sólo por el placer de hacerlas. Y creo que ahí está la magia de su éxito, el de atraer a muchos de sus convecinos y que a nuestra ciudad le cambie esa cara, muchas veces demasiado mustia, al menos dos fines de semana al año. Sigue leyendo

Abrir las puertas

Patio de los Leones, todavía con el escenario utilizado el fin de semana para el Tenorio Mendocino. // Foto: R.M.

Patio de los Leones, todavía con el escenario utilizado el fin de semana para el Tenorio Mendocino. // Foto: R.M.

Por Rubén Madrid

Ayer abrí las puertas del Infantado. Fue todo un gustazo.

No me malinterpreten: no es que abriesen las puertas del palacio sólo para mí, como ocurrió con el guateque del PP, ni que yo solito, con cuatro líneas escritas, haya obrado el milagro de devolver para todos la gratuidad de acceso al Infantado: para atribuirse estos méritos ya hay otras plumas que vuelan mucho más alto.

Lo que me ocurrió ayer fue algo mucho más prosaico, pero a la vez muy emotivo. Porque, rebotando entre callejuelas durante un paseo matutino, fui a parar a los pies del palacio y me sorprendió de pronto que su enorme portón siguiese cerrado, como en los últimos meses, cuando acaba de instaurarse una nueva regulación que, además de ampliar el horario de acceso libre, devuelve el gozo de poder entrar a través de la preciosa estampa que dibujan el zaguán y el Patio de los Leones al fondo. Como uno ya no gana para sustos, alertado por que tal vez se hubiese producido una marcha atrás en la marcha atrás, entré por la otra puerta, la que corresponde al Museo Provincial, y comenté el asunto a los trabajadores allí apostados, que me respondieron que, en realidad, todo era fruto de un descuido. Lo hicieron, eso sí, después de preguntarme si formaba parte de algún colectivo protestón.

Tras idenficarme como periodista -que en otros tiempos era signo de pertenencia a un colectivo protestón-, pasé al patio con el guardia de seguridad, que se dirigió a su vez hasta la puerta y, ya allí y desde dentro, descorrió los cerrojos. Ante mi atónita mirada se abrieron de par en par las puertas del Infantado dejando entrar un haz de luz.

El modo en que quedó restituido el paso libre tuvo no poco de ceremonia de liberación, de logro conseguido y compartido. Porque, aunque ayer por una razón coyuntural esa puerta se abrió únicamente por mi pequeña reclamación, lo cierto es que estas puertas han vuelto a estar abiertas gracias a la iniciativa de muchos de nosotros. Hemos sido muchos los ciudadanos que, cada uno desde su pequeña atalaya, hemos dicho que no, que las puertas tienen que estar abiertas. Tal vez por eso la maniobra para la apertura de las puertas me produjo una extraña emoción. Y quisiera pensar que no estoy exagerando al dotar al sencillo y anecdótico acontecimiento personal de un significado que no tiene.

Gentes de Guadalajara. Una vez en el patio, aproveché para pasear entre las columnas y admirar, más que nunca, esos grifos y leones que, como la libertad y los domingos por la tarde, sólo valoramos verdaderamente cuando nos los han arrebatado.

El Infantado no es para los vecinos de la ciudad un palacio desconocido, como otras joyas, y se me ocurre todo el conjunto de Adoratrices que levantó Ricardo Velázquez Bosco, con algunos rincones maravillosos. Durante años, muchos de nosotros hemos estudiado, leído, reído, fumado y escuchado y contado cuentos en estos claustros. O remachado los versos más conocidos que le susurra don Juan a doña Inés. Ayer todavía estaban amontonadas en el patio las sillas y el escenario vacío del Tenorio Mendocino, que tiene en esta misma arquitectura el escenario de dos de sus siete escenas. Es su marco incomparable, que dirían los clásicos.

La coincidencia en el escenario, no sólo en su dimensión más física, sino incluso simbólica (cultura popular en el palacio) es una de las más destacables entre este Tenorio Mendocino que lleva ya camino de los 25 años y un Maratón de los Cuentos que los cumple al siguiente. Pero no es la única. Partiendo de puntos de inicio tan diversos aparentemente, tienen las dos actividades más populosas y probablemente interesantes de nuestro calendario cultural muchos lugares comunes, además de que el Infantado lo es en sentido literal.

El Don Juan Tenorio de Zorrilla, libreto con muchos de cuyos mensajes -preferentemente el machista y el religioso- no comulgo, me atrapa en su versión itinerante mendocina, a propósito de la noche de difuntos, por su componente de ceremonia de la cultura popular, de transformación de los monumentos de la ciudad en que vivimos y por su capacidad para hacer ciudad, que conecta perfectamente con el espíritu del Maratón de los Cuentos, en un sentido que nos supo explicar muy bien en un artículo el profesor de antropología Jesús Sanz.

Coinciden ambas experiencias en modernizar dos largas tradiciones de la cultura española, como son el teatro clásico en verso y la narración oral; en ser espectáculos irrepetibles por la magia del directo aunque se repitan como formato edición tras edición; incluso en disponer de algo así como unos simpáticos mitos fundacionales que ensalzan lo impulsivo que hay en todos nosotros, con esas maneras tan descaradas de tirar para adelante entre amigos que tuvieron los Borobia, Suárez de Puga y compañía, por un lado, y las Blanca Calvo, Estrella Ortiz y demás, por el otro.

Todos los actores y figurantes de la última edición del Tenorio Mendocino. // Foto: Carmen Ibáñez (Comunicación Tenorio Mendocino).

Todos los actores y figurantes de la última edición del Tenorio Mendocino. // Foto: Carmen Ibáñez (Comunicación Tenorio Mendocino).

Pero por encima de tantas similitudes está el carácter popular. Y ambos son eventos hechos por las gentes de Guadalajara. Así se llama, de hecho, la asociación que organiza el Tenorio Mendocino y que ha vuelto a arrastrar nada menos que 140 voluntarios que cada año encienden la magia del evento, del mismo modo que otros 200 cada junio dan cuerda al carrusel de los cuentos en el Maratón. Resulta admirable el trasiego de conciudadanos caracterizados de época (ese enfermero que es don Juan, ese funcionario que hace de don Luis Mejía, esa aldeana que es fotógrafa profesional… y así, todo el elenco) como resulta emocionante la forma en que el escenario principal del Infantado convierte a niños y mayores, individuos sueltos, en pareja o en grupo, en narradores de turno y, por tanto, protagonistas de un acontecimiento que nos envidian en medio mundo.

Ambas citas, una en otoño, la otra en primavera, extienden su capacidad creadora más allá de las organizaciones que las han amamantado durante años, porque reclaman cada vez más la participación de otras asociaciones (coros, artistas, fotógrafos, etc) y las lanzan incluso fuera de las murallas de la ciudad. Porque si los cuentos tienen su particular Maratón Viajero, el Tenorio ha recuperado aquella vieja costumbre que tuvo de representarse en los pueblos, con un primer pase este año en Sigüenza que, con todas las mejoras técnicas y de búsqueda de escenarios que se puedan admitir, resultó una delicia. La ambición (altruista y cultural, nada lucrativa) que demuestran ambos eventos cada año está fuera de dudas.

Blanca Calvo, presidenta de la asociación organizadora del Maratón de Cuentos, con otros voluntarios al final de la pasada edición. // Foto: Juan Carlos Aragones - AGFU.

Blanca Calvo, presidenta de la asociación organizadora del Maratón de Cuentos, con otros voluntarios al final de la pasada edición. // Foto: Juan Carlos Aragonés – AGFU.

Subrayo todavía más estas conexiones entre el fin de semana de cuento y el fin de semana de teatro porque en algunas voces, incluso en algunas de autoridades políticas, he intuido cierta necesidad de rivalidad, como si conviniese tomar partido por un evento frente a otro. Aunque el origen de unos fuese algo tan ‘perrofláutico’ como contar cuentos y el de la otra surgiese en cenas de señores y señoras ataviados con capa, la evolución ha rebasado cualquier expectativa. En cada Maratón hay gentes de toda procedencia, como ocurre en el reparto de cada Tenorio, con una mezcla de identidades, filosofías de vida y orígenes sociales que sólo refleja la propia diversidad que tiene la calle, que es el lugar donde se desenvuelven ambas actividades.

Se equivoca quien, desde uno u otro lado, sugiera una elección entre el Maratón y el Tenorio, como se han equivocado en esta ciudad durante muchos años quienes han levantado una disyuntiva absurda entre Buero y Cela. La cultura, y más la que hacemos entre tantos, debe ser superadora de barreras e integradora, no exclusiva y obstaculizadora.

Políticas y políticos. Aquí la única lectura política, y de nuevo es compartida por el Maratón y el Tenorio, radica en la actitud de un consejero de Cultura, Marcial Marín, que ha ignorado o despreciado ambos eventos durante los cuatro años en que ha tenido oportunidad de disfrutar de ellos y respaldarlos con su presencia. Creo que los gestos están dotados de significados, aunque no sean lo más importante, y que la ausencia del titular regional de Cultura es reseñable y reprochable.

Pero es que, además, la Consejería de Cultura ha incumplido tanto en el fondo como en las formas: no hay ninguna partida regional para respaldar ninguno de estos dos eventos, a pesar de arrastrar más participación y más público que ningún otro al cabo del año y de que cumplen una triple función cultural, turística y social. Hemos advertido muchas veces de que no es de recibo que la narración oral no sea en nuestra región bien de interés cultural inmaterial (como sí lo son ya los toros o la cetrería) o que el Maratón aún no sea Fiesta de Interés Regional, como tampoco se entiende que el Tenorio de Gentes de Guadalajara, que sí goza de esta declaración, no reciba ni un duro desde Toledo.

Estos absurdos inexplicables resultan, por acción u omisión, decisión de nuestros políticos. A la Junta de los castellanos y los manchegos, a la que tan bien le sentaría hacer región con estos recelosos guadalajareños, le importan un bledo sus dos principales eventos culturales, que tanto tendrían que decir en esa tarea. ¿Cuál es la única aportación en ellos? Nos dirán que dejarnos entrar gratis al Infantado.

Entrar al Infantado. Todos los pasos conducen últimamente a este palacio. El mismo que el propio dirigente Marín nos cerró a los ciudadanos y mantendría cerrado de no ser por la airada reacción colectiva. Una vez me dijo un muy importante intelectual de la ciudad, nada sospechoso por cierto de bolchevismo, que no hay que buscar indicios de maldad, sino de ignorancia, en estas políticas de Marín. No hay más tonto que el que no reconoce su tontería. Lo del consejero habría tenido cura si hubiese asistido alguna vez a una edición del Tenorio o del Maratón de los Cuentos en el Infantado. Comprendemos así que ande perdido en un bucle de estupidez infinita.

El respaldo a las actividades culturales es también una cuestión política, que no es lo mismo que tener que supeditar los apoyos a las afinidades partidistas. Uno de los principales retos que tiene cualquier nueva candidatura en el ámbito municipal pasa por recuperar precisamente estos espacios públicos donde entre todos hacemos ciudad, ante el retroceso que sobre todo las políticas de instituciones como la Junta o el Patronato de Cultura han impulsado en esta legislatura. En esta tarea tan noble, el Infantado es un estandarte. No ha sido, por tanto, mal comienzo lograr que la Junta dé un paso atrás en el pago por acceder al Patio de los Leones. Pero este pequeño rescate debe ser sólo el principio: démonos el gustazo de seguir abriendo las puertas de los palacios.