Los grandes olvidados

Por David Gómez

Guadalajara ciudad europea

Escribir una leyenda

La candidatura de Guadalajara como Ciudad Europea del Deporte 2018 va cogiendo cada vez más fuerza. La capital arriacense se ha acostumbrado a acoger cada fin de semana eventos deportivos del máximo nivel. Con el Palacio Multiusos como sede emblemática, Guadalajara acogió en 2016 citas del calibre de la Copa de España de fútbol sala, el Campeonato de España de kárate, la Final Four de la UEFA Futsal Cup, el Campeonato Junior masculino de baloncesto, la Copa del Mundo de Gimnasia Rítmica o el All Star de voleibol. Tan exitosa fue su organización, que este año la ciudad alcarreña ha repetido como anfitriona de la Copa del Mundo de Gimnasia Rítmica y ha acogido, además, la final de la Copa del Rey de fútbol sala.

La semana pasada, la ciudad volvía a vestirse de gala para recibir tanto a la Copa del Mundo de Gimnasia Rítmica como a la selección española de rugby en el Pedro Escartín. Ambas experiencias tuvieron una magnífica acogida, poniendo en evidencia el crecimiento de Guadalajara. La inmensa mayoría de los visitantes coinciden en resaltar las comodidades y las facilidades que ofrece la ciudad del Henares. En este sentido, conviene destacar la labor de Eladio Freijo como concejal de deportes del Ayuntamiento.

Es indudable que la celebración de todos estos eventos posee una importante repercusión económica y permite la expansión de la marca Guadalajara a nivel internacional. El propio concejal estimó unos 4.700.000€ de beneficio en este último año, mientras que en 2015 el alcalde Antonio Román aproximó el retorno económico a los 5 millones de € y más de 500 empleos generados. Con todo ello, el Consistorio ha dado luz verde a la construcción de la Ciudad del Fútbol en la Fuente de la Niña y ha aumentado sus subvenciones a los clubes de la ciudad con un presupuesto de 150.000€.

Sin embargo, el esplendor de Guadalajara como ciudad anfitriona de eventos deportivos contrasta duramente con la situación deportiva de los clubes y deportistas de la provincia. Pese a los buenos efectos económicos que estos eventos han tenido en sectores como la hostelería, los equipos alcarreños se han beneficiado poco de esta positiva coyuntura económica. Aunque el propio Eladio anunció el aumento de subvenciones por parte del Consistorio, la realidad es que en las diferentes legislaturas de Román los equipos de élite de Guadalajara se han visto abocados a renunciar a competir en las máximas categorías y, por ende, a anunciar su desaparición.

Universitario

El Universitario Guadalajara, el último club que desapareció por ascender a la élite del voleibol español | Foto: SER Deportivos Guadalajara

Conviene repasar cada uno de los casos. El más reciente se produjo el año pasado, cuando el Club Voleibol Universitario de Guadalajara se convertía en el primer equipo femenino de la provincia que alcanzaba la categoría de élite de su deporte; en este caso, el ascenso a la Superliga. Pero pese a los esfuerzos tanto del club como desde el Ayuntamiento por encontrar patrocinio y subvenciones desde Diputación y Junta, el club no pudo garantizar un presupuesto viable para el resto de la temporada y se vio obligado a renunciar a su plaza tanto en Superliga como en Superliga Femenina 2. Un año antes había sido el Brihuega F.S. el que había tenido que renunciar a su plaza en División de Honor. En este caso, ni el Ayuntamiento de Brihuega ni la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha brindaron el apoyo suficiente al cuadro briocense, que se había convertido en el primer representante de la provincia en la LNFS desde que el Gestesa Guadalajara descendiera y renunciara a su categoría de profesional en 2011.

No son los primeros casos de este tipo que se dan en Guadalajara. El primero fue en 1993, cuando el Club Baloncesto Guadalajara tuvo que renunciar al ascenso por razones económicas. Un club que, en 2011, también se vería abocado a la desaparición por motivos económicos. Resulta difícil determinar la parte de responsabilidad entre Ayuntamiento, Diputación Provincial y Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. La falta de inversión privada también juega un papel muy relevante. Pero lo que es evidente es que la repercusión económica de todos estos eventos no trasciende en el deporte de la provincia. Los clubes deportivos siguen teniendo como principal fuente de ingresos las cuotas aportadas por los padres de los niños que practican cualquier actividad deportiva. Cuotas que, lejos de reducirse, han ido en aumento en muchos de los casos.

Hoy en día, solo el Balonmano Guadalajara se mantiene en la élite del deporte nacional. Un club que tampoco fue ajeno a los problemas económicos, pues en club tuvo que lanzar un SOS tras la marcha de Mateo Garralda en mayo de 2014 y solicitar la ayuda de las instituciones para no desaparecer. Conviene reflexionar, por tanto, en cómo potenciar (o al menos mantener) lo que tenemos dentro. Porque Guadalajara ha vivido en esta última década un periodo de esplendor deportivo, pero no solo a nivel de clubes. Hoy en día, el elenco de deportistas de la provincia que triunfan a nivel internacional es más que notable.

El caso más destacado es el de Ana Lozano, que hace tres días debutaba en la Diamond League corriendo la prueba de 5.000 metros en Roma y se clasificaba para el Campeonato del Mundo de atletismo al aire libre de Londres con el sexto mejor tiempo de la historia de España (15:18.07). Una nueva gesta más de la pupila de Javier Cañadillas, que está firmando una temporada para el recuerdo. Pero la extraordinaria irrupción de Ana no es el único caso. En taekwondo, la joven Lydia García, con apenas 18 años, es diez veces campeona de España (tanto junior como senior), campeona de Europa y subcampeona del mundo junior. Ni qué decir de los miembros del Club Alcarreño de Salvamento y Socorrismo, que lograron ser subcampeones junior y séptimos en senior con cuatro oros, dos platas y siete bronces en el Campeonato del Mundo de 2016 celebrado en Holanda.

Ana Lozano Diamond League

Ana Lozano, durante la Diamond League de Roma | Foto: NurPhoto

Nadie puede dudar, a día de hoy, de que en Guadalajara existen mimbres para crear deportistas de élite a nivel nacional e internacional. Todo ello es fruto del gran impulso que está teniendo la actividad deportiva en la ciudad. Sin embargo, es hora de cuidarlo, de tratar de garantizar que los beneficios económicos que obtiene la capital arriacense por cada evento deportivo que organiza repercuta con mayor incidencia en los equipos y los deportistas de la capital. Deporte en Guadalajara, sí. Pero, principalmente, deporte para Guadalajara. Solo así se podrán evitar los casos de aquellas gestas que pudieron ser y nunca fueron. Y que, desgraciadamente, ya nunca serán. Ellos son los grandes olvidados.

Un nuevo entrenador para empezar a soñar

Ernesto Gallardo

Ernesto Gallardo, nuevo técnico del Azuqueca | Foto: Club Deportivo Azuqueca

El Club Deportivo Azuqueca se encuentra perfilando ya una temporada 2017/2018 que promete ser ilusionante. Su campaña gratuita de socios quiere venir acompañada de un proyecto deportivo sólido e importante que permita a los azudenses soñar con el ascenso a 2ªB. Por ello, la entidad que preside Jorge Fuentenebro se ha puesto manos a la obra y ya ha anunciado las primeras novedades. Primeramente, el club rojinegro ha anunciado las renovaciones de tres de sus pilares, Néstor Fuentes, Tena y el capitán Sergio Pancorbo.

Junto a ellos, el Azuqueca ha oficializado también las incorporaciones de Miguel Fuentes y Jorge Sánchez. El primero, de 20 años y procedente de la Unión Deportiva Carrión, puede actuar tanto de delantero como de extremo. Cuenta con dos años de experiencia en la Tercera División y, además, fue nominado a Mejor Jugador de Castilla-La Mancha por CMM. En esta campaña, su bagaje goleador ha sido de 11 tantos. Por su parte, Jorge Sánchez llega del Club Deportivo San Fernando, del Grupo VII de Tercera División. Canterano del Rayo Vallecano, Jorge viene a reforzar el mediocentro rojinegro.

Miguel Fuentes Azuqueca

Miguel Fuentes posando con la camiseta del Azuqueca | Foto: Club Deportivo Azuqueca

Sin embargo, el gran anuncio del club azudense para esta temporada es la incorporación de Ernesto Gallardo como técnico para la campaña 17/18. El técnico cántabro, que llega del División de Honor de la R.S.D. Alcalá, apenas cuenta con experiencia en la Tercera División. A pesar de ello, su perfil es muy similar al de Joselu, actual técnico alcalaíno que llevó al Azuqueca a jugar la fase de ascenso la temporada 2015/2016. Quien sí cuenta con una dilatada experiencia en el fútbol de Guadalajara es Santi Nuero, quien ha sido repescado por la entidad rojinegra para coordinar las categorías inferiores del club.

Santi Nuero

Santi Nuero en su presentación como coordinador de la cantera rojinegra | Foto: Club Deportivo Azuqueca

Mientras el Club Deportivo Azuqueca comienza a reforzarse, en el Club Deportivo Marchamalo parece haber comenzado una purga para renovar al equipo de cara a la próxima campaña. Con la continuidad de Toñín Lozano anunciada hace semanas, el director deportivo Manolo Andradas ha oficializado la salida de hasta ocho futbolistas. Entre ellos se encuentran algunos de los pilares marchamaleros de los últimos años: Cano, Zamora, Mario, Borja Escoms, Róber, De La Cuerda, Dani Cabanillas y Manolo. El ‘killer’ gallardo y el capitán son las principales bajas en el club de La Solana para la temporada venidera. Por su parte, el club también ha comunicado las renovaciones de Julián Plaza, Dani Martín, Dani Ro, Borja Ajenjo, Illana, Jairo, Batanero y Cheki. Sobre ellos empezará a construirse un nuevo Marchamalo, que deberá ir encajando las nuevas piezas antes del inicio de la pretemporada el 10 de julio.

El Dínamo no para en su planificación de la nueva temporada

Berta Olimpico

Berta Tabernero seguirá en el Dínamo Guadalajara una temporada más | Foto: Ángela Butrón

El que sigue trabajando a destajo para preparar la temporada 2017/2018 es el Dínamo Guadalajara. La entidad verdinegra avanza a pasos agigantados con el fin de poder cerrar la plantilla cuanto antes y ponerse a estructurar el nuevo año. Esta semana, el club alcarreño ha anunciado múltiples renovaciones en todas las parcelas: en la portería, tanto Diana como Yaiza continuarán bajo los palos. A ellas se sumará Ángela Butrón, en el dique seco durante toda la campaña por una lesión de ligamento cruzado. En la defensa, Nerea Medel seguirá aportando su experiencia y su calidad en el lateral izquierdo. En la medular, la joven Lucía Delgado continuará un año más de dinamista, mientras que en el ataque seguirán tanto Teresa Fernández como la goleadora María Barrios.

Pero sin lugar a dudas, la gran noticia ha sido la renovación de Berta Tabernero. Pese a contar con ofertas procedentes de la Liga Iberdrola, la centrocampista del Dínamo ha decidido seguir en el club de su ciudad. Un gesto de honradez y lealtad difícil de ver con frecuencia y que permitirá a Alberto Mendoza seguir contando con una de sus pilares en el equipo. Más allá de las renovaciones, el técnico madrileño sigue trabajando en la incorporación de nuevas futbolistas. En este sentido, el club verdinegro probará hoy a dos nuevas jugadoras con experiencia en Primera División: Angy Sanchís y Cristina Contreras.

Angy Sanchis

Angy Sanchís posando con la camiseta del Real Murcia

Angy, delantera de 20 años, se formó en la cantera del Valencia Club de Fútbol, equipo con el que debutó en la Liga Iberdrola en 2014. Esta temporada, la canterana ché jugó con el Real Murcia, del Grupo VII de Segunda División. Por su parte, Cristina Contreras vendría a reforzar el lateral derecho verdinegro. Jugadora de 24 años y canterana del Rayo Vallecano, la defensora madrileña ha disputado esta campaña en un club de Primera División como el Santa Teresa de Badajoz, peleando hasta el final por acceder a la Copa de la Reina. Con esta incorporación, el equipo de Alberto Mendoza evidenciaría su pretensión de construir un equipo con aspiraciones a luchar por el ascenso a Primera División. Se espera que ambas futbolistas debuten en el amistoso que el Dínamo disputará esta noche a las 21:00 en el Campo de las Veredillas de Torrejón de Ardoz antes de hacer los fichajes oficiales.

Cristina Contreras

Cristina Contreras con la camiseta del Santa Teresa | Foto: La Liga

Auge, muerte y resurrección del fútbol sala en Guadalajara

Ismael Mínguez llegó a entrenar al desaparecido Unión Guadalajara en la máxima nacional

Ismael Mínguez era el técnico del Gestesa FS que logró el primer ascenso a la máxima categoría // Foto: Archivo Nueva Alcarria

Por Ismael Mínguez Sigüenza *

Recuerdo cómo, a principios de los años 80, esperaba con ilusión la llegada de las tardes de sábado. Aguardaba paciente la hora en que venía a casa a recogerme mi tío para llevarme con él, a verle jugar en el equipo de la Caja Postal. En aquellos 80 comenzaba a surgir con fuerza un nuevo deporte en Guadalajara que se dio a conocer con el nombre de fútbol sala. Un deporte que se jugaba en la misma cancha en la que se practicaba balonmano, aprovechando las mismas medidas del campo y las mismas porterías, pero con un balón más pequeño… aunque más pesado que los actuales balones de fútbol.

No tardó mucho el fútbol sala en conseguir un auge espectacular. Los equipos solían componerse de grupos de amigos, normalmente exjugadores de fútbol que acababan de dar por terminadas sus carreras deportivas, pero que querían seguir enganchados al disfrute del “juego” los fines de semana. También había trabajadores de empresas que jugaban representando a sus fábricas en las diferentes divisiones que se fueron creando, según iban apareciendo multitud de equipos. Eran firmas que entonces tenían gran peso específico en la sociedad alcarreña de la época, aunque hoy día casi todas han desaparecido: Lovable, Interclisa, Colgate, Camy…

Pero no sólo las grandes empresas querían y estaban dispuestas a patrocinar los nuevos equipos de fútbol sala, sino que también había bancos, como el Bilbao, el Banesto, la Caja Postal, la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, o la mismísima Caja Provincial, que impulsaron equipos con grandes plantillas. También, cómo no, se sumaron a los patrocinios bares y tiendas de moda, como por ejemplo la Boutique Riofrío. E incluso colegios, entre los que destacó el potente equipo de Salesianos. Todos querían involucrarse en este nuevo deporte que había surgido con fuerza inusitada. De aquella época, para el recuerdo, quedan los derbis entre equipos de Guadalajara capital y de Azuqueca de Henares, con llenazos en las gradas del Polideportivo Municipal (hoy, David Santamaría). ¡Esos derbis capitalinos contra el Discoteca Don Waldo u otros equipos azudenses marcaron una época!

Al abrigo de aquel “boom” del fútbol sala, ya no sólo en el Corredor del Henares, sino también en muchos pueblos de la provincia, algunos equipos intentaron, con mayor o menor éxito, jugar en ligas nacionales. Así, mis primeros viajes fuera de Guadalajara para ver fútbol sala fueron animando al Caja Postal en Toledo, contra el “Toledeport” del brasileño Mauro. O a Segovia (una de las cunas del fútbol sala nacional); o a Madrid, a medirse al Interviú Hora XXV de José María García.

En los 90 llegó una época en la que varios de los pioneros que iniciaron este bello deporte decidieron colgar las botas, pasando a trabajar en ilusionantes directivas, o bien convirtiéndose en técnicos. Y en la capital surgieron nuevos clubes, algunos de los cuales acabaron siendo míticos, como el Club Deportivo Venus (conocido como Asisa), el Alamín, el Deportes Olimpiada, el Mercantil… Y en los pueblos, el Piscinas Polifibra de Azuqueca, el Molina FS, o el Azulejos y Pavimentos Centenera, de Brihuega. Todos ellos llegaron a jugar en diferentes categorías del fútbol sala nacional, con gran éxito en muchos casos, y consiguiendo varios ascensos y campeonatos muchos de ellos. Y así, en el San José vimos a grandes jugadores locales (no nombro a ninguno porque son infinidad), y también a fichajes extranjeros, como Juliano en el Asisa, o el paraguayo Romerito en el Alamín, por poner dos ejemplos importantes.

Aquellos equipos fueron la semilla para que en el año 2000 se unieran los clubes de la capital con más solera y, junto al Azulejos Centenera de Santiago Ranz, formaran la Unión Deportiva Guadalajara FS, con su patrocinador Gestesa a la cabeza. Los comienzos fueron difíciles, ya que tanto José Alfonso Montes, presidente del Alamín, como Domingo Gómez, de Olimpiada, dejaron la Unión por discrepancias con Ranz, quedando entonces como cabezas visibles del proyecto el propio Santiago, y Jesús Fuentes Parrilla. El proyecto pretendía dar el salto a División de Honor en el menor tiempo posible, y lo cierto es que se consiguió en la tercera temporada del equipo en la extinta División de Plata.

Con una plantilla joven pero de jugadores con experiencia en la categoría (muchos ya habían jugado fases de ascenso a División de Honor), y un joven e inexperto pero muy ilusionado cuerpo técnico, formado en su totalidad por gente de Guadalajara (y, todo hay que decirlo, muchos no daban un duro por nosotros) conseguimos el ascenso a Honor a finales de mayo de la temporada 2002-2003, en Cartagena.

Mínguez, en su etapa al frente del Gestesa Guadalajara

Isma Mínguez, dando instrucciones en su etapa al frente de la UD Gestesa Guadalajara FS // Foto: Archivo Nueva Alcarria

Aún recuerdo cómo preparamos aquel partido en la misma mañana del partido. Cómo no, viendo el vídeo del partido del día anterior, corrigiendo errores tácticos que el equipo había cometido, volviendo a incidir en los puntos fuertes y débiles del rival, y terminando con una charla motivadora en la cual les dije a los jugadores: “Esta tarde, toda una ciudad estará pendiente de vosotros. Estáis a un paso de hacer historia en el deporte de Guadalajara”. Una vez terminé de decir estas palabras, vi como les empezaban a brillar los ojos a todos los componentes del equipo. Eran sensaciones indescriptibles. Luego ya se sabe lo que ocurrió. Después del choque y de vivir unos emocionantes minutos finales, todos lloramos de alegría en la cancha del polideportivo “Wssel de Guimbarda”. Y un cántico atronó en la ducha del vestuario: “¡El año que viene, Gestesa-Interviú!”

Los años del extinto Gestesa en Honor fueron los más gloriosos del fútbol sala provincial // Foto: LNFS

Los años del extinto Gestesa en Honor fueron los más gloriosos del fútbol sala provincial // Foto: LNFS

Después de un mala campaña en División de Honor, que llevó equipo al descenso, se apostó por otro tipo de proyecto en las temporadas siguientes, y tras unos años de lucha constante por consolidar el club en la élite, con claros y oscuros en la gestión, vino otra buena época, con Andreu Plaza en el banquillo. Pero tras ella, el estallido de la crisis económica cogió de lleno a la Unión, llevándola a la desaparición en la temporada 2011-2012.

Por su parte, el otro club capitalino, el Fútbol Sala Alamín, tampoco pudo resistir el envite de la crisis, y tuvo que decir adiós a muchos años seguidos jugando en categorías nacionales. Y sólo quedaron equipos de Nacional en algunos pueblos de la provincia; con nuestro mayor representante en el Azulejos y Pavimentos Brihuega de Rafael Mérida y Carlos Romera, que volvía a Segunda División, después de su renuncia, inicial en la temporada 2011-2012.

La capital se quedó huérfana de equipos en categorías importantes después de muchísimas temporadas contando con varios clubes en ellas. Y esto sin duda fue un torpedo en la línea de flotación del deporte alcarreño. Y una tristeza enorme para toda la gente que amamos este deporte.

Acto de presentación del nuevo proyecto del CDE Guadalajara

Acto de presentación del nuevo proyecto del CDE Guadalajara // Foto: CDE Guadalajara

Pero tras este fatal paréntesis, acaba de surgir un ilusionante proyecto, cuando más difíciles parecían estar las cosas. Un proyecto que ojalá tenga continuidad en el tiempo y pueda volver a enganchar a la afición arriacense a este deporte, que se encuentra aletargada después de estos fatídicos años.

Gracias a la Ilusión y tenacidad de los componentes del nuevo CDE Guadalajara, con su presidente Fernando García a la cabeza, y al alimón con Álvaro Antón y Juan Antonio de Luz (dos veteranos ilustres de este deporte en la capital), poco a poco se ha ido dando forma a la idea de sacar un equipo sénior que dé continuidad al trabajo que ya se venía desarrollando en categorías inferiores. El run-run comenzó a ser más fuerte cuando se recibió en el club la llamada del concejal de Deportes de la capital, Eladio Freijo, que estaba atento a lo que se empezaba a cocer en las cabezas de los directivos y entrenadores.

Desde el club no se tenía claro dónde poder comenzar esta nueva andadura con el equipo senior; si en categoría nacional o bien con algo más modesto, inscribiendo al equipo en la liga provincial de la Agrupación de Fútbol Sala. Pero llegados a este punto todos nos hicimos una reflexión: Guadalajara capital lleva dos años sin ningún representante en categoría nacional, y no puede pasar una temporada más sin revertir esta situación. Y con la ilusión por bandera, el arduo trabajo, la inestimable ayuda de unos cuantos pequeños patrocinadores, y el apoyo incondicional del concejal de Deportes (por cierto, exjugador del Lovable), nos decidimos a dar ese pasito, ese empujón definitivo para poner toda la maquinaria en marcha y salir esta temporada que ahora comienza con un equipo capitalino en categoría nacional, la Tercera División. Es un proyecto muy joven y muy humilde, pero que busca recuperar aquellas tardes de sábado con fútbol sala en la capital.

Así que vuelve la ilusión y vuelve la pasión por el fútbol sala a Guadalajara. Yo les invito a que no se la pierdan.

*Ismael Minguez (1972) es el entrenador del nuevo equipo sénior CDE Guadalajara que este año sale en la 3ª División Nacional de fútbol sala. En su trayectoria como técnico ha sido seleccionador regional sub-15 durante tres temporadas, entrenador del FS Alamín en Nacional B (1999-2000), y entrenador de la UD Gestesa Guadalajara en División de Plata (2002-2003), equipo con el que fue campeón de liga y ascendió a la máxima categoría, y al que entrenó en División de Honor en la temporada 2003-2004. También ha entrenado al Azulejos Brihuega en dos etapas diferentes, consiguiendo dos ascensos, de Nacional B a Nacional A y luego a División de Plata. Se define como un entrenador “metódico, perfeccionista y en continuo reciclaje”.