Rebelión en la granja ecológica

Los granjeros ecológicos plantan cara al Gobierno regional mientras éste participa en actos de promoción del sector. //Foto: Plataforma para la Defensa de la Agricultura Ecológica en Castilla la Mancha

Los granjeros ecológicos plantan cara al Gobierno regional mientras éste participa en actos de promoción del sector. //Foto: Plataforma para la Defensa de la Agricultura Ecológica en Castilla la Mancha

Por Patricia Biosca

En los últimos años, llevar el apellido “ecológico” es una puerta que abre conexiones directas con la salud, lo moderno y lo “in”. En una sociedad que cada vez se preocupa más por lo que consume (por lo menos por lo que pone en las etiquetas, porque hay quien compra exclusividad o estilo de vida sin saber realmente de dónde procede, solo por una referencia en el envase), el sector primario está cambiando el modelo y de ese granjero con sombrero de paja y una rama entre los dientes se ha pasado a un empresario que utiliza los últimos conocimientos tecnológicos para controlar el riego desde su smartphone y las teorías sociales y psicológicas que hacen que le recite poemas a las plantas o cante nanas a las gallinas antes de dormir. Este tipo de negocio se extiende como la pólvora con una demanda que hace relamerse a más de uno, y una provincia tradicionalmente agrícola y ganadera como Guadalajara, se convierte en un escenario ideal en el que la iniciativa privada y la pública intentan sacar su parte. Sigue leyendo